Bombero

Me encontraba en medio de un infierno. Entre las llamas, el edificio empezaba a derrumbarse y en el aire flotaban las cenizas lo que dificultaba mi respiración. Busque una vía de escape,pude encontrar una ventana pero el humo y la falta de oxígeno me nublaban la vista y no pude evitar caer al suelo a poca distancia de aquella ventana.

Lo último que vi antes de perder el conocimiento, no sé muy bien que era. Tenía forma cilíndrica, peluda, de color blanco con alguna mancha negra, fuera lo que fuera se rodeo a mi cintura como una serpiente y me sacó de allí.

Abrí mis ojos y lo primero que ví fue a mi salvador. Nunca me lo hubiera imaginado así. El primer ser en el que pienso al verlo es un elefante,pero su cuerpo estaba cubierto de pelo blanco con motitas negras irregularmente repartidas, sus orejas son como las de un perro, caídas pero de grandes dimensiones. En medio de su enorme cara se alargaba su trompa con la que me sacó de ese incendio. Su cuerpo y altura eran propias de un elefante, sin embargo, su cola era de perro y al verme consciente otra vez comenzó a agitarla con energía .

No sé que era ese animal pero yo lo recordaré como mi héroe.

ELENA MÉNDEZ VIDAL

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.