El misterio de la isla.

Tras haber sufrido unos terribles días de tormenta en pleno mar abierto, el capitán y su tripulación llegaron a una isla el día 15 de Marzo de 1689. Una isla desconocida para todos ellos. No sabían si era peligrosa, no sabían qué les deparaba pero al fin y al cabo si no fuera por ella no habrían sobrevivido. Debido a la tormenta y las olas, que eran gigantes, todas las provisiones se habían caído por la borda, junto a dos o tres hombres. Aunque quizás fueron diez…

Cuando bajaron del barco, repartieron las armas y la munición que quedaba. Un par de ametralladoras M42, unas dos granadas por pirata, una espada para cada uno y algunas bombas de gas y explosivos aparte de muchas otras cosas. Enseguida se dispusieron a explorar la isla, debían encontrar comida para poder volver al barco y continuar con su viaje. Álex sacó un radar que detectaba el movimiento para saber en todo momento si estábamos seguros. Aunque dudábamos seriamente que existiera vida en aquella isla. No se escuchaba sino el ruido de las olas al romper en la orilla y el de las hojas de los árboles y las palmeras moviéndose al son del viento.

Explorando la isla, nos percatamos de que esta era como una mezcla de bosque y selva. Además, toda la flora tenía un color llamativo, de tonos rosas, verdes y turquesas. Todo nos resultaba tan siniestro y a la vez tan sosegado… Era extraño. Cuantos más kilómetros caminábamos, más raro nos parecía. Y finalmente llegamos a la conclusión de que nada era normal allí. Se hizo de noche, y aún no habíamos encontrado nada para comer. Así que decidimos buscar un sitio para descansar, tras doce horas de caminata sin descanso, sin comida ni ron. El sucio del capitán se había acabado todo el ron él solito la noche que recibió un Whatsapp de su mujer diciéndole que se había ido con otro. Bah.

Al despertar, de los diez hombres que éramos solo quedábamos cuatro. Seis habían desaparecido, como desaparece el humo. Por esa razón todos nos alertamos, eso significaba que nosotros podríamos ser los siguientes, significaba que no estábamos solos. Alterados, empezamos a caminar otra vez, a pesar de lo débiles que estábamos. Veinticuatro horas llevábamos sin comida ni ron ya ¿Cuánto más aguantaríamos así? De repente, oí un ruido y miré para atrás. Mis otros compañeros ya no estaban.
Ya no se encontraban allí conmigo. Estaba yo solo, con un 1% de posibilidades de sobrevivir. Parpadeé esperando que esa imagen hubiera sido fruto de mi imaginación. Pero seguía estando solo. Parpadeé otra vez. Esta vez miré a mi alrededor, ya no había árboles ni palmeras, ni flores, ni arbustos. Me encontraba en una especie de habitación blanca gigante, tenía puesto un traje de fuerza que me impedía mover los brazos. Detrás de un cristal, unos hombres con bata blanca y libretas me observaban mientras escribían cosas. Incrédulo y desorientado me di la vuelta y volví a observar la habitación. Detrás de mi había una pared llena de dibujos, dibujos de la isla y de mi barco. Miles de dibujos iguales hechos con mis uñas, hechos de arañazos ¿Qué había pasado con la isla? ¿Donde estaban mis compañeros y mi capitán? Y lo más importante ¿Dónde me encontraba yo ahora?

One Response to El misterio de la isla.
  1. Julio

    Lo único que puedo decir es:

    plas plas plas (aplausos).

    Esta clase me tiene aburrido porque salvo cositas que veremos en los días de corrección al final, me parece que escriben todos entre bien y muy bien. Me lo paso genial leyéndolos.

    Este va directo al libro, anótalo por alguna parte por si me despisto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.