El sucidio inexplicable

Un día soleado de primavera, mientras la detective Yami Holmes y su ayudante Jenny Whatson paseaban por una de las calles más transitadas de Manhattan, escucharon unos lamentos. Llenas de curiosidad, caminaron hasta un callejón del que provenían los lamentos. En él se encontraba una joven. La detective Yami creyó que era el típico ataque de ansiedad de los jóvenes, causada por cualquier suceso sin importancia; en cambio, su ayudante pensó que lo más apropiado sería preguntarle lo que le ocurría.

La joven le contó que su tristeza era provocada por el suicidio de su madre, que había muerto y no se sabía la causa. Al escuchar esto, supieron enseguida que ellas resolverían el misterio.

Las detectives fueron a la escena del crimen. Estuvieron investigando hasta que encontraron varias pruebas, una de ellas crucial para el caso. Un móvil. El móvil contenía siete llamadas perdidas y un mensaje de texto. Todo esto fue enviado por su madre fallecida. La joven dijo que se le había olvidado el móvil en la casa y por eso no contestó a las llamadas. Pero aún quedaba algo por investigar, el mensaje de texto. En este mensaje, la madre, con tres palabras, explica el por qué de su suicidio: «Boletín de notas».Las detectives fueron en busca del boletín de notas, y al encontrarlo, descubrieron que la joven había suspendido todas. ¡Incluso religión!

Y así, nuestras detectives Yami Holmes y Jenny Whatson resolvieron el extraño caso del «suicidio inexplicable».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.