Un Relato Ahí

Erase que se era una vez, un amable ciegito piso una naranja mientras caminaba por su cocina, naturalmente no la vio (era ciego) al caer rapidamente se levanto y llamo a su Godofredo Waldofaldo, el caballo parlante que le robo a Peter Jackson mientras aun veía, Godofredo el caballo, le dijo:  WOF WOF (lol no) chacho Wenceslao, pisaste una naranja, mira por donde vas *rie para si*, el ciego, que también era medio gitano ante la burla de su fiel corcel decidio jincarle una mardició gitana convirtiendo al caballo en yegua y la naranja le dio el don de la vida, de la vida en su cocina siendo acosada por las otras verduras y odiada por la tostadora, a la cual rechazó en el baile de otoño.

2 Responses to Un Relato Ahí

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.