Daily Archives: 20 febrero, 2014

Electrones a montones

Michael era estudiante de microbiología en la Universidad de Wonderland y con sus compañeros realizaban un trabajo de investigación acerca del agua, accedieron a la embotelladora de Kitzune Industries. Todo era normal, una excursión más. En una repentina llamada de la naturaleza busca el baño rápidamente, se confundió de puerta y accedió a un laboratorio dirigido por Lucy la jefa de laboratorio. Michael confuso por el aspecto de la chica, le preguntó que ocurría, pero no obtuvo respuesta, solo una mirada perdida, era como si no tuviera alma. Cuando vio los documentos en la mesa en seguida se dio cuenta, una toxina capaz de controlar a la gente. Ahora todo encajaba, los actos vandálicos en las embotelladoras de las otras empresas. Kitzune quería quitar de en medio a toda la competencia para controlar al 100% a la población de Wonderland, solo había que ver como había quedado la pobre Lucy. Kitzune aparece en una pantalla gigante.

– Veo que me has descubierto Electus, no pareces muy listo metiéndote en una planta de embotellamiento, es casi el equivalente a un baño en la playa. – explicaba el malvado magnate mientras reía de una forma burlesca.-  En cualquier caso, ya es un poco tarde, puede que consigas parar la producción, pero el producto está fuera. Ah, una cosa más, si yo fuera tu no me acercaría a los muelles, puede que Lucy te lo agradezca. – Amenazaba mientras reía maléficamente antes de cortar la emisión.

Al ver esto Michael se da la vuelta y ¡Lucy ya no está ahí! Entonces, Michael deja salir su fuerza interior y se convierte en Electus, el héroe con el poder de manejar los electrodos. Paró la producción en el momento y salió volando formando electricidad estática bajo sus pies hacía la torre de radio de la emisora WL 46.7 la única emisora de radio de Wonderland, y transmitió el mensaje a los de la emisora: «El agua de Kitzune Industries envenenada». Una vez transmitido el mensaje fue raudo a los muelles. Menudo sitio, el agua, su mayor debilidad y el allí, dispuesto a detener a Kitzune cuando un centenar de matones salieron del interior de un edificio. Electus les lanzó una bomba aturdidora, les dejó inconscientes el tiempo suficiente a que llegara la policía. Cuando se encontró cara a cara con Kitzune que le apuntaba con una pistola de agua, un juguete para niños, y para Electus un arma mortal.

– Si te acercas un poco más «Chispitas» no solo te mataré a ti, haré que la toxina que tiene Lucy en la sangre se vuelva corrosiva y la mate, solo tiene que ingerir unas gotas de zumo de manzana y ¡Puf! Adiós Lucy. – Le advirtió Kitzune.

Electus con un calculado movimiento, lanzó un pequeño rayo que rebotó en varias estanterías, en un espejo y acabo acertando a Kitzune en la nuca.

Ahora Kitzune está entre rejas y Wonderland estuvo segura durante mucho tiempo, Michael tuvo una gran amistad con Lucy y acabaron saliendo, todo era tranquilo y perfecto, hasta ahora…

Autores: Sonia Becerra y Raúl Villarraso

Los altos mares de Terra

El viento soplaba con fuerza, la tripulación del Starlight trabajaba duramente contra el violento temporal de aquel día, sobrevolaban las Llanuras del vencedor y aquel viento no era normal. El Starlight no era un barco como el resto, era un barco en el cual la tripulación era el capitán. La unión de todos, mantenía el barco volador sobre las nubes. Cuando llegaron al Bosque de Hildagar el tiempo mejoró, el violento vendaval paso a ser una suave brisa, y la tripulación fue a tomar un merecido descanso después de tanto trabajo.  Todo muy tranquilo, demasiado quizás.

Un tripulante del Starlight que hacía guardia en cubierta comenzó a gritar: «¡Barco sin bandera a babor!» Cuando todos asomaron a ver este barco, se vieron casi arrollados por piratas. El barco pirata pasó por la popa del Starlight y un disparo certero dio en el motor de dirección, es decir, el Starlight seguía a flote, pero sin control. Los piratas amarraron el Starlight con un ancla improvisada con sacos de arena. Los piratas abordaron el Starlight en busca del capitán.  Un momento, no hay capitán, eso hacía la tarea de los piratas mas fácil, se llevaron todos los suministros del Starlight y volvieron a montar en su barco. Los tripulantes del Starlight aprovecharon ese momento para coger las armas escondidas en un falso suelo en la proa del barco. Se armaron todos, espada en una mano y pistolas en la otra, irrumpieron todos en el barco pirata. Los piratas estaban contando las riquezas que habían saqueado ese día y en el momento del contraataque se vieron defendiendo sus propios botines. Los tripulantes del Starlight tenían la ventaja de que lo único que les importaba, era no perder a ningún compañero, si uno resultaba herido se le protegía a muerte y si uno moría al acabar la batalla se le rendía homenaje. No fueron en busca de sus arrebatadas posesiones, fueron a defenderse de su futura muerte. El vapor del Starlight se convirtió en humo negro, habían puesto pólvora en la caldera esos piratas. Mientras algunos seguían luchando en el barco pirata, otro grupo fue a manejar el barco. Eliminaron al capitán entre los 5 que formaban ese grupo y robaron el barco.

Para cuando habían llegado al Lago de las Almas Perdidas, la batalla había acabado a favor de la tripulación de aquel barco conocido como Starlight. Ahora con barco nuevo, se dirigen a alguna ciudad para comerciar. Decidieron renombrar el barco con el nombre La Unión. Cuando llegaron al puerto de la ciudad flotante de Cloud, fueron todos a la taberna a contarles esta historia, y es por eso por lo que ningún barco volador de Terra tiene capitán a día de hoy. El capitán es la tripulación y La Unión siguió en busca de nuevas tierras, las metas no se cumplen sin ninguna buena historia de por medio.

 Scroll to top