Una joya en la arena

Es una mañana oscura, una mujer muy extraña paseaba por la playa tranquilamente. Llevaba más de media hora andando sin percatarse que una cámara, escondida bajo la copa de un árbol situado en la avenida, seguía sus pasos sin descanso. Ella escuchaba música en su iPod, y a veces tarareaba la canción que sonaba. Miraba sin cesar a su alrededor para comprobar que nadie la estaba mirando. De repente se acercó a un espacio poco visible de la playa.
Bajo unas palmeras comenzó a cavar un hoyo en la arena, con una pala que se sacó de una mochila que tenía en su espalda. Cogió una caja y saco del bolsillo una llave con la que se dispuso abrirla. Miraba a cada momento a su alrededor, y aunque había gente en la zona nadie intuía algo misterioso.
En un santiamén la señora colocó un anillo con una esmeralda verde, valorado en miles de millones, en su dedo anular. Entonces, siguió su camino por la orilla del mar. Pasaron unos minutos y, en el momento que la mujer fue a ponerse los cascos para escuchar nuevamente música, una mano tocó su espalda.

-¡Buenos días señora Rodríguez! Soy el agente Rivero y me gustaría ver la pieza que lleva en su mano izquierda.

Titubeante la señora contestó que era un regalo de su marido fallecido en un accidente. Lo que la señora desconocía era que sus pasos habían sido grabados por diferentes cámaras situadas estratégicamente. El accidente de su marido había sido un asesinato brutal y la culpable había sido la tranquila señora Rodríguez. El detective comentó a la señora dónde estaban situadas las cámaras y que todo se había descubierto. El detective le quitó la valiosa joya de su mano izquierda y esposó sus manos dirigiendo a la señora hasta el coche policial.

3 Responses to Una joya en la arena
  1. Julio

    ¡Qué bueno!

  2. Julio

    Sólo te puse “¡qué bueno!”, pero este va para el libro seguro, si tu quieres, claro. Ya miraremos la coherencia y la cohesión en clase, si quieres échale un repaso a ver si encuentras faltas o errores y así va quedando cada vez mejor. Enhorabuena. Wink

Deja un comentario