Mecánica de los cuerpos

-¿Te imaginas tener un reloj en vez de corazón? Piénsalo, no tendríamos mal de amores pero nosotros mismos jugaríamos con nuestros propios corazones. O un ordenador en vez de cerebro, lo tendríamos todo bien ordenado y no se nos olvidaría nada, aunque perderíamos la devoción por aprender. No, ya sé ramas en vez de pelo. En nuestra cabellera podríamos albergar vida y cuanto más grande sean las ramas más vistoso sería. Pero podarnos el pelo dolería algo más y sería un poco incómodo llevar unas ramificaciones tan grandes. No no, ¿y si en vez de nariz tuviéramos una pequeña ramita en el que hubiera una hoja y respirásemos como las plantas? Pero, cada vez que sople el viento saldría la hojita volando y tendríamos que respirar por la boca hasta que creciera una nueva. No, ya sé un xilófono en vez de dientes; cada vez que hablásemos haríamos música, aunque veo la comunicación algo complicada. O un caldero en vez de estómago, en vez de derretirse todo lo que comamos con los jugos gástricos se cocinaría todo en el caldero y haría un súper puchero de nutrientes a nuestro cuerpo, aunque no me veo con un caldero en la barriga; después de de haber perdido tanto peso volver a verme gordo no es una opción. Ah, ya sé, es la idea definitiva, en vez de ojos: 2 objetivos de cámara. Nunca jamás tendríamos problemas de visión y si quisiésemos ver algo más cerca o lejos haríamos zoom y lo veríamos todo, pero sería una pérdida importante al no tener la belleza que transmite la propia fragilidad del ojo humano y su iris. Bueno y tú ¿qué opinas? No me digas que no son buenas ideas para tu proyecto.

-No sé, pero tú calla y ayúdame a mover el cuerpo.

One Response to Mecánica de los cuerpos
  1. yamileymoralestavio@gmail.com'

    Yamiley

    oh dios mío, este texto es imaginación en estado puro, a medida que he ido leyendo no paraba de imaginarme todas esas cosas, sería genial ver a gente así… a parte de raro, me ha encantado, escribes muy bien Yes In Love

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.