La mejor.

Y de repente algo ocurre. Algo en algún lugar de él, cambia. Ahora, la realidad en la que vivía, donde todo era de color gris y a veces incluso negro, da un giro completo y, poco a poco, empieza a llenarse de colores, colores que incluso él desconocía. Colores que ella, sin saberlo, le enseñó. De repente, se dio cuenta de que la quería más de lo que él pensaba y mucho más de lo que ella sabía. Un instante, sólo un instante bastó para darse cuenta de que quizás ya nada volvería a ser lo mismo. De que era distinta a las demás, de que con ella podía hablar de cualquier cosa. De que ahora la quería más que nunca. Que quizás en esta historia de dos, no sólo jugó un corazón.
Llegaron las dudas, el miedo al rechazo o quizás, a quererla demasiado.
Los celos sufridos en silencio, el querer contarle todo lo que siente y no saber cómo hacerlo, porque simplemente no lo sabe o no quiere saberlo.
Un niño, que creía haber perdido lo que más quería sólo por intentar no perderlo.
Dos enamorados que no supieron entenderse.
Una historia de amor, la mejor historia de amor jamás contada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.