devoción antes que depresión

-Una gran familia de arquitectos, ingenieros, matemáticos, mecánicos…Y esa familia tenía que ser la mía.   -Decía Iván entre lágrimas en el suelo de su habitación.

-¿La pintura acaso es tan mala? ¿Es tan malo ser feliz? ¿Si mi familia es feliz por qué yo no? ¿Por qué obligarme a ser algo que no quiero?   -Seguía diciéndose a sí mismo.

Su padre al otro lado de la habitación le escuchó, entró y se sentó a su lado en el suelo. Y le dijo:

-Sé que no te gusta pero compréndelo, nos hemos creado esta fama entre todos, ¿no te gustaría estar a gusto entre los de tu propia sangre? ¿Codearte con los mejores de su categoría? Hijo, que somos tu familia y tienes un alto potencial que estas desaprovechando. No te digo que la pintura sea mala pero, seamos realistas, te va a costar mucho para ganarte la vida con ella, ¿no crees?

-Sí, sí tienes razón papá.  -Se secó las lágrimas y se le iluminó la cara.

-Ya sabía yo que no nos defraudarías.  -le dijo su padre, le sonrió y se fue de la habitación; dejando a Iván solo.

Por la noche, con una pequeña maleta llevando lo esencial (ropa, dinero, etc) y un pequeño bolso lleno de pinceles se marchó de su casa.

-Estaré con los de mi sangre como dijo mi padre, y es que por mis venas corren glóbulos de todos los colores. Conoceré a los mejores artistas del mundo y aprenderé todo lo posible para ser el mejor pintando.  -Dijo caminando por la calle mientras se escondía de las luces.

 

 

 

 

 

the holstee manifesto

3 Responses to devoción antes que depresión

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.