Haidar, la dignidad y sus hijos

earth_on_fire

P. Usted tiene dos hijos pequeños. ¿Ha pensado en qué sería de ellos si usted muriese?

R.
Tengo dos hijos, pero también tengo mi dignidad, que está por encima de
mis hijos. Lo que ha sucedido es un ataque a mi dignidad que no puedo
aceptar. Entre mis hijos y mi dignidad, prefiero mi dignidad. Ellos
vivirán sin madre, pero con dignidad.

Entrevista en ElPais.com a Aminetur Haidar, activista en huelga de hambre, en Lanzarote.

Activista tiene un matiz semántico peyorativo, probablemente por culpa de los gobiernos, que siempre han buscado la forma de desligitimarlos: arrojan cócteles Molotov, hacen manifestaciones salvajes y donde van aparece el caos social.

Dicho esto, ¿hasta dónde pueden llegar las ideas? ¿Puede el mundo de las ideas convivir con las necesidades reales? Las palabras de Haidar me han afectado profundamente. Me han producido un rechazo. Podría decirse que son atroces. Prefiere la dignidad propia a sus hijos. ¿Qué es la dignidad, sino una creación del hombre, un sentimiento real y que tiene que ver con la sensación de sentirnos desnudos? Claro que Haidar tiene el derecho, si se siente así, de manifesarlo y de usar las herramientas que considere oportunas para que la traten con justicia, como es la huelga de hambre.

Lo que me resulta curioso es cómo una activista de los derechos humanos, o al menos es así como se la describe en los medios de comunicación, no tiene en cuenta los derechos de sus hijos: a una educación, a una familia -si así conviene-, a recibir cariño y atenciones, etc. En un mundo en el que se cometen barbaridades contra los más indefensos, escuchar que puede haber una causa lo suficientemente fuerte como para que prefiera la dignidad, y que razone que está por encima de sus hijos, es un síntoma de los extremos a que nos lleva este mundo loco.

Si los terroristas que se inmolan, provocando masacres, lo hacen porque llevan sus ideas al extremo de dar su propia vida por una causa, ¿estamos ante un caso análogo, con matices diferentes? ¿No puede acaso continuar Haidar su lucha en un perfecto estado de salud, o hacerlo de forma consecuente, pero sin arriesgar a sus propios hijos? ¿Por qué tienen que aceptar ellos la decisión de su madre sin que les genere conflictos en el futuro? Lo pueden respetar, sí, pero este tipo de conductas sólo lleva a herencias que perpetuarán una forma de enfrentarse a los conflictos que generará más odio y desencuentro.

En el ecologismo también hay líderes -un líder simplemente es alguien al que siguen muchos otros- de lo extremo: aquellos que anteponen, igualmente, los animales por encima de las personas  o cualquier otra idea similar y llevan sus ideas hasta las últimas consecuencias: esto es, arriesgando sus vidas e inclusive las de sus seguidores, cuando no las de otros.

Las ideas están, considero, para iluminarnos el camino. Para encontrar nuevas vías. Podemos protestar, manifestarnos, hacer ruido, mostrar nuestro desencanto. La democracia tiene una vía poderosa que es el voto. Aunque a veces resulta coja, es una herramienta universal y al tiempo ha demostrado que provoca cambios, y por lo tanto nuevos caminos para enfrentarse al mundo y al futuro.

Un activista, ya sea del pueblo saharaui o del tabaco en pipa, tanto me da, no debería esgrimir las ideas como quien blande bombas atómicas. Las ideas las transportamos personas. Pero no nos subamos en ellas como si fueran el último salvavidas en el océano: las ideas no nos conforman, no son nuestra esencia.

Sólo los que siguen vivos y generan amor a su alrededor pueden seguir de pie, construyendo la nueva vía que  desarrolle ese cambio que se busca.

De nada sirve que los hijos de Haidar tengan que seguir el suyo con la cruz de su madre al pie del camino.

Imagen: FrankPaulGambino.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa