Remitente: tú.

¿Por qué me gusta escribir?

Sinceramente, no lo sé. Empecé a escribir mucho antes de lo que recuerdo, sin darme cuenta desde los diez años comencé a utilizar el papel y el bolígrafo para expresar lo que sentía; escribí sobre mi amor platónico, un niño del colegio. Más adelante las primeras mariposas en mi estómago aumentaron las ganas de escribir de mi corazón. Después llegó la ruptura del primer amor, época en la que escribí los versos más tristes que he conocido jamás. Luego vinieron los segundos, terceros y cuartos amores y cómo no; las segundas, terceras y cuartas rupturas. Cambió mi manera de escribir, empecé a escribir de una manera más madura, de un modo mucho más inteligente y con un método mas frío; pero siempre desde el corazón. Por eso me gusta escribir, porque siempre expreso lo mejor de mi corazón; y tal vez, solo si mi orgullo me permitiese admitirlo, porque hablar de sentimientos frente a la mirada de alguien a quien quiero es mi mayor miedo, y al escribir, soy capaz de expresar mis sentimientos (y a la vez hacer arte), aunque sea por medio del papel.

2 Responses to Remitente: tú.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.