¡Presento estas pruebas en mi descargo!

Como se decía en el naturalismo -versión: la corriente literaria-, si el hombre está condicionado por su físico -los malvados tienen deformaciones físicas y las personas bellas tienen un alma cándida y son espejo ético-, la literatura que leo me ha moldeado y soy producto también de ésta. De ahí se explican muchas cosas 👿 .

Efectos secundarios de la literatura estadounidense (Manhattan Transfer, Hamlet, El guardián entre el centeno, La carretera):

  • Adicción a la literatura estadounidense -obviamente- y a Nueva York como símbolo de lo estadounidense.
  • La  juventud perpetua, o el síndrome de Peter Pan, acentuado por las relecturas de El guardián entre el centeno.
  • Adicción por  los párrafos eternos y las descripciones en mi escritura  (McCarthy, del que adoro Meridiano de sangre).
  • Siguiendo la trayectoria literaria de Roth, deseo de convertirme en profesor seducido por jóvenes alumnas caribeñas (La mancha humana).
  • Las crisis y los pobres existieron siempre (Dos Passos)

Efectos secundarios de Haruki Murakami (After Dark, Tokio Blues, Sauce ciego, mujer dormida):

  • Adicción a las modas -también literarias-.
  • La noche no es un lugar extraño: son las personas.
  • El gusto por la mezcla de lo norteamericano y lo japonés en una mixtura adictiva, también llevado a la gastronomía -mezcla de comida rápida y japonesa-.

Efectos secundarios de Hamlet, Ulises, Poesía Completa de Dickinson y El retrato de Dorian Gray:

  • Defensa salvaje de «los clásicos».
  • Adaptación canariona del «ser o no ser» a un -más dialectal- «ños, qué movida»
  • Si uno lee a Dickinson y a Joyce, el entrenamiento te da para entender manuales de física cuántica.
  • La certeza -abierta a nuevos argumentos- de que Shakespeare es el centro del canon… ¡porque le nombran todos los demás!
  • Wilde es el escritor en el que el genio sale a borbotones por todas sus letras. Shakespeare, en cambio, se oculta siempre detrás. Wilde, por tanto, es un exhibicionista de su talento. De ahí que yo sea un poco exhibicionista.

Estadísticas para gente de ciencias.

  • De los 11 libros fotografiados, no he concluído dos de ellos (Ulises de Joyce y Sauce ciego, mujer dormida de Murakami)
  • Esto es, 2 de 11, es decir: el 17,6%
  • El número de autores en lengua inglesa es: 8 autores de 11, es decir: el 72%.
  • El número de libros que he leído al menos dos veces es: 9 de 11, es decir: el 81%
  • Tan sólo 1 de 11 de los libros es de poesía.
  • Conclusiones: Leo casi todo lo que me compro/regalan, soy adicto a la literatura en lengua inglesa, releo la mayoría de los libros que tengo y prefiero la narrativa a la poesía-.

😀

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

12 Comentarios

Deja un Comentario
    • @Ángel: Ni idea, yo como soy de narrativa… Pero tengo claro que si alguien quiere escribir poesía y apenas la lee, repito el chiste de un ex catedrático profesor mío, Suso Páez, de Literatura Contemporánea Española, y además de jurado en premios nacionales, poeta: «Lea usted mi poemario, me salió así…» Y él contesta: «¡Así fue que le salió!». Es in-com-pa-ti-ble escribir sin haber leído antes. Es una cuestión de herencia. Un abrazo. 😀

  • CIERTO! SOMOS LO QUE LEEMOS, POR QUÉ ES AHI DONDE SE EVIDENCIAN NUESTROS GUSTOS Y REFLEJO EN EL ESPEJO DE NUESTRA PERSONALIDAD, TAMBIEN TENGO GUSTO POR LOS AUTORES ESTADOUNIDENSES, SEAN POETAS O NOVELISTAS.
    Buen fin de semana Julio.
    Saludos!

    • @EURICE: Otro buen fin de semana para ti, veo que la literatura en lengua inglesa tira, y la estadounidense -no sé yo si en estos momentos es la que exporta mayor número de talentos, el resto de países va casi en unidades: Bolaño, Villoro, Javier Marías o Juan Marsé y Houllebecq-. Me dejo unos cuantos pero si coges el santo grial estadounidense de Salinger, Pynchon y McCarthy -y los grandes como Roth, Morrison, digo vivos- no sé yo si hay otro país con una literatura tan imaginativa y potente en las últimas décadas en el resto del mundo. O soy injusto y olvidadizo. Un abrazo. 😀

    • @Alijodos: ¡Pues me alegro que compartas lecturas! A ver si un día escribes algo de las tuyas y así me intereso por autores o libros nuevos, que es me encanta. ¡Un abrazo! 😀

  • ¡Ay, esa estadística! El porcentaje de libros no terminados (2 de 11) en todo caso sería 17,6%

    Lo de la literatura en lengua inglesa creo que es territorio común, tienen copado el mercado. Como curiosidad, hace poco un amigo que vive en Londres vino de visita y me pidió que le recomendara algún buen libro que llevarse de vuelta. Obviamente no quería autores en lengua inglesa porque allí podía encontrarlos fácilmente en su versión original.

    Hice un repaso a las últimas lecturas que me habían gustado y no encontré una maldita obra no anglo. La novela española más reciente que tenía era «Todo bajo el cielo» de Matilde Asensi, y no me cuadraba para este muchacho. Al final le recomendé un libro italiano 😀

    Muy triste :emotion:

    • @Farándula: Bueno, una coma corrida, amore. Ya está corregida jajaja. Sí, la literatura en lengua inglesa, por más que nos pese, exporta mayor número de autores y de mayor calidad literaria que el resto de países, o eso pienso en mi inconsciencia. Bueno, tienes a Enrique Vila-Matas, es un pedazo de novelista, para mí a la altura del ¡oh todopoderoso! Roberto Bolaño -del que por cierto salen novelas de esas basadas en manuscritos a medias una vez el vivo está en el hoyo-. ¡Abrazo! 😀

  • Yo soy de todo xD Aunque reconozco que no he leido mucha literatura erótica, por ejemplo.
    Fantástica chi, nena gutta. Ahora voy por mi «vetetúasabercual» vez que me releo el señor de los anillos. Jia jia.
    P.D. Cómo se nota que no te has leído mi novela… xD

    • @Kiram: Ah pues de literatura erótica hay muchas novelas que no lo parecen pero luego manda… Por ejemplo, de Vernon Sullivan, el pseudónimo de Boris Vian -un autor imprescindible porque es diferente-, Escupiré sobre vuestras tumbas, con unas escenas de sexo explícito y violencia muy guapas. Del señor, es que me he visto ya hasta las extendidas de la versiones extendidas -en cine- y bueno, sí, ESDLA es una pasada y entiendo que no le cupiera todo en la trilogía, pero el Silmarillion es infumableeeee. Sí que me leí unos capítulos, recuerdo a la espía esa tipo mata-hari. 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa