La obra de un asesinato.

En una tarde de sábado, aparentemente normal, estaba yo paseando a mi perro tranquilamente por el parque que está justo enfrente de mi casa, cuando de repente y para mi asombro vi lo que me pareció ser una cámara digital dentro de una de las papeleras del parque. Me acerqué para poder confirmar mi sospecha y efectivamente vi que era una cámara de fotos. Cuando llegué a mi casa encendí la cámara que me había encontrado. Me asombró que después de aver visto un buen número de fotos en aquella cámara, de lo que parecía ser una familia feliz, normal y corriente, hallara en una de esas fotos, donde la familia disfrutaba de un simple día de camping en nun parque, una sombra de dos personas lo que me pareció a primera vista un intento de asesinato.

Aturdido por la foto que había encontrado en aquella cámara, pasados dos días, fui a trabajar a la comisaría como un día normal, a ejercer mi puesto como detective jefe pero con una cierta incertidumbre y angustia por saber lo que verdaderamente se escondía detrás de aquella foto que vi. Nada más llegar, le enseñé raudo la foto a mi compañero, inspector y médico forense Sergio, quien fue el que me pudo ayudar a desvelar el terrible caso.

A la semana siguiente, extrañado por no haber recibido los resultados de la foto que le dí a Sergio para que me diese su conclusión, me llegó un mensaje del mismo diciéndome que quería verme en la comisaría, que ya había obtenido los resultados y su conclusión de la foto que le mostré. Al llegar allí, los más rápido que pude, me reuní con Sergio en su oficina y la conclusión a la que él había llegado es que la foto que había encontrado era una foto que sí que es verdad que era de una familia normal en un parque normal como haría cualquier familia pero… Que la extraña sombra que se refleja en el verde césped del parque no era más que una simple obra de teatro que se estaba grabando en el parque. Yo le pregunté que cómo estaba tan seguro de lo que me estaba diciendo y él me contesto que después de revelar la foto se dio cuenta con más exactitud de qué parque se trataba y que en ese mismo parque se había anunciado por la televisión local que habría una representación teatral al aire libre para todo el público asistente en el parque y seguramente la familia de la foto había acudido al parque para poder ver esa misma representación. Con lo cual, la explicación a la extraña sombra que vi en aquella foto no era más que una simple obra de teatro que yo había confundido con un asesinato de verdad.

One Response to La obra de un asesinato.
  1. Julio

    Escribes muy bien -no sé quién eres porque no me sé los nombres, sólo me acuerdo de las caras-. Veamos: el problema que le veo, si lo llamamos problema, es una forma de hablar, es que el título me cuenta el relato. Si el título me cuenta el relato, cuando el lector lo acabe se dirá: para qué me lo leí. En cambio si en el título ponemos algo como… “La sombra del asesinato”. Porque es esa sombra sobre la que gira todo, ¿no?

    Y… Vale, no era nada, pero… ¿Por qué se lo revelamos al lector taaaan pronto? ¿Por qué no… vacilarlo un poco haciendo ver que había sospechas, que a lo mejor ese día hubo una noticia de un asesinato de un rico marajá de la india, o de un grupo de terroristas que secuestraron a Justin Bieber porque lo odiaban -sería un relato con humor también-, o de cualquier otra cosa?

    En realidad, cambiando el título ya quedaría genial, así que planteo solo un reto: ¿qué título pondrías para enganchar al lector con la historia y que le dejara con ganas de leerla? Wink

Deja un comentario