Daily Archives: 8 marzo, 2016

El viaje sin retorno

Había llegado el día.

Sentada en el suelo del baño agarra la hojilla con decisión. Las caras de sus amigos y familiares invaden su mente uno por uno, pero aun así ella estaba decidida a proseguir. Empezó a pasar la hojilla por su fina piel, dejando una marca no muy agradable.
Sus padres, sus amigos… realmente no tenía a nadie y ella lo sabía. ¿No se había acostumbrado ya a sentir soledad? Bueno, sus muñecas no dicen lo mismo.
– ”Nadie lo notará” – pensó mientras caía una lagrima más por su ya mojada mejilla. Acto seguido apretó con mas fuerza la hojilla.
La gente que pasaba por su mente tenía caras de terror, angustia… incluso había quienes estaban en shock. Aun así ninguno lloraba. Ella veía así a quienes un día pudo llamar amigos cuando se enteraban del por qué no la verían nunca más.

Siguió apretando, haciendo un ultimo esfuerzo, hasta que al final consiguió su objetivo. Se dejó caer, descansando mientras esperaba que el tiempo acabara con el trabajo que ella misma había empezado.
– ”Mi madre esta en casa y no se ha ni enterado, irónico, ¿no?… bueno, adiós mamá…”
Su pequeño gato, triste por la expresión de su dueña y preocupado el color carmesí que cubría el suelo, se recostó sobre su abdomen, deseándole un buen viaje sin vuelta atrás.
Ella, con una leve sonrisa de alivio, se marchó para no regresar.

 

Escritura Creativa

 

 

IES Isabel de España

Mecánica de los cuerpos

-¿Te imaginas tener un reloj en vez de corazón? Piénsalo, no tendríamos mal de amores pero nosotros mismos jugaríamos con nuestros propios corazones. O un ordenador en vez de cerebro, lo tendríamos todo bien ordenado y no se nos olvidaría nada, aunque perderíamos la devoción por aprender. No, ya sé ramas en vez de pelo. En nuestra cabellera podríamos albergar vida y cuanto más grande sean las ramas más vistoso sería. Pero podarnos el pelo dolería algo más y sería un poco incómodo llevar unas ramificaciones tan grandes. No no, ¿y si en vez de nariz tuviéramos una pequeña ramita en el que hubiera una hoja y respirásemos como las plantas? Pero, cada vez que sople el viento saldría la hojita volando y tendríamos que respirar por la boca hasta que creciera una nueva. No, ya sé un xilófono en vez de dientes; cada vez que hablásemos haríamos música, aunque veo la comunicación algo complicada. O un caldero en vez de estómago, en vez de derretirse todo lo que comamos con los jugos gástricos se cocinaría todo en el caldero y haría un súper puchero de nutrientes a nuestro cuerpo, aunque no me veo con un caldero en la barriga; después de de haber perdido tanto peso volver a verme gordo no es una opción. Ah, ya sé, es la idea definitiva, en vez de ojos: 2 objetivos de cámara. Nunca jamás tendríamos problemas de visión y si quisiésemos ver algo más cerca o lejos haríamos zoom y lo veríamos todo, pero sería una pérdida importante al no tener la belleza que transmite la propia fragilidad del ojo humano y su iris. Bueno y tú ¿qué opinas? No me digas que no son buenas ideas para tu proyecto.

-No sé, pero tú calla y ayúdame a mover el cuerpo.

 Scroll to top