El amor está en otro país

Pues yo no conoceré jamás la mágia creada al rozar los labios, no sentiré el satisfactorio apuñalamiento en el corazón cuando todo lo demás falle, cuando todo aquello, todo lo que he sentido termine. Con dulces palpitaciones de color rojo todo se separó, pero al desaparecer toda magia, regresaron aquellos sentimientos, recuerdos y demás palabrería sin importancia ahora ni antes. Pero aun sentía, en mis labios, aquel sentimiento indestructible.

Deja un comentario