La felicidad en términos muy resumidos.

Corría el año 1992 y yo no era un chico normal. Yo era el chico. Todas las chicas estaban locas por mi. Hasta la profesora de historia me insinuaba que era atractivo. Yo no me lo quería creer mucho pero cuando te repiten algo tantas veces es imposible no creerselo ¿no es cierto? Había invitado a la chica más guapa del instituto al baile pero… Aquí es donde entra Jana una chica normal y sencilla, con sus pros y sus contras. No destacaba mucho pero desde que la vi me enamoró todo de ella. Hablé un día con ella y así nos fuimos conociendo. A medida que pasaba el tiempo nuestra amistad se fortalecía. Un día así sin más le dije lo que sentía, le dije que cuando estaba con ella era una mejor persona, mi propia persona y que estaba loca y perdidamente enamorado de ella. Jana se quedó muy sorprendida pero me dijo que me correspondía. Dejé a la chica con la que iba a ir al baile y fui con ella. Y desde ese momento hasta el día de hoy no me había dado cuenta de lo solo y triste que estaba antes de que ella entrara en mi vida.
Actualmente estamos en 2013 y seguimos juntos. Vivimos en una pequeña casa al lado de un lago y hemos formado una preciosa familia. Nunca había esperado ser tan feliz.

One Response to La felicidad en términos muy resumidos.
  1. Julio

    Me gusta muchíiiiiisimo el principio. Dan ganas de seguir leyendo y eso es muy importante: los principios son los culpables de que los lectores nos enganchemos. Luego, la historia decae un poco porque vamos a ver: chico deja a chica guapísima por otra que no destacaba pero que le hizo sentir el hombre más feliz del mundo. Se casó con ella. ¿Dónde está el conflicto? ¿Dónde está lo interesante del relato? Yo seguiría preguntándome por qué ese chico es tan especial: lo que lo hace especial para mí no es que se case con su media naranja y vivan felices, lo que lo hace especial es que… ¡hasta a la profesora de historia le gusta! ¡Tiene que ser guapísimo! Ahí tiene que pasar algo, porque un chico taaaaan guapo tiene que tener muuuuchas chicas detrás, ¿no? Y, ¿qué fue lo que hizo que esa chica tan normalita le llamara la atención? ¿Qué tenía? ¿Qué hizo? ¿Pasó algo? ¿Cómo fue el día que vio algo diferente? ¿Pasó por delante de su casa? ¿Cómo era ella; vestía normal, era emo, qué tenía, una mirada, era introvertida, era normalita pero inteligente, era la empollona de la clase…? Mmm… muchas preguntas sin resolver, mi querida Watson… Lo dejo abierto pero que nadie se estrese, es sólo que quiero buscarle el punto de interés tan bueno que tiene ese principio, el relato está muy bien, pero ¿se puede añadir algo más para el lector, que le explique por qué esa chica normalita y no otra normalita…? ¡Queremos saberlo! Wink

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.