Daily Archives: 28 abril, 2013

Gracias a él todo cambió.

El ángel llegó a la Tierra. Su presencia paralizó el tiempo y aquel oscuro lugar cambió repentinamente. A su paso todo se volvía blanquecino, frágil y ligero. De no ser por él, resultaba imposible percatarse del mal que acechaba en aquella ciudad. Mentiras, daños, robos, peligros y más peligros. Sus palabras dejaban boquiabierto a cualquier ser pues eran pura sinceridad. La maldad desapareció fugazmente dejando solo paz y armonía. Gracias a él todo cambió: las personas, las actitudes, lo actos…  Todo cambió, pero a mejor.

El paraíso

Los rayos de sol ardían más que nunca e iban acompañados de una ligera brisa marina. Las olas, que formaban una blanquecina espuma, iban y venían con un ritmo paulatino y constante. Parecía el paraíso. Tumbada en la hamaca era como si se parara el tiempo. No tenía preocupación ninguna, solo quería disfrutar del momento y de la mejor playa de toda la isla en la que me encontraba. Pero alguien interrumpió mi momento de gloria posicionándose delante del ardiente sol y haciéndome sombra así. Giré la cabeza, abrí los ojos y le miré. Era un chico alto, musculoso y con unos rasgos muy curiosos. Llevaba el torso al descubierto y un simple mandil de rayas negras y blancas. En su mano derecha cargaba una bandeja con una gran copa de Martini.

–          Aquí tiene su bebida señorita.

+         Muchas gracias.

–          ¿Desea alguna otra cosa más?

+         No, gracias. La verdad es que esto parece el paraíso, se está perfectamente.

–          Tiene usted razón, el sol radia como nunca. Mi jornada empezó hace solo media hora y ya estoy rojo como un tomate.

+         Sí, la verdad es que le aconsejo que se ponga algo más de protección solar o se vaya a refrescar al mar para que no se queme más aún.

–          Si quiere cuando termine de trabajar, me puede acompañar y después de bañarnos, le invito a comer.

En ese momento no supe que responder pues no lo conocía de nada pero algo en aquel lugar me decía que no desaprovechase esa oportunidad.

Gracias a haber aceptado esa propuesta, hoy me encuentro vestida con un larguísimo vestido blanco como la nieve para contraer matrimonio con el apuesto camarero de mandil a rayas.

Sociedad tecnológica

En cuanto al imparable desarrollo de una sociedad tecnificada apruebo dos puntos de vista opuestos.

El que está en contra de ella depende del camino que nos lleve y como aceptemos los humanos esta nueva forma de vida. Puede ocurrir que debido a las modernas formas de comunicación las personas dejemos de interactuar entre nosotros y dejemos de realizar acciones tan sencillas como dar un abrazo o regalar una sonrisa. Que por llamarlo de alguna forma, la población corriente, deje de aprender y desarrollarse intelectualmente, y su cerebro, refiriéndome a la razón, pase a basarse en el sistema informático de un robot.

Por otro lado, al menos actualmente y desde mi opinión, las nuevas tecnologías han mejorado y agilizado la comunicación. Por ejemplo, si no fuese por un programa específico llamado «skype», no podría ver a mi familia más de una vez al año debido a la lejanía de las ciudades donde residimos.

En resumen, como cualquier situación en la vida, depende de muchos aspectos tanto negativos como positivos, además de cómo aceptemos las novedades que se vallan incorporando.

 

1 2 Scroll to top