El espejo

Ruido, sucio ruido, que hace arder mis timpanos en una hoya casi vacia.

Chusma, ¡Que chusma tan desagradable!

Pastores, pastores fieles en orgias milenarias, mordiendo carnales pezones y triturando el alma y la fe que antaño les habian otrogado.

Sucios, sucios reflejos de un espejo empolvado por una desconocida mano sudorosa.

-Que reflejo mas extraño, ¿Quien es aquel que no tiene ojos?, ¿Quien presume de carecer cabellera?, ¿Quien?, tu infiel, el que carece de voz, porque no tiene boca, avasallate tú que no tienes nariz, afortunado eres, pues no sientes mis insultos correr por tus oidos.

¿Quien es?, ¿Quien es el que no posee bellos, que irrumpen sin invitacion en la piel que careces?, ¿Quien es quien no posee rostro?

Soy yo

Deja un comentario