La magia del volar

Charlotte siempre ha sido una chica muy soñadora, pero un día esos sueños empezaron a formar parte de su vida.                                                      

Todas las noches, en lo que ella creía unos sueños, visitaba una academia llamada Plasford. Allí, todo el mundo iba vestido con una ropa azul marino, y por supuesto, ella también. La academia era muy grande, tenía unos ventanales enormes, unas puertas mucho más grandes de lo normal… Por ello esa no era una simple academia más, era una escuela de magia.

Una noche en uno de sus sueños, la profesora Azul, les pidió que hicieran uno de los trucos de los que les había enseñado. Charlotte eligió, por supuesto el truco de volar. Aunque no se le daba muy bien, ella estaba muy ilusionada por hacer ese truco, ya que uno de sus mayores sueños desde muy pequeña era volar.

Después de muchos sueños practicando una y otra vez el truco, no lo conseguía. Pero como siempre, decidió arriesgarse y decirle a la profesora que ya tenía el truco preparado.

La profesora Azul y ella, salieron al impresionante jardín de la escuela. Allí Charlotte pronunció las palabras: “Como un halcón me moveré y al cielo llegaré, volaré”. Al decir esa frase, de repente, por primera vez levantó las piernas del suelo. No le hizo falta mover ni un dedo, para ya estar en el celeste cielo. Pero Charlotte no paraba de volar. Llegó más allá del cielo. Allí extrañamente, se encontraba su pueblo, su casa. Entró en su habitación, donde se vio a ella misma durmiendo en su cama.                                                                                                                                                    En ese momento se dio cuenta que cada noche se sumergía en un mundo paralelo al mundo que conocemos todos,  otro mundo lleno de aventuras.

One Response to La magia del volar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.