Periodismo, blogs y Twitter: ¿información vs opinión? y un alegato final

newspaper¿Tienes un blog? Leyendo comentarios en la blogosfera, hay una opinión que se extiende como una tinta azul vertida en agua: los blogs desaparecerán por su concepto unipersonal. Se pretende una profesionalización en las bitácoras -no sé quién la pretende y cómo se va a profesionalizar, como si fuera una empresa,  algo construido de forma individual- que provocará estructuras similares a los periódicos, donde el canal de distribución sigan siendo los blogs, pero la estructura de redacción sea más parecida al periódico que al blog actual. Y se dan de bofetadas a ver quién acierta con la muerte de la blogosfera -hay quien le da dos años-, y su evolución o reconversión.

Pesimismos aparte -puesto que este futuro lo darán los consumidores de blogs-, sí que encuentro varios condicionantes sobre el periodismo actual y los blogs. Por una parte, el blog no es una solución a la libertad informativa, puesto que su identidad la conforma la opinión. Un blog carece, por definición, de rigor informativo. Si un blog reproduce una información periodística, lo que hace es clonar la función de los medios de comunicación, y para mí no sería un blog, sino un repetidor (como un retweet). La verdadera diferenciación con los periódicos de papel o digitales es la visión personal de la información.

Pero ese aporte individual no aporta necesariamente calidad, porque no hay un canal de depuración, o un editor que haga de centinela de ese artículo. El blog es lo que es.

El blog, además, se ha aprovechado de un momento de incertidumbre en los medios de comunicación. La visión sobre el periodismo está en horas bajas, y los desmentidos sobre noticias se suceden -un claro ejemplo es la prensa deportiva- y, además, da la impresión de que algunas informaciones las podrían haber escrito autómatas.  Debería exigirse al periodista no sólo trasladar esa información con veracidad al ciudadano, sino, además, despertar la capacidad crítica.

La mayoría de los periódicos de este país están más preocupados por su «línea política» y por mantener un «electorado» de lectores reafirmando una identidad ideológica. Esto siempre ha sucedido en periodismo, cierto. Pero esa línea ha empobrecido, hasta niveles insostenibles, la información, y han triturado tanto las noticias que esperan que los lectores ingieran la papilla sin más. El periodismo debe ser más aséptico y riguroso, pero, al tiempo, crear opinión ciudadana.

El papel del periodista es establecer un sistema de valores“, sostiene Juan Luis Cebrián, consejero delegado de PRISA.

El periodista no debe establecer un sistema de valores, porque entonces el sistema de valores transmitido será el del medio de comunicación (Onda Cero, Prisa, COPE, El Mundo, La Vanguardia, Marca, As, etc.) que publique las noticias o el del periodista. El ciudadano es perfectamente capaz de hacer un juicio por sí solo, sin injerencias ajenas ni construyéndole líneas de pensamiento. El periodista informa, genera opinión, pero la escala de valores es un valor individual y social generado de forma particular a partir de re-elaborar esa información tras nuestra reflexión.

Volviendo a los blogs, ¿son difusores de información válidos? Mi opinión es que son parciales y sesgados, y que su misma riqueza como generadores de opinión los hace al mismo tiempo carentes de rigor.

En Twitter, este rasgo es aún más evidente. En positivo, Twitter tiene la inmediatez -un valor de estos tiempos y asociado a internet-; es una carretera donde transita la información -desechable en mayor parte- y una potencialidad para la pregunta y la respuesta sintética. Pero el uso mayoritario no es el de autopista de conocimiento, sino el de interacción entre usuarios. Promoción, opinión, anécdotas de la vida personal -tampoco cabe mucho más-. Sí, hay intercambio de información entre usuarios y amigos, -sobre todo, tecnológica- pero no está catalogada, es apabullante la cantidad de twitteos a seguir, y de nuevo nos encontamos -como en la lectura- con el factor tiempo como hándicap. Y, además, es circular, esa información es básicamente accesible dentro del grupo de seguidores y amigos que uno poseea en Twitter. Lo que quiero decir es: no se amplía, creando un círculo vicioso autoreferencial -otro problema de las bitácoras-.

Otro gran hándicap de las bitácoras es el dominio de la tecnología en la red. Las bitácoras son un claro ejemplo del abuso de noticias sobre tecnología. Pero en la vida real, ¿cuántas revistas sobre tecnología se venden? ¿Existe alguna revista especializada -esto es, no consumida por, digamos, profesorado de ciencias universitario, o por ejecutivos de Sun o IBM- disponible en cualquier quiosco?

La respuesta, claro, es no. Tan sólo por el propio sentido de la red, las informaciones sobre tecnología son las predominantes. Las bitácoras deberán readaptarse en un futuro -ya- para ser más plurales según se vaya ingresando más lectores por la desaparición de los periódicos en papel, tal y como los conocemos. Porque de esta readaptación dependerá su futuro: todo queda obsoleto si se encuentran vías más fáciles de usar -la tecnología tiene una base de «la gente es estúpida y cómoda» innegable- en aparatos que usemos a diario -los teléfonos móviles-. Las grandes empresas de comunicación no van a poder compatibilizar la edición en papel de forma que puedan ser solventes  -lo que ya, a tenor de las informaciones que surgen a diario, parece inevitable, al igual que el Kindle o lectores digitales similares pueden acabar definitivamente con los libros-. Estos lectores buscarán las vías alternativas que les ofrezcan esas empresas o que puedan sustituir el periódico del desayuno, y la apuesta será internet.


Alegato final.

nueva-imagenY el blog, reconvertido, puede ser una opción potente. Pero dejo una cuestión importante: ¿nos deshumanizan los blogs? La respuesta evidente es SÍ. Internet nos deshumaniza porque, hasta donde yo sé, internet es una creación artificial del hombre -cultural-, y no he leído todavía si la primera red  primitiva salió del mar hace 40.000 millones de años. La naturaleza no nos ha dado el plástico para que presionemos muelles o enviemos información a otros. Mover información, compartirla, forma parte de una tendencia social, pero nuestra función es vivir. Y eso se nos olvida demasiado a menudo. Lo demás, bitácoras, Twitter, redes, periodismo, futuro, etc. es accesorio. El futuro de la red, entre mis prioridades personales, me es indiferente. Escribo en una bitácora porque me gusta comunicar mis ideas, mis aficiones, mis puntos de vista, y adoro escribir. Ese ansia de priorizar la información, su gestión, cómo se maneja -porque la información es poder y es necesaria su depuración y rigor para evitar el control de los estados y los poderes económicos-, es un rasgo más de estos tiempos posmodernos que vivimos.

Pero no hagamos tanto caso de las necesidades ajenas. Si los periódicos tienen que reconvertirse o no, si las bitácoras tienen que evolucionar o no, o si hay nuevas formas de contacto o sociales entre personas que no incluya el abrazo, el roce y la mirada real -no a través de la webcam-, es ajeno a todos los que no somos empresarios o vayamos a usar esa tecnología para reafirmar el sistema de consumo. ¿Porqué tanta insistencia en la regulación de internet?

Porque es un medio de acceso a vender artículos de consumo.

La tecnología tiene que servir para mejorar la vida o para ampliar el conocimiento de quiénes somos y de nuestro entorno. Pero jamás para que nos sirvamos de medios artificiales y perdamos nuestra humanidad, eso que nos hace sentir. Por eso hago tanto hincapié en el exceso de noticias tecnológicas, aburridas, repetitivas, donde unos y otros van dando respuesta a evoluciones probabilísticas de la red, donde se habla de la cámara NX299023948 FFW/H que ahora sí que puede freír un huevo diciendo «abracadabra». Hay más gente que le interesa esto que quién fue Nietzsche, las razones de la supuesta -y dada por hecha- supremacía cultural occidental ,  porqué estructuramos nuestro sistema lógico en oposiciones (real/no real, blanco/negro, 1/o, falso/verdadero) o porqué Shakespeare se adelantó a Freud en la descripción de las pasiones humanas.

Me preocupa.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

10 Comentarios

Deja un Comentario
  • Ahora no recuerdo donde, pero se hacía la misma pregunta de ¿por qué los medios no pueden ser totalmente objetivos si a mi lo que me interesa la información? Son dos razones, la segunda ligada a la primera, si fuese la misma información sólo debería de existir un medio de comunicación, ¿no?, ¿para qué voy a pagar diversos medios que dicen lo mismo si con uno basta? Y la segunda es que la falta de otros medios implicaría quejas de que sólo existe un único medio.

    Lo que dices de los blogs es cierto. Pero de verdad tiene más rigor informativo lo que dice un periódico (pongamos El Mundo o El País) en una noticia cuya fuente principal es una agencia (por ejemplo EFE) que la que escriba yo en mi blog y la he vivido siendo lo mismo? A parte del hecho de que en una misma noticia cada medio le da una importancia distinta. Si por ejemplo llueven peces en Barakaldo, un informativo nacional comentará la noticia y poco más, mientras que una televisión o periódico de la provincia o de la comunidad autónoma se meterá más a fondo por serle más cercano y propio.

    Quizás no aporte mucho a tu post, pero bueno, al menos me desquito xDD

    Un saludo

    • ¡Cómo que no aporta! No comparto esa idea 😀
      En tu primer párrafo, el asunto supongo que va porque cada periodista -y periódico- se asoma a la realidad de forma diferente, por diversas razones. Una que creo muy válida es que los periodistas son personas y por lo tanto diferentes. El que una ley como la jornada laboral de 65 horas semanales la aborde en positivo o en negativo un periodista aportará una visión diferente del hecho. Eso que digo en el artículo de: informar y crear opinión. El periodismo regula a los estados -o digamos que los vigila, o lo intentan-, pero entre ellos también debe haber regulación -y vigilancia entre medios, aparte de que todos deberían ser conscientes del código deontológico de su profesión-.

      En cuanto a la segunda parte, el periodista no creo que deba involucrarse personalmente demasiado en la percepción de la noticia y ser lo más neutral -ya sé que la objetividad absoluta no existe- que pueda. No es lo mismo, creo, que un profesional de Ciencias de la Información con experiencia profesional aborde una noticia que la haga yo, por más que sea el afectado principal.

      Tus argumentos son un punto de vista que puede tener mucha gente, así que no necesariamente estás equivocado o tienes menos razón. Esto de opinar es una cuestión subjetiva. Ocurre que le doy a la profesión periodística el crédito y el beneficio de la duda, pero eso no implica que tú u otra persona nos acerque una noticia de forma más eficaz. Doy siempre ventaja a los que dominan una técnica y la aplican con profesionalidad que, insisto, no tengo porqué negar a los buenos profesionales del medio.

      ¡Gracias por tu comentario! Me equivoco mucho, así que si alguna vez no estás de acuerdo, como en esta respuesta a tu comentario, tú di lo que piensas que estaré encantado de tener otro punto de vista. ¡Un abrazo! 😀

  • Hay más gente que le interesa esto que quién fue Nietzsche

    No se trata de eso, simplemente la blogosfera se compone de microaudiencias y algunas son más visibles que otras, pero haberlas hailas (siempre que no te cierren el chiringuito por infringir el copyright).

    ¿Por qué tecnología?

    1-Los tecnólogos llegaron primero, la antigüedad pesa. Los bloggers más activos o son informáticos, o viven de la tecnología (estoy pensando en todas esos «consultores» que aparecen como setas). Saben de posicionamiento, SEO, pagerank y demás mandangas que son inaccesibles a la mayoría.

    2-Los que aspiran a formar parte de «la élite» no son bobos, ven dónde está el turrón y van a ello. Son el equivalente internetero de los aspirantes a triunfito.

    3-La blogosfera existe gracias a la tecnología, así que, por definición, difícilmente habrá en ella alguien que no esté mínimamente interesado en el medio en que se mueve. ¿Si mañana te regalan un Sony Reader me vas a decir que no estarías como un niño con zapatos nuevos?

    4-Un blog lo puede hacer cualquiera y, por estadística, es más fácil encontrar un aficionado a los videojuegos que un filósofo. Hay temas que interesan a todo el mundo (actualidad y humor) y otros condenados a ser minoría (literatura). Este fenómeno se reproduce dentro de cada temática: creo que es muy significativo que el blog literario con más audiencia esté dedicado a Harry Potter.

    Quizá el problema son los rankings, que dan la impresión de que siempre son los mismos, como si no existieran más blogs. Pero si buceas un poco por google encontrarás muchísimas bitácoras de temas que te interesan.

    Y no te preocupes tanto :p

    • Chica, he escrito la respuesta a tu comentario 3 veces porque me sale un pedazo de comentario que parece otro artículo jajaja. El Haikú no es lo mío. 😀

      En primer lugar, gracias por el comentario. En segundo, tengo la escopeta cargada 👿

      a) Veo que lo que es la tesis central de mi artículo no la has mencionado, por lo que entiendo que la compartes. 👿

      b) Los dos sabemos perfectamente que el 70% de la información son noticias sobre tecnología y, aún más, es la que se prestigia por encima de otras. Lo que sucede que tu lado geek te traiciona. Estás poseída.

      c) Hay que situar la reflexión, el pensamiento crítico y la calidad de contenidos por encima de aspectos puntuales como que internet requiere de un conocimiento técnico. La tecnología es una herramienta y no un juez que dictamina lo que es relevante en función de su utilidad.

      d) Que un blog lo pueda hacer cualquiera es, al mismo tiempo, una bendición y un problema -de nuevo, calidad en los contenidos-.

      El problema no son los ránkings. En un comentario en Mangas Verdes, decían que en Technorati el 60% de los blogs son tecnológicos. Dime una revista que se venda en los quioscos que hable de tecnología. La red es como el Manga, tiene su filosofía, su lenguaje y se conforma de una forma particular. Pero hay que abrirla, porque invertir tendencias es muy difícil, y mientras antes nos pongamos las pilas antes comenzarán a equilibrarse los contenidos. Dudo mucho que, salvo a los que tienen bitácoras sobre tecnología y difunden esa información, al resto le inquiete lo más mínimo si Steve Jobs fue a mear o si Google Wave va a ser la bomba -porque es información de un producto de una empresa para hacer central su aplicación frente a otras-. Me podría pegar con el tema este horas pero si no me va a salir por cuarta vez un pedazo de comentario 👿

      Y si vas a regalarme un lector digital, también me mola el Kindle 😀

  • ¡¡Hola de nuevo!!

    Ante todo decirte que soy estudiante de Periodismo o Ciencias de la Información, por lo que sé un poco de lo que hablo xD. A lo que me refería en mi anterior comentario es que los propios medios son los que se involucran más o menos respecto a la cercanía del acontecimiento, no el periodista (que puede que también) si no el medio, porque cuanto más cercano es el suceso para el consumidor, más interesado está en conseguir información sobre él. Por eso las ediciones regionales de los periódicos tienen tanta audiencia, porque habla de lo que les afecta en primer plano.

    Y en referencia a la ideología política de cada medio y/o periodista. Por la Facultad ya nos han dicho más de una vez, que lo primero que se debe de hacer en una redacción es aprender lo que no se enseña, es decir, aprender cómo se escribe en ese medio para aplicarlo a la redacción de tus noticias y es eso lo que da la interpretación, el periodista, salvo en contadas ocasiones y que sea uno de renombre, está bajo el peso del medio para el que trabaja, no puede hablar de manera personal, si no como medio, quizás piense una cosa distinta, pero desde arriba le han dicho que escriba lo que ellos quieran.

    Otro saludo.

    • ¡Hola Bori! Pues mira, una opinión de un futuro periodista, está muy bien para contrastar. Es cierto eso que dices, o al menos es la percepción que uno tiene, y lo que me cuentan amigas periodistas: que están bajo el peso del medio para el que trabajan y qué fácil es hablar de lo que debería ser cuando al día siguiente hay cosas que pagar y hay que comer todos los días.

      Un abrazo! 😀

  • – Es la eterna lucha entre la norma social (por así llamarlo, lo comercial, lo que se lleva) y la subjetividad y la esencia de las cosas. En Internet la supremacía la tiene la tecnología, y solo hay dos opciones frente a eso:

    1ª sigues la marea, y abres un blog sobre tecnología, feeds, estadísticas de google, pagerank, recursos para que gente pueda seguir escribiendo sobre lo mismo que tú, etc (esto no quita que a la cultura tecnológica estés aportando algo, lo cual está bien, pero creo que hay cosas más importantes, eso ya es mi opinión)

    2ª Eres fiel a tí mismo y escribes sobre lo que de verdad te interesa escribir, por ejemplo, mi caso, donde mi blog es personal, con gotitas de pésima literatura casera. El nivel de interés será del 0,01%, y sé que no puedo hacer nada, porque interesa más google wave que mis escritos y tonterías, además de que no tengo ningún rigor ni conocimientos suficientes frente a noticias que supuestamente están increiblemente bien redactadas, o simplemente hablan de lo que la gente quiere escuchar.

    – En cuanto a la ideología política en un periódico, pues lo veo fatal, pero supongo que es ley natural, que siempre acaba pasando de una forma u otra, rápidamente o a pasitos. Creo que la profesión de periodista, por eso mismo, está en su peor momento ( a menos que te guste ser peón de un partido político), por eso apoyo a los bloggers ante los periodistas. Y sí, un blogger no tiene rigor científico ( y es su opinión lo que vierte en los posts) pero al menos no está condicionado por nada, al menos lo que dice es sincero (sea bueno, malo, distinto), y por eso siempre me llegará más algo así que un trozo de papel donde se pone a parir a los antiabortistas del PP, donde se puede leer entre líneas la misma, larga, y aburrida historia de siempre………………..

    Un saludo Jules!!! 🙂

    • DaveStrife, claro, directo y al tema! 😀 Nada que objetar, discrepo en alguna idea, pero es una opinión que comparte mucha gente de la red y ¡viva la disparidad de criterios! 😀

      ¡Un saludo y gracias por tu opinión! 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa