Y si me trajeron carbón

¡Te han traído carbón y desesperas! Tal vez te piensas que no es nada justo que te hayan enviado carbón como regalo. Y estoy de acuerdo contigo. Olvídate de esa famosa expresión, tan patética, que dice:

Si me traen carbón, ¡hago un asadero y qué rico lo voy a montar!

Nada de eso:

  1. Todo el mundo sabe que es TU carbón y que has sido malo malísimo.
  2. Vas a preparar todo el asadero para no sentirte culpable y en el mismo verás los maravillosos regalos que llevarán tus amigos, que sí se han portado bien y a los que NO les han traído carbón.
  3. El que te dijo que hicieras el asadero jamás ha abierto un regalo de Reyes donde hubiera carbón.

Es por eso que te recomiendo otras alternativas y aplicar la psicología inversa:

  1. Reclama. Estamos en el país de las reclamaciones. Correos igual no funciona del todo bien, pero envía una carta con franqueo donde les digas a los Reyes Magos que quieres que se pasen a recoger el carbón que no lo necesitas, ¡aunque te lo merezcas!
  2. Regálalo, ¡mala persona!
  3. Haz una lista de cosas buenas que hayas hecho el año anterior, reúne a tus amigos, léela y luego entre lágrimas enseña el carbón y di: ¡no es justo, no es justo!, aunque todos sabemos ¡que eres más malo que pegarle a un padre!
  4. Lanza indirectas negativas sobre los regalos de tus amigos. Te sentirás mejor, ellos peor, y así equilibras, ¡malo, que eres malo!
  5. No se te ocurra buscar un panegírico sobre las bondades del carbón vegetal y estar un mes lanzando teorías sobre éste. Cornudos sí, pero apaleados no. En todo caso, desvía el tema y habla de la bolsa y los valores inmobiliarios o mejor ¡cállate y no digas nada, mala persona!
  6. Hazte un blog.
  7. ¿Tienes blog? Planta un árbol. ¿Ya lo has plantado? Escribe un libro. ¡Pero uno de los buenos, coño! Lo de traer un hijo, si puedes evitarlo… ¡es que eres un padre al que regalan carbón! Sé coherente, aún no estás preparado, ¡eres más malo que Caín!
  8. Guárdalo y regálalo a algún amigo en su cumpleaños y cuando lo abra grita: «¡Jajajaja, jajajaja!», con tu tono de voz más exagerado e hipócrita. Fijo que alguien se ríe contigo. Procuran que haya muchas personas en la fiesta para que la probabilidad de que otro gilipollas se ría contigo aumente. ¡Hay gilipollas en todas partes!
  9. Lee a Bucay. Bucay tiene soluciones para todas las vicisitudes de la vida: ¿que te coje un coche?, pregunta a Bucay, ¿una depresión?, pregunta a Bucay, ¿eres mala persona?, pregunta a Bucay, y si no tienes problemas al menos te deprimes por la mierda de persona que no puedes ser todavía y por no alcanzar el conocimiento y la felicidad eternas y al menos te olvidarás del carbón de los cojones y si por lo que sea te coges una depresión mírale el lado bueno que no es que yo crea que te la mereces pero lo pienso.
  10. Raja. En general, raja del gobierno, de la familia, de las mujeres, de los amigos, del vecino, del jefe, de Obama, de la cesta de la compra, del paro y de la crisis económica, y si se te ocurre algo más, ¡sigue rajando! Te convertirás en un amargado: o preguntas a Bucay -de nuevo-,  o vas a tu ayuntamiento, pides permiso para acampar y hacer fuego -¡importante eh!-, te vas solo una noche de sábado (porque ¡quién quiere estar con una persona como tú, que eres más malo que la quina!), haces una fogata con el carbón y te comes unos chorizos argentinos o lo que te dé el sentido del gusto (que en tu caso es más bien un sinsentido, ¡que eres más malo que Judas!). Nada de esto funciona pero mantener la mente ocupada en otras cosas ayuda un montón, ¡aunque nada es suficiente para ese sentimiento en el que te sientes como una mierda pinchada en un palo!

En fin, espero haberte dado alternativas o al menos sugerencias para ese momento dramático en que se destrozan todos tus sueños y te sientes mala persona. Si alguno de los amables lectores tiene algunas sugerencias para estas situaciones desagradables, agradeceríamos las mismas para ayudar a estos pobres desgraciaditos en estos tiempos tan duros para todos, aunque sepamos que, en el fondo, lo único que merecen es nuestro desprecio. 😀

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

7 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa