Lost in Translation


No entiendo ese defecto perverso que tienen los críticos de hacer una crítica que se cimbrea como una barcaza y que esconden bajo el disfraz de los adjetivos y la sensibilidad propia. Se quedan, entonces, en un mundo intermedio con la penosa intención de no quedar del todo a favor ni del todo en contra. Así, decir que Las Vírgenes suicidas es interesante pero está sobrevalorada es querer fijar la postura propia como canon antes que la opinión generalizada del público, que carece por completo de razón como ente. Y es que a veces, por desgracia, aun detallando el porqué de sus argumentos, parecen arrastrados por el virus de la contracorriente o, aun peor, de lo políticamente correcto. Estos críticos de hoy…

A la película que hoy me ocupa, Lost in translation, entre otros defectos, se la ha acusado de falta de intensidad narrativa. La película es lo que es y no es pretenciosa. ¿Falta de intensidad narrativa? Y bueno, no es El hombre que mató a Liberty Valance porque no es John Ford, pero quién es John Ford hoy día. ¿Scorsese, Woody Allen, Clint Eastwood, Jim Jarmusch?

Se acusa, además, a la película de tener momentos de humor poco logrados. No sé en qué lugar del título se oculta la palabra comedia, pero el sentido del humor, aún siendo universal, es al tiempo particular y un admirador como yo del humor inteligente no deja de sonreírse viendo a Bill Murray. Sofía Coppola dudo que dirigiera la película pensando en que las escenas humorísticas la elevaran. Y una gran película no tiene que situarse en todos los lugares comunes para ser una obra maestra. Lost in Translation no lo es, pero es una película efectiva y con un aire de sinceridad sin caer en la voluptuosidad ni en la pretenciosidad porque plantea un encuentro sencillo y sin engaños con el espectador.
Bill Murray y Scarlett Johansson están formidables, sobre todo Murray que no es un actor que nos deslumbre ahora porque ya había dado muestras de su talento anteriormente y sólo esperaba a un director capaz de sacarle de su papel de cómico. Cómo pueden decirse dos personas que se quieren sin tener que usar el lenguaje hablado: ellos usan otros recursos.

¿Qué le dice Bill Murray a Scarlett al final de la película?

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

2 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa