Rayuela

rayuela-catedraAtento al noveau roman, Julio Cortázar, genio universal del cuento y la novela, publica en 1963 Rayuela.

En sus novelas, Cortázar confirma su manera revolucionaria de observar y de representar la realidad. Carlos Fuentes ha afirmado que éste lleva a cabo una revolución contra el mundo estático del pasado al crear

[…]un mundo totalmente inventado, totalmente ficcionalizado; llena el vacío con el accidente, la comedia, el error, la banalidad; con todo lo que no existe den el rito sacralizado de la vida latinoamericana.

Y así, en Rayuela, obra abierta, modelo de «contranovela», la denuncia de la inautenticidad de la vida y de la literatura estética y psicológica se produce por medio de la ironía, de la incongruencia, de la autocrítica. El lector es cómplice de la búsqueda. Se ha definido a este libro como una bomba de relojería. Destinado a arrasar con todo lo viejo y lo inauténtico es, en esencia, la historia de la renuncia a la acción como protesta contra el conformismo. Representa la situación del intelectual que, por no someterse a las circunstancias, permanece pasivo. Es la posición de Oliveira, el personaje central de la novela. Pero Rayuela es también, según el autor, una «novela puente», entre lo que está perdido y lo que es recuperable. Aunque es cierto que parece muy poco lo recuperable, si nos atenemos a este texto amarguísimo y demoledor, a esta cruda protesta contra todo lo que es inauténtico.

Para concluir esta breve reseña crítica, añadir que es la novela en que hace explosión lo novedoso de Cortázar. Lo primero que sorprende es la originalidad de la estructura, un «pastiche», un collage que se concreta en capítulos y recortes que pueden componerese de mil maneras diferentes: además de las dos novelas sugeridas por el autor en la advertencia inicial, Rayuela se presta a una serie prácticamente infinita de lecturas a gusto del lector, y el mismo Cortázar extraerá del capítulo 62 una nueva novela, precisamente 62 modelo para armar, donde el lector se ve invitado nuevamente a construir libremente su novela.

Aquellos que la han leído argumentan que les cambió la perspectiva de lectores. A aquellos que les gusta escribir, al igual que lo puede dar la lectura de Shakespeare, Homero o Beckett, Rayuela te cambia para siempre. No hay ninguna buena razón para no leerla (y si no supieras leer, que te la lean). Un amigo dijo una vez: si tuviera que quedarme con dos novelas que me hubiera gustado escribir, serían Pedro Páramo y Rayuela. Y porqué me daba en la nariz que tenía toda la razón.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

3 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa