Daily Archives: 14 abril, 2013

Verdades inciertas

¿Debería estar impresionada? ¿Debería poner esa carita de niña ilusionada que se acaba desvaneciendo tras una decepción en menos de 6 meses? No soy negativa, soy realista. Eres un chico, y a pesar de que tienes tus peculiaridades como toda persona, estás en a edad de “ser como todos”. No voy a revivir la historia de siempre, no estoy dispuesta a volver a ver una persona a la que le he regalado mi tiempo, mi amor y mis secretos, irse sin poder hacer nada. Y eso es lo que ocurre cuando dos personas que se quieren o simplemente se atraen usan palabras tan grandes como “el amor”. No plantes esperanzas en mi ni crees sueños, empecemos desde el principio, sin prisa pero sin pausa. Cada etapa hasta llegar al primer “te amo” puede ser inolvidable.

Siento decirte que tus “eres la chica de mis sueños”, “quiero estar siempre contigo” o “eres perfecta” no me alagan, si no que me hacen sentir una más, una más a la que dejan como la típica adolescente llorona que escribe sus pensamientos en redes sociales a fin de que el chico que le ha roto el corazón los lea, e inesperadamente se de cuenta de que “la quiere”. Se que te gusto y tú a mi también, por eso quiero que por una vez seamos diferentes. Seamos amigos que se matan a miradas y sonrían al rozarse. Dejemos que la historia tome el camino adecuado,  te prometo que si debemos estar juntos, lo estaremos. Te doy la oportunidad de que por una vez reflexiones si de verdad tengo lo que buscas en una chica. No soy súper lista ni una animadora de una película americana, soy una chica normal, que estudia en un instituto normal, y ansia encontrar una persona especial y diferente, como cualquier chica normal. Puedo cansarme de esperar, de desilusionarme, de decepcionarme, de promesas, de disculpas sin sentido, pero de amar, de amar nunca. Cada persona es un mundo, y dentro de mi mundo hay hueco para sentimientos extraordinarios e inolvidables, y necesitan una persona que les haga florecer. Sin embargo, si esta les falla, dejan de ser tan increíbles y se vuelven dolorosos, incluso insoportables, y pasan a llamarse recuerdos.

Al terminar de escribir esta carta, y tú de leerla, haremos como si nunca me hubieras dicho todas esas verdades inciertas, que un día, en un futuro, podrían dejar de serlo. Paso a paso podemos llegar a ser algo grande, porque si uno lucha por lo que quiere, merece lo que desea.

Nada es lo que parece ser

He desaparecido y tengo que encontrar las cinco piedras de distinto color para que todo vuelva a ser como antes. Dispongo de 48 horas, cinco deseos y un mapa (si deseo encontrar una de las piedras moriré, es una norma) Les cuento mi historia.

Vivo en un pequeño pueblo. Y hoy ha sido un día muy raro, ya que me he despertado y nadie parece verme, mis padres no me han preparado el desayuno, solo había dos platos y somos tres. En el autobús me han cerrado la puerta y eso que les he gritado. En el instituto la gente no me saludaba, cuando el profesor pasó lista no estaba mi nombre en ella. Decidí entonces buscar información acerca de lo ocurrido y encontré un pergamino dorado donde me lo explicaba todo: Al nacer uno de los invitados a mi bautizo me transmitió una maldición, al cumplir los 15 simplemente desapareceré sin más, pero otra invitada suavizó la maldición diciendo que si lograba encontrar las 5 piedras de distinto color rompería el hechizo.
Así que empiezo por la primera piedra, la azul. Miro el mapa y me dirijo hacia…. ¿Groenlandia?¡¡ Eso está muy lejos!! Tengo 5 deseos, así que, deseo estar en Groenlandia. *puf*. ¿Ya estoy aquí? ¡Que rápido! Hay algo que brilla. Me dirijo a eso. ¡Es la piedra! ¡Sí! La cojo y me faltan 4.

Miro el mapa y la segunda piedra corresponde a la roja que se encuentra en Las Vegas. ¿Pido el deseo? ¿Y si necesitaré alguna cosa? Mejor pido una avioneta y la puedo utilizar para dirigirme a cualquier parte del mundo. Deseo una avioneta. *puf*. Ya la tengo, ¿y ahora qué hago? ¡Mierda! No se cómo utilizarla. Deseo utilizarla *puf*. Mierda… mierda… MIERDA. Me quedan 2 deseos y me faltan 4 piedras. Voy camino a las vegas. He llegado y desde lo alto veo como brilla la piedra me acerco y la cojo. Me quedan 3.

Miro de nuevo el mapa. La tercera piedra, la amarilla, se encuentra en Verona. Subo a la avioneta y me dirijo hacia Verona. Llego y lo primero que veo desde el cielo es un gran círculo de fuego. Aterrizo. No puedo pasar el fuego es demasiado fuerte, ¡me quemaría viva! Me dispongo a jugármela y pedir un cuarto deseo. Deseo ser inmune al fuego. *puf*. Paso a través de las llamas sin problema alguno. Cojo la piedra, y me doy la vuelta cuando de repente un dragón gigante me escupe fuego, por suerte he pedido el deseo del fuego y no me afecta y el dragón se ha ido. Oh no, ha destrozado la avioneta. ¿Qué hago? Me queda un día y no tengo medio de transporte. Miro el mapa…

La cuarta piedra, la rosa, se encuentra en Paris. Camino hasta encontrar algo que me sirva para llegar más rápido y encuentro una bicicleta no es gran cosa pero me ayudará. Pedaleo hasta un pueblo donde diviso un coche, está solo. Así que me acerco y entro en él, no tiene la llave pero me sé un truquito que he visto en la televisión. Y llego a las afueras de Italia donde logro colarme en un aeropuerto antiguo y ‘’coger prestada una avioneta’’ subo en ella y sigo el viaje en busca de la cuarta piedra, la cual veo desde lo alto, en la punta de la Torre Eiffel, la cojo sin ningún problema.

Por última vez miro el mapa. La quinta piedra, la negra, se encuentra en Sídney. Llego a Sídney y veo a piedra, todo parece muy fácil. Me acerco a la piedra dispuesta a cogerla cuando una sombra la aleja de mí, corro para alcanzarla pues me queda solo una hora. Cada vez se aleja más y más y tengo miedo. La sombra se para, y es cuando entonces empieza a coger forma humana y puedo ver que la sombra es ‘mi tía’, es ella la que me transmitió la maldición. Me dijo que debía morir, ya que yo era la culpable de su rabia y tristeza. Mi padre la rechazó y se fijó en mi madre, y mi tía me culpa de todo esto. ¿Qué culpa tengo? Intento hablar con ella y distraerla para que me dé la piedra, pero es astuta y me lleva un paso por delante. Me quedan quince minutos. De repente tira la piedra al mar y desaparece. Salto al agua e intento alcanzarla pero no la veo. Me queda poco oxigeno ¿Cuánto tiempo ha pasado? Me queda un minuto. ¡¡El deseo!! Me queda uno. Deseo tener la piedra negra. *puf*. Tengo la piedra.

Todo se volvió negro, y desaparecí para siempre.

Lo eres todo.

No sé por donde empezar,de hecho sigo dudando por momentos que es lo que siento verdaderamente por ti, pero algo que no puedo negar es que te has convertido en mi punto débil.

Ya no puedo hacer que no me importas, porque me estaría engañando a mí misma. Tus mensajes de buenos días cada mañana son los que  hacen que me despierte con una sonrisa, sentirte junto a mí mientras me acaricias suavemente y me dices te quiero me enamora. Nunca había sentido algo así, por eso tengo miedo. Miedo a poder hacerte daño, miedo a que me rompas el corazón, pero sobretodo, miedo a que me abandones, a que me quede perdida, sola y sin ganas de vivir y que todo lo que hemos vivido se convierta en un simple recuerdo del pasado.

Eres el hombro en el que me apoyo al llorar, eres mi mejor amigo, mi confidente, lo eres todo. En pocas palabras: te quiero.

 

Mi pesadilla.

Las luces se apagaban y encendían sin ningún control. Ahora, yo comenzé a entender el error que había cometido al mudarme a aquella casa que habían creado tratando de simular las posibles casas del futuro y que nunca pensé que se convertiría en un infierno.

Todo comenzó al cabo de un par de semanas depués de mi llegada, puesto que al principio la casa trabajaba correctamente y respondía a todo lo que le pedía. Pero llegó un día en el que empezó a hacer lo que quería, así que decidí acudir a la habitación en la que se encontraba el panel de control. Esa habitación consistía en una especie de robot desde el cual se controlaban todos los movimientos de la casa, pero sobrepasó un límite, porque también empezó a controlarme. No había día que me dejase hacer algo sin ninguna interrupción. Para mí una simple tarde leyendo un libro se había convertido en una cosa imposible.

Cuando llegué al panel de control, me dí cuenta de que algunos cables estaban mal colocados, por lo que me dispuse a colocarlos, pero no me dejó. Antes de llegar a los cables ya había apagado las luces, había saltado las alarmas y había cerrado todas la puertas y ventanas de la casa dejándome ahí encerrada haciéndome sentir impotente al ver que no podía hacer nada. Intenté todo lo que pude, pero ese robot era más listo que yo. El sueño que tuve al poder mudarme a esa casa se había convertido en una pesadilla.

Un cambio radical.

23 de Febrero de 2121. Todo ha cambiado: las ciudades, los edificios e incluso las personas. La vida de antes es completamente diferente a la del presente. Se han producido tantos avances que se me hace casi imposible pensar en como podían sobrevivir anteriormente. No me esperaba que el mundo en sí iba a dar tal cambio radical. Nunca me hubiera imaginado que sin moverte podrías llegar a hacer tantas maravillas. La mente lo controla todo. La Tierra cada vez está más robotizada al igual que algunos planetas cercanos. Utilizamos maquinas, para transportarnos, para alimentarnos, para todo.
Pero, en mi punto de vista, no todo es para bien. También hay una parte negativa. Las personas cada vez realizan una menor actividad física, son más sedentarias que antes. Además, ya no hay tanto contacto físico, tanto amor. Las caricias, los besos, los abrazos, se quedaron atrás. Las personas son sociables pero vía satélite. Esto no es sano para el ser humano.

Diálogo.

+Lo siento, se me hizo tarde en el trabajo.
-¿Se te hizo tarde en el trabajo? ¿estás seguro?
+Sí. ¿por qué iba a mentirte?
-Pues porque pasé por la cafetería que está en frente de casa y te vi tomándote un café con la camarera… Después de que tu jefe dejara un mensaje en el contestador diciéndote que tus vacaciones iban a terminar un poco más tarde ya que el proyecto se retrasaba unas semanas. Por lo tanto, ¿a dónde has estado yendo todos estos días, si no tenías que ir a trabajar?
+No me lo creo. Para eso quería hablar contigo. Venía a pedirte perdón, a decirte que te quiero y que eres la única. Que fui donde la camarera para decirle que no quería seguir con esto porque estoy enamorado de ti y te juro que no volveré a hacerlo.
-Espera, ¡¿me estabas engañando con la camarera?!
+Sí, es lo que me acabas de decir, osea, que ya lo sabías…
-No. Simplemente te hice una pregunta. Y la verdad es que pensaba que estabas buscando otro trabajo para irnos de viaje al Caribe, porque llevo una semana lanzándote indirectas… Y, ¿¡LO QUE ESTABAS HACIENDO ERA ENGAÑARME CON ELLA?!
¡¡COMO VAS A HACERME ESO!! Nunca te vi capaz de hacer algo así, y menos a mi, que confiaba total y plenamente en ti.
-Perdóname por favor, tranquilízate y escúchame. Fue un error, se acabó, quiero que las cosas se solucionen, perdóname y te prometo que nos iremos al Caribe la semana que viene.
+¿Con todo incluido?
-Si, te lo prometo.
+Y, ¿no volverás a hacerlo?
-No, ya te lo dije.
+Bueno, vale te perdono.

Perrejos.

Había una vez un perro que vivía en el tranquilo pueblo de Teror. Como la mayoría de los perros, se pasaba el día cazando pequeños animales para comer y durmiendo en cualquier sitio más o menos tranquilo.
Después de dos días seguidos sin nada que comer, muerto de hambre, se echó una siesta debajo de un árbol. Su instinto animal le despertó al oír un movimiento acelerado entre la hierba del extenso terreno que se expandía hasta llegar a un hermoso barranco. Sin pensarlo dos veces, se levantó y fue detrás de ese pequeño animalito que corría para salvar su vida.
Con un rápido movimiento abrió su enorme boca de carnívoro y atrapó por el cuello al pobre conejo. Lo llevo hasta el árbol donde momentos antes había estado durmiendo, pero, de repente, cuando lo soltó y miró esos grandes e indefensos ojos, se dio cuenta de que no era un conejo, sino era una joven conejita que había estado jugando. Sintió pena por ella y le perdonó la vida.
Pasó el tiempo, y acabaron teniendo pequeños perrejos.

Esto es para ti, para siempre.

Como la primera flor de la primera,
como la primera estrella de la oscura noche.
Así fue como apareciste en mi vida.
Incompleta hasta entonces, le faltabas tú,
tu aroma, tu presencia, tus palabras,
eso le faltaba a la vida mía.
Después de tantos segundos de angustia,
después de tantos de esos inviernos a los que mi alma
estuvo sometida.
Ahora abrázame, no me sueltes.
No me dejes caer de nuevo.
El infierno no está hecho para mortales amor.
No puedo volver.
Como un acantilado expuesto al oleaje del mar durante años,
desgastándose lentamente,
así sucumbiría mi mente, mis recuerdos, mi vida
y entre ellos mi cuerpo,
tan diminuto en comparación.
No te alejes, te quiero aquí a mi lado.
Dame calor, bésame, quiero sentirte.
Sentirte muy cerca, sentir que nos fusionamos.
Seamos uno, tan solo uno, inseparables, insolubles.
Complétame, sé la luna de esta impenetrable noche.
Llena este vacío universo, falto de ti,
este mísero mar desprovisto de vida en sus profundidades.
Y es que no puedes irte ahora, no puedes.
Sería como la Tierra sin su Luna, incapaz de seguir adelante.
Incapaz de volver a ser como antes.
Ahora lo último que quiero es que pase el tiempo,
ahora no necesito que los segundos transcurran.
Ni los días, ni los segundos, nada.
Porque no quiero un final, nunca lo he querido.
No quiero lagrimas aunque solo me refiera a las mías
No necesito nada, salvo a ti.
Y puede que te pierda, tal vez te vayas,
y en ese entonces qué se supone que debo hacer…
Imagino que todo será muy fácil para ti,
pero para mi demasiado difícil será olvidarte,
pero por qué olvidarte, a ti, lo peor y lo mejor que me ha pasado.
Tal vez te esfumes como humo,
Pero puede que alguien te sustituya,
algún día tal vez,
aunque siempre permanecerá un hueco vacío en mi.
Te pertenecerá siempre una pequeña parte de mi.
Amor, esto no significa el fin.
Ni un adiós, es un simple hasta pronto.
Ahora solo quiero que seas feliz.
Que nos deleitemos de cada momento.
De cada sitio, de cada beso, de cada sonrisa,
de cada locura, de cada abrazo.
Del tiempo que nos quede.

De Hugo para Alba, esto es para ti.

Viaje al pasado.

Querido diario:

Hace unos meses en la nave-escolar, nos mandaron a escribir una carta a los alumnos del pasado. El objetivo era conocernos un poco mejor. Hacer algún que otro intercambio, tal vez conocer su idioma. A cada alumno nos han mandado a escribir a una persona en concreto. A mi me ha tocado una tal Elena. Me interesé mucho por la manera en la que vivían en el 2014. Le pregunté por como estudiaba, como se comunicaba con sus amigos, las tecnologías que había en su época, que comían y ese tipo de cosas. Cuando terminé la puse en el buzón. Después el cartero se encargaría de enviarla al pasado, y dejarla en sus buzones. En menos de cinco minutos recibí su respuesta. Mi sorpresa fue al leer que ella se pasaba los dias estudiando. Nosotros aqui, en el 3024, tan solo tenemos que conectar un chip interno que tenemos detrás de las orejas, con el dispositivo que tenga la información que queramos aprender.Decía que durante las clases había una especie de persona enfrente de unas sillas y unas mesas hablando,” profesores” creo que dijo que se llamaban. Me da que hacían las funciones de las actuales tablets y pantallas 3D que usamos nosotros para aprender. Toda mi clase estaba muy sorprendida, al igual que yo.

Nuestro robot-director se empeñó en hacer una excursión para conocerlos. Elegí en mi tablet las cosas que creí necesarias para la visita y enseguida aparecieron en la nave. Nos metimos en una especie de armario donde programamos el año al que queríamos ir.

