Daily Archives: 9 febrero, 2014

Amor a los 15

La historia de mi primer amor,comienza un lunes, en el instituto.Entonces yo tenía quince años y , me dirijía junto a mis amigas a clase de mates y ahí comenzo todo. Él estaba ahí al lado de la puerta, aunque entonces él para mí no era más que un simple desconocido. Acaba de llegar a nuestro instituto, era nuestro nuevo compañero de clase y si tengo que ser sincera reconozco, que al principio me llamo algo la  atención, ya que era bastante guapo y altísimo. Al saber que era nuestro compañero de clase mis amigas y yo, nos volvimos locas, estabamos deseando presentarnos, pero todas nuestras ilusiones se fueron cuando, él,abrio la boca y se presentó en italiano. Cuando termino de hablar, el profe nos explico que se llamaba Alessandro y  que se acababa de mudar a Las Palmas, con su familia. Además nos contó que venía de Roma y que no sabía nada de español. La verdad no lo entiendo para una vez que llega un chico de nuestro agrado y tiene que ser italiano. Pero por la tarde sucedió lo más extraño, mientras iba caminando a casa de mi abuela. Miré al suelo y vi un papel tirado y sin pensármelo dos veces, lo cogí. Había sido como si algo,me hubiese obligado a coger lo. Cuando lo abrí me lleve una sorpresa, era un anuncio de clases particulares de italiano. Todo lo que me estaba pasando era como si me quisieran decir algo, así que lo primero que hice al llegar a mi casa, fue decirle a mi madre que me quería apuntarme a italiano. Al principio mi madre se lo tomó como si fuera una broma, ya que ella había intentado muchas veces apuntarme a inglés o por lo menos a francés, pero yo siempre había dado como respuesta un NO, bastante contundente.Pero al ver que seguía insistiendo, se dió cuenta de que iba en serio y me dijo que sí. A los tres días empezaba con las clases y cuando llego el día  estaba super nerviosa, como si el simple echo de ir a clases de italiano fuera a cambiar lo todo. Cuando llegue a las clases y entre me quede paralizada, como si hubiese visto un fantasma. Estaba Alessandro, él era el profesor de italiano y al entrar note como me saludaba con la mirada, me había reconocido. En ese momento se me vinieron toda clases de preguntas a la cabeza, no entendía porque estaba realmente allí. Alessandro resultó ser un buen profesor de italiano a pesar de no saber nada de español. Y al terminar las clases me presento a su hermana Lucy, que tiene 17 años y  habla un poco español. Ella me explicó que dan clases de italiano para sacarse algo de dinero y que se mudaron porque su padre había conseguido trabajo aquí. A los dos meses gracias a las clases de italiano, Alessandro se había convertido en mi mejor amigo y yo en su mejor amiga. Más o menos teniamos entre los dos pequeñas conversaciones, en español mezclado con italiano. Yo en ese momento me negaba a mi misma la verdad y es que cada vez se me notaba más lo enamorada que estaba de él. Yel día de mi cumpleaños apareció con su puelsera de la suerte, que me regaló y me pidió que fuese su novia. En ese momento fuí conciente por primera vez de que estaba enamorada de él. Y a las semanas de estar saliendo con él me contó que cuando me vió por primera vez, en la puerta de la clase de mates, le había transmitido un sentimiento de confianza hacía él. Alessandro y yo fuimos novios durante todo una año,parecía que estabamos hechos él uno pra el otro, hasta que llego aquella noticia inesperada a mis oidos. Aún recuerdo como vino corriendo a mi casa, con el rostro triste y apagado. Entonces ne contó que en una semana él y su familia iban a volver a Roma. A su padre lo habían despedido y su familia ya no veía sentido,a seguir viviendo en Canarias. También me contó que su hermana, ya mayor de edad se iba a quedar aquí, para terminar la carrera y ella le había propuesto que se quedara con ella. Pero yo sabía que este no era el lugar de Alessandro y mucho menos lejos de su familia. Hasta los últimos dos días habíamos acordado seguir con nuestra relación por el ordenador, pero sabíamos que no era o mismo por ello, el día que se fue y me despedí de él, en el aeropuerto, nuestra relación se quedo allí, pero nuestro amor nos lo llebamos cada uno. Con él he seguido manteniendo el contacto e incluso he viajado a Roma varias veces y por supuesto seguimos siendo amigos, pero ya nada es lo que fue en su día.

 Scroll to top