Una brillante chica

Hace siglos cuenta la leyenda de una joven niña llamada Liria, hija de Medusa, nacida para llevar a cabo la misión de salvar a su pueblo llamado Giria.
Cada tres años Medusa regresaba a Giria retomando su venganza después de haber sido rechazada por sus amigos y los ciudadanos de Giria al haber sido maldecida y transformada por la diosa Atenea y tener la apariencia de serpientes en vez de cabello, y el poder de petrificar a la gente con solo mirarla a los ojos.
Liria era lo contrario de su madre, dulce, cariñosa, buena, valiente y con una sonrisa acogedora. Con el pelo dorado, largo y rizado similar al de una sirena. Su padre que había fallecido le había contado toda la verdad sobre su historia, su existencia y por qué ella era tan importante. Solo con el tiempo Liria fue adquiriendo madurez y desarrolló su poder. El poder de controlar y petrificar a la gente, a la misma vez se le iluminaban los ojos de color púrpura, capaz de hechizar a cualquiera.
Era por la mañana cuando Liria se despertó rápidamente al oír gritos y sentir que su cama temblaba. Cuando salió, se encontró frente a frente con Medusa. Sabía que este era el momento de enfrentarse, había esperado tanto tiempo que lo único que sentía era desprecio hacia ella. Medusa la miró y anonadada se percató que era su hija, intentó destruirla ignorando que había heredado sus genes. Las dos se miraron destruyéndose mutuamente, poder contra poder. Liria era consciente de lo que estaba haciendo, solo quería acabar con ella y salvar a su pueblo de tal maldición. No duraron mucho más, en un instante el pueblo tembló y ellas desaparecieron. Algunos dicen que siguen sus almas en el pueblo de Giria, ¿quién sabe?

DE VICKY Y MARTA

One Response to Una brillante chica

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.