El ciberespacio yermo

Este artículo está dedicado a todos los blogueros o bitacoreros -jamás se impondrá el uso de este término, soy consciente- que suelen encandenar sus artículos con cero comentarios.Visito bitácoras interesantes donde me sorprendo viendo esto, y cada vez más, como una ciberpandemia que semejan tentáculos de bits muertos.

Poemas, opiniones políticas, ensayos, comentarios sobre temas de actualidad, anécdotas divertidas, imágenes impactantes, vídeos… Estos creadores siguen adelante con sus bitácoras, ya sea porque no les importa no recibir comentarios o porque, importándoles, un demonio interior les impulsa a escribir.

Porque en la ficticia democracia de Internet no quiero  etiquetas, aunque son necesarias ciertas normas de convivencia para no sumirnos en otro caos social, no quiero leer nuevos términos como ¿ciberdigos? para crear cibercastas, ni tienen importancia los ránkings de popularidad, ni que se siga contaminando con la visibilidad o la neutralidad y otros conceptos que nos alejan de la realidad cotidiana en la red y que son debates estériles. La solidaridad es el acceso universal al bit, la unidad, y en este sentido comparto a Dumas, que tal vez hubiera compuesto en estas décadas del dios tecnológico un nuevo lema para Los tres mosqueteros:

Un bit para todos y todos los bits para uno.

Entiendo a estos blogueros/bitacoreros porque muchas veces tengo comentarios cero, o artículos poco votados, o ambos casos, y en mi primera bitácora escribí durante un año con casi cero comentarios. ¡Era feliz! No tenía la ansiedad de devolver comentarios o retwittear  contenidos-¡es que no existían las redes sociales!-. La urbanidad en la red, ¿podemos hacerlo aún peor?: incorporamos formas caducas de la aristocracia o la burguesía que ya detestamos en la vida real.

Mi ciberrealidad en este nanosegundo que ya fue es que me comentan y no me quejo. Todo esto, sin embargo, podría cambiar, porque el paso al olvido es inmediato y traicionero. No dudo, sin embargo, que seguiría escribiendo, así se me desdibujen las huellas dactilares de tanto golpearlas contra las teclas de plástico en cuyo anverso hay dibujados unos signos extraños que, al ponerlos en sucesión concreta y atendiendo ciertas reglas de composición, permiten formar ideas, pensamientos, aunque sean inconexos o estén aún por descifrar.  ¡Magia negra sobre blanco, poderosa!

A los que siguen escribiendo y cada día, artículo tras artículo, les siguen apareciendo cero comentarios, aquí dejo mi comentario número uno o comentario alfa para cada uno de los que jamás voy a poder visitar por la sustancialidad aleatoria del hipervínculo:

Tienes que entender una cosa: es importante que lo sigas haciendo por todos nosotros, porque puede que un día te descubramos y nos reprochemos no haberlo hecho antes. Gracias por plasmar tus pensamientos, porque contribuyes a la difusión y permanencia de la cultura, da igual la relevancia de los mismos: formas parte de una enorme marea de bits que es universal y que permanece de la misma forma que  la riqueza de la vida oculta bajo el negror de las aguas.

El ciberespacio yermo lleno de blogueros anónimos

Imagen: elrefugiodelosmusicos.blogspot.com.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

16 Comentarios

Deja un Comentario
  • Por desgracia esto de los comentarios es un toma y daca, casi siempre comento cuando veo un blog con un post que me interesa independiente de si me responde o no, ciertamente he observado que aquellos blogs donde los comentarios brillan por su ausencia, cuando les dejo uno, no tienen siquiera la cortesia de responderme en su propio blog, de esto deduzco que les importa un bledo que les comenten, vuelvo a ir si son interesantes los post, pero no vuelvo a comentar.
    No voy por el mundo ignorando, la cortesia no tiene por que ser caduca, si me dicen buenos días respondo, no doy la callada por respuesta, esto es así aquí y en Pekin.
    No quiero hacerte perder un nanosegundo más de tu tiempo.
    Buen fin de semana!

