Archivojulio 2010

1
A la busca del guionista perdido
2
Cómo imprimir más barato en una bitácora
3
Premio Internacional para La ciudad…
4
La estafa de los consejitos para bloggers
5
El día de ayer
6
¿Importa la edad de un blogger?
7
La caída de Patricia
8
Usted no es ná
9
Ensoñaciones del Maestro Zen
10
Pon un maestro zen en tu vida

A la busca del guionista perdido

Hoy día poca gente tiene tiempo para ver La extraña pareja o Anatomía de un asesinato, ni paciencia para escuchar una canción de Bob Dylan o Leonard Cohen. -Prefiero una radiofórmula que quiero desconectar. -Tú desconectas a diario, amor. En cuanto empiecen a ver el primer diálogo entre Edward G. Robinson y sus secuestrados en Cayo Largo cambian de canal,[…]

Sigue leyendo

Cómo imprimir más barato en una bitácora

¿Quieres ahorrar costes en tu impresión de un texto que te gustaría tener? ¿Te da pereza copiar, pegar y editar un texto para no imprimir todas las páginas? En esta bitácora se ha añadido un botón al final del artículo titulado Print Friendly (visita su web) que permite ahorrar tinta y papel a la hora de imprimir un artículo.

Sigue leyendo

Premio Internacional para La ciudad…

Tengo el honor de recibir el premio a esta bitácora que me ha sido concedido en estos días. Mi sorpresa al recibir el premio ha sido tal que de la emoción casi he roto a llorar. No podía creerlo. Quisiera saludar desde aquí a todos aquellos que me han apoyado siempre, a mis seres queridos y a Larry Bird. Tras[…]

Sigue leyendo

La estafa de los consejitos para bloggers

La red está masificada de artículos sobre cómo tener una mejor bitácora, consejos sobre SEO, cómo escribir artículos impactantes, cómo atraer más visitantes, cómo ganar dinero… SEO es el acrónimo de Search Engine Optimization. Significa Optimización para los Motores de Búsqueda, y trata de buscar procedimientos técnicos para que los motores de búsqueda clasifiquen mejor la bitácora. Por ejemplo, si[…]

Sigue leyendo

El día de ayer

¿A partir de qué edad te conviertes en un pureta? ¿Es mejor o peor ser un pureta o un puretilla? ¿Depende de quién te lo diga? Al igual que otras inclinaciones, que cuando uno quiere aceptarse a sí mismo con ellas ya es tarde, se es consciente del propio puretismo un amanecer despistado en que por fin se restablece la[…]

Sigue leyendo

¿Importa la edad de un blogger?

¿Es importante la edad de un blogger? ¿Se entiende que un bloguero es alguien en los veinte, treinta o cuarenta a lo sumo, es decir, joven? Visitando las bitácoras, donde el anonimato es la ley no escrita, apenas encuentro blogueros que digan claramente su edad –en mi perfil pongo: treintañero-, y a lo sumo uno intuye, por los contenidos y[…]

Sigue leyendo

La caída de Patricia

Se abre el telón. Suena Carmina Burana (Carl Orff). En el escenario, un sofá en un lateral del mismo, con una lámpara de pie alumbrando al personaje. Va en pijama; bata, pantuflas, lleva un bombín y un bastón de empuñadura brillante que gira en una de sus manos. La música, al poco, se detiene cuando el personaje apoya el bastón[…]

Sigue leyendo

Usted no es ná

Nos hizo cuestionarnos el filósofo contemporáneo Slavoj Zizek: Por qué es más fácil imaginarnos la destrucción del mundo que la destrucción del capitalismo. Podemos establecer, además, que a finales del siglo pasado y principios de este -del que cumplimos el primer decenio- se exigen las mismas reivindicaciones, que parecían superadas dentro de la edad moderna y todo ese maremágnum que[…]

Sigue leyendo

Ensoñaciones del Maestro Zen

Un estudiante de artes marciales se aproximó al Maestro Zen con una pregunta, muchos años antes de ser estrangulado hasta la muerte por un anónimo. -Quisiera mejorar mi conocimiento de las artes marciales. Además de aprender contigo quisiera aprender con otro maestro para aprender otro estilo. ¿Que piensas de esta idea? -El cazador que persigue dos conejos -respondió el maestro-,[…]

Sigue leyendo

Pon un maestro zen en tu vida

Cuenta la historia de un niño que nació en una familia muy rica, por lo que cuando su madre dio a luz todo el mundo empezó a decir: “¡qué niño más afortunado!”. A lo que el Maestro Zen dijo: “Ya se verá”. Un día el niño se cayó del caballo y se rompió las dos piernas. Todo el mundo empezó[…]

Sigue leyendo

Copyright ©  La ciudad creativa