La magia del carrusel

Montemos en el carrusel del alma, en el que cada vuelta le da sentido a la vida cotidiana. Con personas de todos los tamaños y colores. Hay gente que monta, sin miedo, feliz de estar donde está y asimilando cada vuelta que da, sin embargo también existe el terror en los que lo ven como lo que es al fin y al cabo, una máquina; y que cada vuelta que dé sea la última o pensar que se está olvidando de algo importante, algo de lo que remotamente posible pueda alterar su zona de comfort; aunque siendo realistas no es comfort sino una amargada rutina a la que uno se acostumbra. Por eso muchas personas vienen a este carrusel, es lo que no tiene su aburrida rutina, esa emoción por decir: ¡Al cuerno con el trabajo y el qué dirán!
Así que montaremos, nos lo hemos ganado pequeño.
Entiendo que te asustes, no has visto una máquina tan colorida así en tu vida y lo único que sabes es que se dan vueltas y la gente disfruta o al menos lo intenta, pero querido amigo éste es un tío-vivo singular.
¿Ves esa raya roja de la carpa? Es la presión de un hombre y por lo que veo bastante intensa, por lo menos el carrusel ha sido capaz de absorberla toda. Cómo ves, también hay espacios en blanco, y es que el temor a la máquina impide que ésta absorba los males. Así que, después de tragarte mi monólogo sólo quiero que te relajes y disfrutes del trance, ya verás que la magia si está dentro de ti, sólo tienes que saber enfocarla.

Deja un comentario