    • Eurice: Bueno, depende, lo de la cortesía va por barrios, pero devolver un comentario no es cortesía si se siente por obligación, ¿no? A eso iba. No te quito tu nanosegundo, jaja, ¡buen fin de semana! 😀

  • «Ciberespacio yermo» buena definición. El mundo real no se diferencia mucho del virtual. Las mismas presiones, los mismos vetos, ausencia de buenas maneras, egoismo, y un gran largo de etc. Al final todo termina, pero siempre permanece el buen hacedor , el que tiene dignidad, aquel que no necesita un plagio o una gresca,, porque sabe que nadie le puede robar lo que es suyo, lo que ha forjado durante su vida. La nobleza es un arte. La educación algo que no tiene precio. La falta de dignidad es lastimero. El altruismo es una bendición. Un abrazo desde Tenerife a Gran Canaria 😀

    • @Almogrote: Leí a Slavoj Zizek, que es un filósofo contemporáneo famoso por usar la cultura popular para explicar sus teorías y visión social etc., aproximadamente, que cómo vamos a involucrar Internet en nuestra vida, porque no es algo aparte de nuestra vida, como ve mucha gente, que lo ve como algo diferente, una vida virtual alternativa, pero comparto con Zizek que es un compartimento de nuestra vida y no una vida alternativa. 😀

  • Pues como bien dices, el post me ha encantado, seguramente les importe un pito que les lean, lo que si les importe es plasmar lo que piensan,sienten o ven, y lanzarlo al ciber espacio sin esperar nada a cambio.
    También es cierto que para que tu blog arranque, al menos en mi modesta opinión, es indispensable tener amigos blogueros, que te dan su empujoncito y que te visitan, y hacen que te emociones con el primer comentario.
    También es un mundo egosita, porque si me visitas «te visito», si me comentas «te comento» ¿o no? y claro, unos por otros la casa sin barrer.
    Bueno luego volveré porque hoy vas a ser el patrocinador de mi post, pero aún no lo he subido y no tiene link para que puedas verlo.
    Besos
    Nela 😀
    U

  • Adorado mío, un post bastante interesantón, y claro, refleja una realidad que podemos encontrar en el ciberespacio. Ciertamente es una pena que los comentarios desinteresados sean pocos, es decir, casi todos comentan esperando ser comentados de vuelta. Yo tengo mis muchos comentaristas, pero no son ni la mitad de la gente a la que leo y comento, sin embargo (y no es por echarme porras) no me importa. Leo lo que deseo, lo que me gusta y si me devuelven la vista lo aprecio, aunque no lo considero una obligación.

    Cuando tengo un nuevo comentarista por curiosidad me paso por su blog y le dejo un mensaje. En primer lugar por agradecer; en segundo lugar por curiosidad y porque siempre, lea lo que lea tengo una oppinion y algo que decir. Pero no todos lo hacen y es respetable. Eso sí, creo que la clave para tener muchos comentaristas es ser bastante activo en la red y eso no es fácil, quita mucho tiempo y requiere esfuerzo.

    No se si estarás de acuerdo con esto, pero preferiría tener un solo comentarista bueno, que 40 que sólo dijeran «que interesante, besos» «Muy lindo, besos». Por suerte los mios no son así, pero si lo fueran me sentiría frustrada, exigente que es una o que se yo.

    Un beso, cariño, disfruta tu fin de semana

    • @Tania: No me he olvidado de tu correo, en un hueco esta semana te envío el análisis post-vídeo. En cuanto a lo otro, en resumen: quita mucho tiempo, y yo ya como que no me quiero estresar con eso, sabes. Voy a los que me gustan de verdad, y si encuentro algún que otro artículo interesante lo leo, lo comento, pero por ejemplo de tu misma maravillosa bitácora hay muchos que leo en mi reader, oigo la canción o veo el vídeo, pero no comento, y lo disfruto igual. Yo también me sentiría frustrado si tengo en mis comentarios gente que lo hace buscando la devolución. Creo que fue Molière -y si no cualquier pensado, Montaigne, Gracián, La Rochefoucauld, Blaise Pascal, Esopo, porque todo está ya escrito o casi- quien dijo que el querer devolver un favor demasiado pronto era un signo de ingratitud y egoísmo. Un besote. 😀

      • Si, si, de acuerdo. Yo leo y comento a mucha gente porque me nace, porque quieor hacerlo. No esperando algo a cambio. Por ejemplo, tu has estado temporadas perdidisimo de mi blog en cuento a ocmentarios y no por eso dejo de vistarte., leerte y comentarte.
        Es parte de este mundillo bloguero hacer las cosas que nos gustan. