Daily Archives: 15 febrero, 2014

Amnesia

03:46 am – Apartamento del detective Thomas Maverick.

Tom se encontraba durmiendo en su cama, bueno, quien dice cama dice un colchón en el suelo. La vida de detective privado no era como él imaginaba de niño. Soñaba con investigar casos de asesinato, robos de bancos, secuestros… Y ahora tiene que conformarse con casos de animales desaparecidos y fraudes a las aseguradoras. Aquella madrugada se despertó bruscamente, había tenido otra pesadilla, se sienta en el colchón, da un trago de la botella de whiskey que tiene en la mesilla junto al colchón, y cuando ya está mas tranquilo va al baño a lavarse la cara. Cuando intenta recordar lo que había hecho el día anterior, es incapaz, no tenía ningún recuerdo del día anterior, ni cómo se levantó, ni cómo se fue a dormir. *Ding* un correo llegó a su bandeja de entrada, cuando entra en su ordenador, no podía creerlo, normalmente solo le llegan correos del banco diciéndole la deuda que tiene su cuenta, o simplemente correos de publicidad, pero cuando lo mira, es un correo con remitente oculto. En el correo se ve una imagen inquietante acompañada de una frase:

Edward Hopper (3)

«Tus recuerdos son míos»

Un correo escalofriante, al ver la imagen, a Tom le vienen flashes a la cabeza de recuerdos con esta imagen y las frases, ¿tienes fuego? ¿Para cuándo lo quieres? 

Todo era muy confuso, y Tom lo estaba aún más. La cabeza le daba vueltas y finalmente decidió volver a dormir.

13:46 pm – Bar de McKoy

Tom se encontraba en la barra del bar, con un vaso medio vacío de whiskey barato mientras de fondo sonaba Piano Man de Billy Joel. No paraba de pensar en el correo que recibió a la madrugada, y estaba muy aturdido, debida a que el correo decía «Tus recuerdos son míos», cuando no recordaba nada del día anterior. Bill, el barman interrumpió sus reflexiones exclamando con su voz áspera:

– ¡Tom! Tú eres detective ¿no? Si eres capaz de encontrar el cuadro que robaron ayer del bar, el cuadro no es mío, se lo estoy guardando a unos grandes magnates, y como se enteren de que me lo han robado, me fusilan, no puedo denunciarlo a la policía, se lo dirían a los dueños, solo puedo acudir a ti, te recompensaré bien.

– Un momento Bill, ¿qué cuadro? – Preguntó Tom confuso

– El cuadro que había encima de la vieja gramola, ¿no lo recuerdas?

– Si al menos recordara algo de ayer… – Susurró Tom para sí mismo – Para nada, enséñame una foto y veré si te puedo ayudar.

Cuando Bill le dio una foto en la que salía el cuadro, Tom no daba crédito, ¡es la misma imagen que la del correo!

– Va… Vale Bill, te ayudaré en lo que pueda. – Le dijo Tom con una voz temblorosa.

En el momento que Tom volvió a mirar al lugar donde antes estaba el cuadro, mas flashes atacaron a su mente. Lo haremos en los almacenes del muelle. Solos tú, yo y el cuadro.

Al tener estos recuerdos fragmentados, Tom da un último trago y va corriendo al muelle.

14:46 pm – Almacenes costeros Galio & sons.

Cuando Tom entró al almacén, esperaba encontrarse estanterías gigantes con cajas llenas de pescado y mariscos, en su lugar encuentra un edificio vacío con tan solo una mesa en el centro iluminada por un flexo. Tom va hacia la mesa, y encuentra una nota que ponía: Detrás tuya. ¡¿Qué?! Tom se da la vuelta rápidamente y algo le golpea en la cabeza con fuerza. Al recobrar la consciencia, ve a Bill con una pistola en la mano derecha y el cuadro bajo el brazo izquierdo.

– Gracias Thomas, sin ayuda nada habría ido bien, te preguntarás que ha pasado, te lo contaré:

Ayer noche, viniste al bar como siempre, y me contaste que estabas a dos día de que te desahuciaran,  por lo que te propuse un trato, robabas el cuadro por valor de 500.000 $ y te daba la mitad del dinero. Me preguntaste para cuando y fue para esa misma noche. Al llegar a los almacenes disfrutamos del cuadro fumando unos puros cubanos, solo que el tuyo, llevaba una droga de diseño muy potente, la puse para borrarte la memoria. Y aquí estamos, te preguntaras, ¿Por qué me has traído aquí Bill? Sencillamente pensé que querrías conocer la historia antes de morir, ¿por qué te voy a matar? Es un seguro de que no vas a decir nada a la policía acerca de esto. Adiós amigo.

 

 

 Scroll to top