Por qué Edipo Rey

edipoAristóteles consideraba Edipo Rey la tragedia perfecta. Y es en el Capítulo XIII de su Poética, sobre la base de que la función de la tragedia es la catarsis del temor y de la compasión, mediante la provocación de ambas emociones en el espectador, donde revisa las características del héroe trágico. Y Edipo las cumple todas.

El que no sobresale ni por su virtud ni por su justicia, pero que no cae en la desgracia por maldad o por perversidad, sino por una falta.

Así, el espectador de la tragedia de Sófocles, gracias a este héroe, siente compasión por Edipo a la vez que le embarga una inconcreta aprensión de culpa. De esto tiene gran culpa Sófocles, que construye una obra negativa con un llamamiento positivo.Y no es éste un drama del destino ni uno freudiano ( Freud escribió sobre Edipo, a la que consideraba una obra que hablaba de nuestros deseso de infancia: según éste, ahí radicaba en gran medida su universalidad), ni un ejemplo de determinismo (Edipo no está condenado de antemano a su trágico final: son sus continuas malas decisiones lo que lo llevan a éste).

Knox, finalmente, ha aclarado, a nuestro juicio, el valor universal de Edipo Rey. Frente al sistema de apariencias, de suposiciones falsas, de juicios y de apreciaciones erróneas que el hombre se crea y enmascaran su realidad, de cuando en cuando una terrible catástrofe que desmorona sus frágiles castillos de arena le dan su dimensión exacta. Entonces se percata de que, como el Platón de la vejez, sólo la divinidad es la medida de todas las cosas.

*Extracto del prólogo sobre Edipo Rey en editorial Losada.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

5 Comentarios

Deja un Comentario
  • Aún estando en la posesión de verdad, cada uno interpreta en momentos diferentes sus tragedias. Por eso, al criticar, hay que hacerlo con sumo cuidad, porque en la mayoría de los casos, nos quedamos en nuestro lugar, sin tener en cuenta, lo que la otra persona está sintiendo cuando escribe. Edipo Rey, es un claro ejemplo.
    Un saludo.

    • ¡Hola guapa! Que gracias por seguirme en el blog, que me encanta que opines y que des tu punto de vista y que eso es triplemente bueno porque, como canta Mercedes Sosa, «hay que sacarlo todo afuera, como la primavera…» 😉

      Bueno dos cosas. Primero, eso que dices es tener empatía. Pues estamos de acuerdo. Pero como mi deseo es que la revista sea un lugar de crecimiento en la escritura y no solo un sitio donde exponer tus creaciones, que de esos hay miles, el espíritu crítico debe estar sí o sí. Mientras no se falte el respeto todo vale y más si no es para hacer daño. Y bueno en este tema no nos pondremos nunca de acuerdo porque tu tienes una visión romántica de la escritura y la usas como medio para expresar tus sentimientos y emociones, y yo la veo como un arte. Y es ahí, en ese lugar donde están tus emociones, donde la crítica te incomoda. Yo nunca voy al sentimiento con que escribes: sí al arte que manejas y cómo lo usas porque es sagrado como para un adivino griego las entrañas de un ave (que se lo digan al pobre César cuando lo de los Idus de Marzo).

      En cuanto a poner de ejemplo Edipo Rey, no le veo similitud, creo, lo que narra la obra con eso de la empatía. En todo caso, Edipo no es un caso clínico de fracaso empático, sino de malas decisiones (porque cargarte a tu padre explícitamente es ya un error mayúsculo, y más cuando el pobre hombre no le había hecho nada, pobrecillo). Te lo comento porque lo tengo en la mesilla de noche y ahora comencé con Electra, otra obra que releo porque es que este tío escribía como … los dioses olímpicos.

      Y ahora que ya nos hemos explayado, ¿qué tal la camisa? Ya debió llegarte, son de uno a dos días laborables, a ver qué me cuentas, 😉 La mía tarda todavía unos días. 😉

  • Hola Julio Julito calurosito….las razones de mi anterior comentario, no tienen nada que ver con la revista, en la que me siento muy a gusto, y eso de que no encajo las críticas..uuuummmmm….vamos a dejarlo ahí..jajajajaja!!!!!!
    Creo que matar al padre por estar enamorado de su madre, en fin, como se suele decir, es mío y lo hago como quiero….Es cierto que para ti la escritura es un arte, para mí, un campo abierto donde «gritar» mis emociones, y no cumplo las normas básicas, porque mis sentimientos son libres, que no debería de hacerlo así, te doy la razón, pero como en ocasiones, la pasión adelanta a la razón, siento decirte que tienes una Luna Lunática en la revista suelta, contando mil batallas que sin contenido artístico, están y por ello tengo que ser agradecida y reconocer que tan sólo dejarme publicarlo, ya es agradecimiento pleno de corazón….
    Pues fíjate, la camiseta no me ha llegado todavía, sino te hubiera comentado, como quedamos, creo que en éste tiempo, las cosas tardan más de lo esperado, si me llega antes que a ti, te cuento….
    Besos, gracias por dejarme estar y compartir con vosotros.
    Ya te comenté la portada de la revista, pero aún así, te felicito desde aquí, y por los ganadores, ha sido un concurso justo y han ganado los mejores, gracias por hacer las cosas bien y seguir creciendo… No cambies…
    Besos de cariño y abrazo de oso….

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa