Mi pesadilla.

Las luces se apagaban y encendían sin ningún control. Ahora, yo comenzé a entender el error que había cometido al mudarme a aquella casa que habían creado tratando de simular las posibles casas del futuro y que nunca pensé que se convertiría en un infierno.

Todo comenzó al cabo de un par de semanas depués de mi llegada, puesto que al principio la casa trabajaba correctamente y respondía a todo lo que le pedía. Pero llegó un día en el que empezó a hacer lo que quería, así que decidí acudir a la habitación en la que se encontraba el panel de control. Esa habitación consistía en una especie de robot desde el cual se controlaban todos los movimientos de la casa, pero sobrepasó un límite, porque también empezó a controlarme. No había día que me dejase hacer algo sin ninguna interrupción. Para mí una simple tarde leyendo un libro se había convertido en una cosa imposible.

Cuando llegué al panel de control, me dí cuenta de que algunos cables estaban mal colocados, por lo que me dispuse a colocarlos, pero no me dejó. Antes de llegar a los cables ya había apagado las luces, había saltado las alarmas y había cerrado todas la puertas y ventanas de la casa dejándome ahí encerrada haciéndome sentir impotente al ver que no podía hacer nada. Intenté todo lo que pude, pero ese robot era más listo que yo. El sueño que tuve al poder mudarme a esa casa se había convertido en una pesadilla.

One Response to Mi pesadilla.
  1. Julio

    Me gusta como introducción a un relato más largo. Parece que viene lo mejor ahora. ¡Te animaría a seguirlo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.