Homenaje a Jack Keruac

Estoy aburrido, no hay nada que hacer, todo a acabado, me levanto y me pregunto; ¿hará sol o lluvia?, adoro escribir, mi maquina de escribir se ha roto, buena noticia, ya me estaba cansando de enseñarles a ignorantes de mierda lo que hago, mira está lloviendo, pero no hay gente en la calle, ¿no se les apetece mojarse…o prefieren mojar con algún desconocido?, me levanto, tengo algo en el ojo, ¡¡JODER!!, como duele, llego a la cocina, abro la nevera, Coca-Cola o vino seco, da igual, ya estoy contaminado, los dos, me siento en el sofá, y me vuelvo a levantar, corro las cortinas y entran rayos de sol como disparos en una manifestación “hippie”, voy hacia atrás, me vuelvo a sentar y pienso: A quien quiero engañar, esto es una mierda, siempre me ha gustado la lluvia, y no quiero que haya gente en la calle mientras caen mis santa sanctórum del cielo, nunca veo la tele, pues…..¿qué hago aquí?, miro la Coca-Cola, es light, ya estoy muy delgado, la tiro al suelo, no me importa, solo son mentiras en una lata, me encanta el sol que entra por la ventana y hace que cierre mi ojo izquierdo, algo bueno saldrá de todo esto, y será algo dorado y eterno sin más, no hay necesidad de decir ni una palabra más.

 

-El mirlo de media noche-

Jack Martin Thomas

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.