Daily Archives: 3 abril, 2014

Hasta el último aliento

Hola mi vida, sólo quería escribirte para hacerte saber cuanto me importas, sólo quería explicarte una a una las razones por las que tantas veces te escribo te quiero.

Todas las mañanas me despierto, y pienso en la suerte que tengo de conocerte, pero nunca pensé que llegaría el día en el que te pudiera explicar con palabras todos los sentimientos que he tenido retenidos en mi mente durante tantísimo tiempo.

Te quiero por razones tan simples como es tu forma de ser, de hablar de hablarme, de tratar a tus amigos, a tus amigas, a mi, eres único y raro, que no significa nada malo, eres raro, y por eso eres único, único e irreemplazable y por ello, yo, hoy, puedo afirmar y afirmo, que eres lo mejor que me podría haber pasado.

Por: Carlotta (ÍES La Isleta)

El capurizo.

Érase una vez, un pequeño capullo, nacido de una pegazo, del cual, en otoño surgió un capurizo, lleno de upas que hacían mucho daño, los animales del bosque se alejaron de él, pero, un par de zarigüeyas se animaron a hablar con él. Con el tiempo, el capurizo y las zarigüeyas se hicieron muy amigos, se querían mucho, pero nunca podían jugar a las cogidas ni nada que implicara el contacto físico.
Con los años, el capurizo fue cambiando, y de sus antiguas púas empezaron a florecer hermosas flores, y con cada palabra de amor que le decían, más hermosas las flores nacían.

Y de esa forma, el capurizo demostró a todos los animales del bosque que le habían hecho sentir mal, que las púas que más duelen, pueden desaparecer, pero sin cariño, lo más probable es que siempre te pinches.

Por: Carlotta (ÍES la isleta)

 Scroll to top