Daily Archives: 9 abril, 2014

El PEQUEÑO ASESINO

20 de febrero de 2011, Ourense, España; 8:30 de la mañana. Suena el teléfono, el ring ring perdura durante cinco segundos. Alguien descuelga el aparato.

-¿Si?

-Señor Jigsaw, perdone por llamar tan temprano, pero tenemos un caso y debe venir lo antes posible.

-No pasa nada Candi gracias por avisar, dime donde y voy para allá.

-Calle Miguel de Cervantes número 4.

-De acuerdo, estoy ahí en un santiamén. Hasta luego.

-Gracias inspector, le esperamos.

Jigsaw no era su verdadero nombre, era un mote que tenía en el trabajo. Su significado traduciéndolo al español era algo parecido a “puzzle”. Porque nunca había dejado un caso abierto, nunca, sin ninguna excepción, había llegado a pasarse toda la noche en vela para llegar al fondo del asunto; era un hombre con una mente prodigiosa, y con un gran sentido de la justicia.

El inspector llego a su destino en tan solo 20 minutos. Su equipo estaba esperándole en la puerta del escenario del crimen. Mientras pasaban la cinta de seguridad, Jigsaw dijo: -Informe.

-Un homicidio señor, la víctima es un niño de doce años llamado Gabriel García. Antes de entrar deje que le pregunte una cosa.

-Procede.

-El escenario es muy grotesco, perturbador, carnívoro y gore. ¿Cree qué dispondrá de estomago para presenciar la escena?

El inspector se detiene, mira a la chica, sonríe y le responde:

-Candi, sabes muy bien que nunca desayuno antes de presenciar la escena del crimen.

Los dos prosiguieron y abrieron la puerta. El inspector conservó su sangre fría y se quedo tal cual, aunque la sonrisa se le quitó de golpe, había entrado con su compañera, la cual no miraba hacia el cadáver, y cuatro guardas, de los cuales uno vomitó, otro gritó, el siguiente se puso a llorar, y el último se fue sin decir nada pero con la cara totalmente pálida. Aquello no era agradable a la vista, en verdad, era difícil mirar durante tres segundos, y no seguidos, el único que podía mirar sin pestañear y fijamente al cuerpo del difunto; era Jigsaw, el cual tenía una mente imperturbable.

El inspector miró hacia el suelo. El caso iba a ser sencillo, había instrumentos en el suelo, manchados de sangre, había muchas pistas, pero aquello era espantoso.

El niño tenía las piernas amputadas, había sido ahorcado, y lo peor, por mucho; no tenía piel. El asesino era estúpido por haber puesto las cosas tan fáciles, porque había hasta huellas dactilares en el suelo y las paredes, pero había hecho una obra maestra, aquello parecía un cuadro sacado directamente del infierno.

El inspector se dió la vuelta, y fue a hablar con los padres del niño, ya que en su equipo, el era el que se encargaba de los interrogatorios y pruebas digitales.

Jigsaw era una persona muy fría cuando quería, pero cuando no, era una persona muy encantadora, no un tipo duro, por eso al hablar con los padres no lo hizo al estilo Bruce Willis, confiaba en que no eran los padres los que cometieron tal carnicería, o al menos la madre, ella no había parado de llorar.

Él la acompaño a su despacho, le dió asiento y le pidió muy dulcemente que dejara de llorar, el sabia que forzarla a hablar gritándole no iba a servir de nada, la violencia no era la solución.

-Bueno. Dime, ¿qué paso antes de que empezara todo?

La mujer estaba haciendo un esfuerzo sobre humano para no romper a llorar, y le dijo:

-Mi marido y yo salimos a hacer la comprar.

Lo dijo temblorosamente y rompió a llorar.

El inspector la abrazó y trato de consolarla.

La mujer se tranquilizó y prosiguió:

-No tardamos apenas dos horas en volver y entonces…

La mujer se desmayó, a pesar de que no iba de tipo duro era cruel hacerle un interrogatorio apenas pasadas 24 horas de la muerte de su pequeño angelito, como ella lo llamaba.

Decidió seguir preguntándole al padre.

