Daily Archives: 12 abril, 2014

El secreto de Armelia. (Parte I)

Hace mucho tiempo, en una ciudad del sur de Armelia, nació una niña de ojos rojos como la sangre, piel blanca como la nieve y pelo negro como el azabache.

Al ver sus extraños rasgos, sus padres, aterrorizados la abandonaron a las puertas de la primera iglesia que encontraron, la iglesia de  “El ojo del ángel” ¿Casualidad? No lo creo.

El caso, es que la niña, Aranila, cuyo nombre fue otorgado por la hermana Seram– la monja que estaba rezando por un hijo en el santuario de la iglesia el día en el que Ara, que es como todos la llaman, fue abandonada– la hermana Seram fue como una madre los primeros años, a todos les contaba como su diosa Aranila le había otorgado la oportunidad de ejercer como madre, todos sabían sobre la existencia de Ara…

Cuando la niña cumplió siete años, Seram notó cambios en su actitud, en su aspecto, parecía mayor, mucho mayor, no comía delante de ella y estaba mucho más agresiva. Una tarde de frio invierno la hermana escuchó ruidos en el dormitorio de Ara, subió corriendo las escaleras de madera que llevaban formando parte de la casa desde su construcción. Subía con tanta prisa que uno de los escalones cedió y le atrapó la pierna, forcejeó sin conseguir nada más que rasgar su blanca piel.

Seram gritó y gritó, pero nadie acudía en su ayuda…–¡PUM!– se escuchó de nuevo en el último dormitorio, al segundo, una sombra recorría hábilmente el pasillo, la sombra se parecía a aquella niña de siete años que tan rápido crecía, se parecía muchísimo a la niña que Seram recogió una noche a las puertas del santuario de su diosa, pero era absolutamente distinta, tanto, que daba miedo, sus ojos ya no eran del rojo de siempre, estaban amarillos, y desprendían un deseo increíblemente aterrador. La hermana cerró los ojos.

–No debí haber esperado tanto–Me decía a mi misma–debí haberme ido antes…pero, ¿a dónde iba a ir? Bueno, sólo espero que me recuerde como a la niña que una vez conoció, a aquella niña que tanto la quería, y no al monstruo que tuvo que contener su sed para no matarla…

 

Carlotta (IES La Isleta)

Espero que les guste, si quieren saber más de la historia díganmelo y hago un blog con los siguientes capítulos ^^

De una rota yo.

Hola,

Soy yo otra vez, pero hoy no te escribo para volver a comerte la cabeza con todo lo que siento y esas cosas, porque ya me he cansado de intentarlo. Hoy te escribo para decirte que me rindo, que ya no puedo más y que desearía nunca haber malgastado todo ese tiempo hablando contigo o pensando en ti. Que desearía nunca haberme preocupado por todas esas veces que me ignorabas. Que desearía también nunca haberme emocionado cada vez que me hacías sentir especia y nunca haber creído nada de lo que me dijiste. Que desearía nunca haberme esperanzado contigo. Y sobre todo, que desearía nunca haberlo intentado una y otra vez sabiendo que llegaría siempre al mismo sitio. Porque al final de todo, la que siempre termina dañada no eres tú, soy yo.

Y es que es ahora, después de tanto tiempo, es cuando una rota yo decide pararlo todo y pasar página, así que ¡Bravo! Lo conseguiste, me rompiste. Y ya es hora de buscarse a otra muñeca de trapo con la que jugar a la vida perfecta.

Y desde lo más profundo de mi ser, te deseo la peor de las suertes. Gracias por los buenos momentos, y por los malos también porque me han hecho madurar.

Hasta nunca.

De una rota yo.

 Scroll to top