¿Moderno o antiguo? Internet es el neoclásico

Si viniera de visita un extraterrestre, con su cuerpo gelatinoso y al mismo tiempo semirrígido que nos recordaría el de un gran moco verde, oculto bajo una apariencia humana y preguntara qué es Internet, probablemente le responderían que es lo último de lo último, y que en ese preciso instante ya estaría sucediendo algo que dejaría todo lo anterior en una cápsula de desfase. Internet evoluciona a una velocidad pasmosa y es el último gran descubrimiento del hombre: ¡sus posibilidades son infinitas!

El extraterrestre, que ha recorrido los multiversos en sus seis dimensiones, responde suspicaz al humanoide que tiene delante y que amablemente le ha dado la explicación:

-Sí, bueno, he visto esos artilugios que se usan ahora, pero ¿este sistema de lectura no lo tenían ya los griegos, romanos y egipcios, hace más de… -el extraterrestre se detiene para hacer el cálculo de su sistema temporal al humano- dos mil años?

El humano le mira, sorprendido, y responde:

-¿Cómo los griegos, romanos y egipcios? Pero, ¿dónde ha estado metido usted todo este tiempo? ¿Desde cuándo los griegos usan I-Pods, portátiles y redes sociales? ¿Ha visto alguna vez un friso romano donde aparezca representado un griego leyendo un libro digital?

El extraterrestre intenta explicarse, pero el hombre da media vuelta de malas formas y se aleja. El extraterrestre, que jamás ha dejado de decir lo que pensaba en toda su existencia, exclamó para sí mismo:

-¡Pues yo juraría que este sistema de lectura lo he visto antes! ¿Tal vez fue en ese trozo de tierra que ellos llaman oriente? ¡Juraría que las culturas occidentales también! Leían con los rollos de pergamino, de arriba abajo, de abajo arriba, de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, e iban deslizándolos como me ha explicado el humano que hacen los que leen en los artilugios de esta época. ¡Fueron unos locos modernos los que cambiaron la tradición creando los libros! Y desde hace unas décadas vuelven al sistema de los rollos de pergaminos y les parece novedoso, sólo que ahora le llaman portátiles, o móviles, y deslizan la lectura de arriba abajo igualmente. Estos humanos son como niños… ¡Todo vuelve, decía el gran Karmuzh’ra!

Imagen: Wikipedia.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

6 Comentarios

Deja un Comentario
  • El nuevo trabajo me roba tiempo para mis lecturas blogueras, pero andaba yo echando de menos una visita a tu ciudad 😉

    Efectivamente, quizás no evolucionamos «tanto», sino que lo empaquetamos mejor.

    😀

    • @Ángel: Pues espero que no te hayas leído el anterior porque es un «rollo» que lo flipo -tendría que revisarlo, pero es un artículo de esos en plan «desahogo»-. Lo importante es que tienes un «curro» y que la cosa va, a mí que te pases a visitarme de vez en cuando ya me da para alegrarme el día. Hay un café/cerveza/agua con gas pendiente para un año de estos -¿reunión bloguera en Canarias? ¿No hubo una hace pocos años?-. 😀

  • Querido Julio, muy interesante y creativa la forma en la que nos recuerdas que no hay nada nuevo bajo el sol ( o miuy poco). Los principios de la internet son compatibles con versiones antiguas de lectura, gracias por informar y ponerlo sobre la mesa.

    Besotes mi cielo

    p.d. Estoy aqui porque ando atrasada en la lectura, pero además estoy escuchando a Dire Straits y me acordé de ti, vine de inmediato.

    Más besos

    • @Tania: ¡Oh! No me digas. Pues doble cumplido para mí -que te acuerdes y que escuches a los Straits, aunque en tu encuesta voto por los Beatles por más que me duelan los Rolling-. La verdad es que intenté una relato breve que se pareciera algo a Asimov o a Phillip K. Dick, pero que va, yo compararme con los maestros, y eso que tengo en mi mesilla de noche Crónicas Marcianas que como son capítulos cortos lo estoy releyendo, ni modo, otro día lo intentaré con más ganas. ¡Un besote! My mistress’ eyes are nothing like the sun -Sting & Shakespeare, soneto 130 creo, Sting lo copia en un primer verso de su tema Nothing like the sun– 😀

    • @Ángel: Pues no veo por qué no podemos organizar una en plan como toda la vida, reunión en tal sitio a tal hora jajaja. Y luego que nos llamen de La Provincia y el El Día y lo siguiente es almorzar con el «noslomismo» y los cancamusos, ¡qué honor! 😀

Responder a Julio Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa