”El rompedor de esquemas”

En una ciudad llena de rascacielos y gente corriendo a toda velocidad llenas de estrés, sin pararse un segundo a apreciar los pequeños momentos de la vida, vivía un gato negro y pequeño, hambriento iba a alimentarse de lo que la gente tiraba a la calle.

Un día lleno de suerte el pequeño encontró un helado tirado en el suelo, se termino la bola de menta en cuestión de segundos y cuando procedió a devorar la galleta vio algo peculiar:
Había algo brillando en su interior.

El gato, lleno de curiosidad se lo llevo a su guarida, luchando contra la tentación de comerse esa deliciosa galleta, y allí la examinó con mas calma. Dentro, para su sorpresa había una mini-ciudad.

Se pasó días mirando el cono de galleta, como sus habitantes van monótonamente al mismo sitio con prisas hasta que, un día, se fija en un pequeño callejón y se ve a si mismo mirando el cono de galleta, en su ciudad, en el mismo tiempo.

El pequeño gato, asustado, huye y de una patada rompe el cono de galleta.

Oscuridad. No habían sonidos, el gato se vio a si mismo en la nada, solo..

Una luz cegadora llegó hasta el y con ella los secretos de la vida y del universo.

 

”Todas aquellas personas que estaban obligadas a vivir para trabajar, comer y dormir fueron liberadas y sus sentimientos y deseos han sido escuchados, ahora vivirán para lo que ellos desearon vivir.” 

Ahora te toca a ti encontrar ese cono de helado y romper barreras, liberar a tus seres queridos de la monotonía y vivir con lo que realmente quieres.

IES Isabel de España

Deja un comentario