Mi pequeño yo

Pequeña dormilona:

Me gustaría que pudieras hacerte una ínfima idea de mis sentimientos hacia ti. Para mí esto cuesta más de lo que parece, porque a pesar de tener claros mis sentimientos, mis ideas están desordenadas y no encuentro la manera de hacerte llegar mis palabras. A pesar de todo lo intentaré.

Sé que puedo no resultarte la persona más cariñosa de la Tierra, ni el más romántico, ni el mas listo. Ni siquiera el más simpático. Reconozco que quizás estaría bien que te llevara el desayuno a la cama, que te despertara con un beso o que simplemente te recuerde que te quiero cada mañana al despertarme, pero no es eso en lo que pienso al recordar tu nombre. ¿En qué pienso?, te estarás preguntando. Pues pienso que a tu lado el tiempo quiere que me sepa a poco una eternidad, y que sin ti se detiene y no pasan las horas. Pienso que eres la única que me hace sentir tal y como me siento, y que eres la única que sabe hacerme enfadar o ser la persona más feliz del mundo en tan solo un momento. Pienso en esa sensación que tengo cada vez que sé que te veré, ese momento en el que no puedo parar de temblar aún habiéndote visto unas mil veces. Pienso que eres tú en quién confío, que eres tú en quién me apoyo, que es a ti a quién quiero sentir cuando tengo frío, a quién quiero ver cuando me siento vacío, con quién quiero hablar sin decir nada, a quién quiero llamar tan solo para escuchar una voz que me sepa consolar y que con un simple te quiero me saques una sonrisa. También pienso en tu voz temblorosa, cuando te pones nerviosa mientras me hablas, en tus ojos que hablan lo que tu corazón se calla, en tu pelo desordenado e incluso en tu cara de enfadada. Me quedaría corto si te dijera que me encanta reconciliarme contigo tras discutir, porque tu cara antes y después es indescriptible y me hace sentir el chico más afortunado del mundo. Sé que habrán millones de chicas buscando a un chico por ahí, pero has nublado tanto al resto del mundo que ya solo consigo verte a ti, y al igual que tú me das todo eso a mi, quiero que sepas que yo estoy todo para ti. Que cuando lo necesites ahí estaré, y cuando no también. Que tú representas a un sueño del que no quisiera despertar. Sé que a veces hay cosas que nos condicionan, y que no podemos hacer tanto cuanto queremos, por eso y porque te quiero intento disfrutar cada segundo y cada minuto a tu lado, porque tú lo haces especial. Que de ti me encanta todo, entiéndelo ya. Hasta tus pequeñas manos y tu cuerpo al que abrazar. Quiero confiar en ti y que tú puedas decir lo mismo de mí. Ante todo quiero que siempre seas feliz. Que me imagino cuidando a mis nietos junto a ti. Que eres tú la única que consigues que cada día mis sentimiento crezca más. No malinterpretes mis silencios cuando me dices te quiero, pues solo logro pensar que no quiero que acabe nunca. Siento no ser ese chico perfecto que sale en las películas, que te tapa los ojos y te abraza cuando llega para darte una sorpresa, pero es todo y cuanto sé hacer.

Princesa, en ingles eres la manzana de mis ojos, y en mí eres todo lo que quiero. No lo olvides. Te quiero.

One Response to Mi pequeño yo
  1. Irene_Canariona@hotmail.com'

    Irene P.

    Sencillamente perfecto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.