Llegamos a nuestra propia ciudad tan solo que 1000 años antes. Nuestro robot-monitor nos puso en una cápsula que nos aislaba del exterior, para que no se asustaran al vernos.Estaba todo muy diferente. Los coches llevaban cuatro gomas redondas para poder circular. No había ni un solo coche en el aire. Había gente con muchos abrigos, se ve que ellos no tienen los botones que tenemos nosotros en la muñeca para poder regular la temperatura. Las casas donde vivían estaban echas de un material extraño. En todo el camino a ese ¨colegio¨ no vi ni un solo robot. Había personas en el interior de las tiendas, no tenian tablets donde poder pedir todo lo que quieres y que salga por la abertura de la tablet. Todo esto era muy raro.

Decidieron sacarnos de la cápsula al llegar al colegio. Los niños se quedaron boquiabiertos al vernos, pero nosotros nos quedamos igual al verlos a ellos. Tenían algo que los cubría. Algo suave y con algo de pelo. Muy diferente a nuestro protector de metal .  Tenían unas bolas blancas con un circulo en el medio por las cuales eran capaces de ver, habían de diferentes colores. Algunos llevaban unos cristales sujetados por dos patas delante de estas bolitas. Me dijeron que se llamaban ”ojos” Esto me sorprendió mucho ya que yo tengo una pantalla por la cual puedo ver, y en la cual se ve lo que estoy pensando.   De pronto, dos personas se acercaron a mi. Una de ellas era Elena. Era completamente diferente de como yo pensaba. La otra persona era Roby, un amigo suyo. Yo estaba tan emocionada con ver a Elena que no le presté atención a su amigo. Cuando me di cuenta de su presencia, miré a sus ojos. Eran verdes. Tenían un brillo increíble. Me encontré rara. En mi pantalla se reflejaban corazoncitos.. Me sentí genial. Estaba dispuesta a seguir hablando con ellos cuando mi tablet se abre y me absorbe. Me teletransportó a la cápsula para volver a casa.

Desde que vi esos ojos verdes, no pude quitármelo de mi cabeza, era precioso. Nunca antes había sentido eso. No sabía que significaba ni nada. Cada noche, me metía en la máquina del tiempo e iba a verlo. El no me veía a mi pero tan solo viéndole me sentía feliz. Estuve haciendo durante algún tiempo hasta que me di cuenta que nuestro amor era imposible debido a que el era un ser humano, y yo un robot. Es bueno tanta tecnología, tantas cosas practicas, y todas esas cosas que tenemos en el 3014. Pero quien lo diseñó se olvidó de incorporar sentimientos de amor entre robots.  Me encantaría poder ser un humano como él, poder sentir eso hacia alguien de mi mundo..

Querido diario, esto es todo. Hasta otro día.

Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas. Albert Einstein.

Ya no hay abrazos ni besos. Ya no hay sexo. Por no haber no hay ni contacto físico. Todo empezó hace uno siglo cuando los jóvenes ya no se escribían cartas de amor, ni los chicos esperaban a sus novias en las puertas de sus casas. Era la era “tecnológica. Pasaban todo el día hablando por el móvil, chateando por What’s App, si se querían ver usaban el Face Time. Cuando quedaban, era para sexo; cuando no podían quedar, tiraban de porno en Internet, webcams y sexo telefónico.

Estúpidos. Gracias a ellos estamos como estamos hoy, en peligro de extinción. Ahora solo existe una forma de romanticismo: ir a la biblioteca digital y leer libros de Stephanie Meyer u Oscar Wilde. Si dejas solos a una mujer y a un hombre en una habitación, hablarán de teorías cuánticas. Desde que el campo magnético de la Tierra cambió hace unos años y por consecuencia todos los aparatos dejaron de funcionar, los humanos de hoy en día han olvidado como relacionarse entre ellos sin necesidad de una maquinucha llena de chips. Triste pero cierto. ¡Si no saben ni ligar cómo van a procrear! Estamos condenados a morir por nuestros propios inventos.

Los humanos de otros planetas han venido para saber que había pasado ya que no recibían respuesta terrestre desde hace mucho. Van a intentar recuperar nuestro sistema tecnológico, pero van a tardar mucho. Han propuesto que vengan humanos de los demás planetas para intentar “humanizar” a los nuestros. Necesitarán mi ayuda, soy humana pero tengo el poder de Alfa11, el robot que ha guardado toda la información de nuestros antepasados.

A cambio de Alfa11 pediré un viaje en el tiempo, iré al pasado a sentirme humana y a impedir que se vuelvan adictos a esas absurdas máquinas. Va a ser difícil pero no imposible. Allá voy planeta azul de hace 120 años.

1 2 3  Scroll to top