Aquella chica.

En el parque Dumberlton, uno de los más hermosos de la ciudad, resonaba el tic-tac del reloj. Hacía ya una hora que aquella joven esperaba impaciente la llegada de su amado.
Cuando el silencio de aquella media tarde de otoño se vio interrumpido por el graznido de unos cuervos, que alarmó a aquella joven, se divisó a lo lejos la llegada de su amado.

-¡Cariño -gritaba este mientras se acercaba, lamentándose-, siento no haber sido puntual!

Mas sus lamentos no funcionaron, y aquella tranquila tarde de otoño se convirtió en un escenario sangriento.

-No es la primera vez que pasa -decía ella subiendo su tono de voz.

Esa fue la gota que colmó el vaso. Aquella joven, de apariencia tranquila, agarró al amado y empezó a golpearle contra el árbol, casa de innumerables aves, hasta que fue destruido. La joven lanzó al chico contra el tronco con tanta fuerza que las hojas cayeron; golpeó así una vez más al muchacho que, ya destrozado, chocó contra La Torre. La chica agarró fuertemente el tronco del árbol, arrancándolo del suelo y, en un giro, hizo que este chocara contra el joven, y a su vez, contra La Torre, con la terrible consecuencia de que esta se derrumbara. Mas no fue la única. La chica apartó a su amado de entre los escombros y rompió a llorar. Este, dolorido, se levantó, alzó su mano hacia la de su amada, y con voz dulce y suave dijo:

-Tras la calma, viene la tormenta; mas nadie dice cuánto duran las dos. Prometo y juro que no volveré a decepcionarte, levanta.

La joven le miró, y una vez sus miradas conectaron fue como la primera vez que se vieron, y supieron de inmediato que estaban echos el uno para el otro. Ella agarró su mano, él la levantó, sonrieron y se abrazaron, dando final a aquella ya no tan tranquila tarde de otoño, pero no, sin embargo, a su historia.

8 Responses to Aquella chica.
  1. Irene_Canariona@hotmail.com'

    Irene P.

    Dios, me encanta. Lo quemás me gustó fue el inicio, es super bonito y muy peliculero. Mis enhorabuenas.

  2. kiliangonca@hotmail.com'

    kilianglez

    Oh! Muchas gracias! Me he emocionado, mañana te doy un achuchón!

  3. Julio

    Está espectacular, genial, un comienzo trepidante, con tres pinceladas me imagino que estoy ahí. Como te dije en clase, revisando un poco la ortografía y la puntuación esta Semana Santa, mejorará. Es candidata al libro, me encanta. Wink

  4. kiliangonca@hotmail.com'

    kilianglez

    Muchas gracias Julio! Ya cuando termine Semana Santa me ayudas con la ortografía y puntuación.

  5. vicmersan@hotmail.com'

    vicky

    que bonito Kilian ! me sorprendes

  6. martuchi_loca@hotmail.com'

    Marta vf

    ¡¡ que bonito Kilian !!

  7. mgonherx@gmail.com'

    Elisa G

    Está fantástico, pero cuida la ortografía, porque el arte de escribir y la imaginación ya la tienes. Muy bien.

  8. Julio

    ¡Hola! Ya te lo corregí y lo que más me costó fueron los miles de puntos y comas que pones (Wink. ¿Y eso? Bueno, intenté tan solo cambiarlos por comas o quitarlos, pero aún así la escena queda rara (me refiero a la parte en la que lo golpea, cuando lo leo parece una mezcla de acciones extraña). A mí me gusta pero tienes que mirar eso bien. Por lo demás, si lo revisas, que seguro que al leerlo te darás cuenta de que no tiene mucha lógica, quedará perfecto. Por ejemplo, sería más fácil poner:

    “empezó a golpearle contra el árbol, casa de innumerables aves, hasta que fue destruido. La joven lanzó al chico contra el tronco con tanta fuerza que las hojas cayeron; golpeó así una vez más al muchacho que, ya destrozado, chocó contra La Torre. La chica agarró fuertemente el tronco del árbol, arrancándolo del suelo y, en un giro, hizo que este chocara contra el joven, y a su vez, contra La Torre, con la terrible consecuencia de que esta se derrumbara. Mas no fue la única.”

    Yo creo que quieres decir esto:

    “empezó a golpearle contra el árbol, en el que anidaban muchos pájaros, y en una de estas lo lanzó con tanta fuerza que las hojas cayeron, dejando el árbol pelado; el muchacho, golpeado brutalmente, fue lanzado de nuevo por la chica contra La Torre, que se encontraba a pocos metros. La chica se dirigió al árbol: arrancó fuertemente el tronco y, arrancándolo del suelo, golpeó al joven como si se tratase de un muñeco de trapo, que salió repelido y volvió a chocar violentamente contra La Torre. El impacto fue tal que esta se derrumbó.”

    No sé, tampoco me convence sta versión, pero he intentado reescribir siguiendo la línea de tu escena. La veo compleja, ¿por qué no la reescribes poco a poco? La chica lanza al chico contra el árbol. Del impacto caen las hojas (que haya nidos de pájaro allí es anecdótico, no importa para la escena, se debería quitar). La chica lo agarra del pescuezo y lo lanza con todas sus fuerzas contra el árbol, de tal forma que el amado, como si fuera un muñeco de trapo, rebota en este y termina chocando violentamente contra La Torre. Pero la chica no está conforme aún y, arrancando el árbol de raíz, lo gira en el aire como si fuera un bate de béisbol y golpea salvajemente al chico, que choca contra La Torre y la hace desmoronarse.

    Por ejemplo. No digo que esta versión sea mejor, pero parece que la escena es más clara y sigue una serie de pasos que el lector puede seguir mejor.

    “Mas no fue la única” no sé a qué te refieres con esa frase final. No lo encuentro el sentido a esa frase, pero igual es porque si se redacta bien esa parte quedaría con sentido.

    Dale duro y mucho ánimo que la historia me encanta y solo hace falta rematar esa escena de los golpes. Grin

Deja un comentario