-Señor ¿me podría decir que estaba haciendo su hijo antes de irse usted de la casa?.

-Por supuesto, Gabriel estaba jugando a un juego por el ordenador.

El inspector miró hacia el suelo durante un par de segundos, y con la mirada clavada al suelo le dijo al padre:-No es la primera vez, ni la última, que ha habido asesinatos, violaciones y demás por culpa de un videojuego, ¿me podría decir cómo se llama este juego?

-Por supuesto, kibia, gibia o algo…

-¡Tibiaa!!!!

Dijo sobresaltándose el inspector.

-Ese es el juego.

No hay más preguntas puede retirarse.

-Gracias inspector.

El hombre se acerco al inspector y le rogóRazzor favor, llegue al fondo de esto.

-Tiene mi palabra, se lo juro.

El señor se retiró del despacho. Jigsaw aprovechó  para efectuar una llamada, marcó el número de Candi, un par de instantes después le respondenGrinígame inspector.

-Traedme las grabaciones de la cámara de trafico de hace 17 horas. ¡Rápido!

-Ahora mismo señor.

-Gracias, hasta luego.

-Adiós.

El inspector quería acabar cuanto antes, y fue a ver al forense. Recorrió los interminables pasillos del centro de investigación hasta que llegó al despacho de su amigo Mike, un buen amigo y compañero. Se conocían desde la facultad, y Mike le preguntó con muy buen humor:-¿Qué tal la vida?

-Perdóname Mike, pero no estoy para rollos, así que sin más rodeos. ¿Podrías decirme que tienes?

-Vale tranquilo fiera. ¿Qué pasa? ¿Un mal día?

-Acabo de hablar con los padres, no ha sido muy agradable.

-Ya veo. Tío, este es el caso más tirado, con diferencia, que me has encargado.

-¡Vuelve a la Tierra Mike! Vamos a ver que tienes.

-Habían huellas en la sierra, y en todos los demás utensilios. Sabemos la historia, ¿te la cuento?

-Es mi trabajo, adelante.

-Muy bien.

La voz de Mike se volvió más grave y tétrica.

-El asesino entro en la casa, cogió al niño, lo estranguló con este cable ferozmente. Lo terrible empieza aquí. El asesino abusó sexualmente del cadáver, tuvo relaciones íntimas hasta saciarse; tenemos restos de semen, y después, no conforme con desecrar el cuerpo del niño, se hizo con esta sierra y le amputó las piernas, luego, con ayuda de otras herramientas sació su depravación sobre lo que quedaba del cuerpo del pequeño, y le arrancó la piel.

El inspector miró hacia el techo y le dijo a su buen amigo:

-¿En qué clase de mundo vivimos Mike, como puede haber semejante monstruo capaz de hacerle eso a un niño de doce años?

 

-El mundo es raro, los seres humanos hemos perdido la inocencia, a través de guerras y atrocidades como ésta, le hacen preguntarse a uno: ¿Existe el infierno, o lo hemos creado nosotros aquí?

El inspector miró a su compañero, estrujó los labios mientras asentía con la cabeza y le respondió:

-Sí, completamente de acuerdo contigo.

Mike se acercó al inspector, le dió un par de palmadas en la espalda y le dijo:

-Venga, tienes trabajo. Mientras te soltaba el sermón te han enviado lo que pediste.

El inspector abrió de golpe los ojos y dió un salto:

-¡Los vídeos! Gracias, se me había olvidado.

-Nada hombre, corre. Yo enviaré las muestras de ADN al laboratorio.

Dijo riéndose.

-Chao

-Adiós

El inspector era muy estricto consigo mismo, se paso viendo 5 horas seguidas de video grabadas por las cámaras de trafico de aquella calle.

De pronto desde el otro lado de la puerta del inspector se oyó un grito:

-¡Eureka!!!!!!

Logró encontrar a un chico muy joven, la calidad de vídeo era muy mala y no consiguió deducir bien la edad que tenía, pero calculaba que eran menos de veinte años.

Como no había nada más que hacer ese día, se fue a dormir a casa.

21 de febrero de 2011, 6:20 de la mañana.

El inspector se levantó a primera hora, se tomo un café y fue al trabajo. Lo primero que hizo fue ir a decirle a su equipo su hallazgo del día anterior. Luego fue a ver a su buen amigo para preguntarle por los resultados.

-Buenos días Mike, ¿qué tal los resultados?

-Hola, te van a sorprender. Mira.

Mike condujo a Jigsaw hacia su escritorio para enseñarle los resultados en el ordenador a su compañero.

-Daniel Pérez ¡No me jodas! ¡Dieciséis!

Dijo muy sorprendido Jigsaw.

-Con dieciséis años a matado a un niño de doce. Un crio ha hecho eso, es difícil de creer.

-Adiós tengo que comprobar una cosa. No hagáis nada por ahora.

-Ok, chao.

El inspector cogió el coche, y a la velocidad del rayo se dirigió a la casa de los padres.

Cuando llego toco el timbre tres veces seguidas con mucha velocidad.

El padre la abrió la puerta.

-Buenos días inspector, ¿desea algo?

-Necesito mirar unas cuantas cosas en el ordenador de su hijo.

-Por supuesto. Adelante.

-Gracias.

Dijo apresurado.

Se sentó en la silla del pupitre y comenzó a mirar el perfil de jugador de Gabriel, y encontró unos datos interesantes, al parecer, había prestado 50000 monedas de oro a un jugador, el cual no estaba registrado, no podía saber quién era, tuvo que utilizar sus dotes de informática para averiguar quién era ese jugador. Le llevo 45 minutos pero halló al jugador, el asesino.

Se levanto de la silla y se despidió a toda prisa, volvió a su despacho y reunió a su equipo al completo allí.

-¿Qué era eso tan importante inspector?

Dijo Candi.

-Eso, eso.

Replico Mike.

-Bien. Sabemos quién es el asesino. Pero os contaré la historia completa. Al parecer Gabriel y Daniel jugaban al juego online de rol “Tibia”, Gabriel le dio a Daniel 50000 monedas de oro. Este no se las devolvió, y Gabriel borró de su lista de contactos a Daniel. Esto no le gustó a Daniel. Cuando ví  el perfil de jugador de Daniel y averigüé que vive en la calle de en -frente, Daniel cruzo la calle, que fue lo que captó la cámara de tráfico, los padres de Gabriel estaban de compras, debido a la avanzada diferencia de edad a Daniel no le fue difícil inmovilizar a Gabriel, así que Daniel estranguló a Gabriel, abusó del cadáver, le amputó las piernas, le arrancó la piel y se fue, tuvo suerte porque nadie le vio, pero no se saldrá con la suya.

Todos en el despacho se quedaron boquiabiertos:

-¡Es usted impresionante señor!

Exclamó Candi.

-Bien hecho Jig. Una vez más has resuelto el puzzle.

-Gracias. Pero si me disculpáis, tengo trabajo.

-¿No quiere que le acompañe alguien señor?

-No, solo es un crío, aparte, hice una promesa.

Días después, Daniel, capturado por el inspector, fue condenado a estar en un centro de menores hasta cumplir la mayoría de edad y a 27 años de cárcel.

Los padres de Gabriel siempre estarán eternamente agradecidos al inigualable detective, al inspector de policía “Jigsaw”.

 

 

 

 

UN AMOR ESCONDIDO

Cada día que pasaba por el callejón de mi casa
había un vecino de ojos azules y pelo rubio
siempre estaba en el mismo callejón nunca se movía.
Una mañana me dio por escribirle una carta y decía :
Vecino nunca supe tu nombre ni tampoco tu apellido
pero siempre me encanto tu forma de sentarte , esos
ojos azules mar me decían que eras un chico fiel ,
cada día que te veía sentía mucho amor asía ti
tequiero mucho vecino anónimo siempre te
tendré en mí , tu forma de sentarte ….

EL CANGUCABRA

Estaba un día por mi pueblo

cuando de repente,  me vi

a un animal nunca visto ,

saltaba pero también

pastuñaba parecía un cangucabra

una cabra pegada a un cangunro

 saskiasomoza

 Scroll to top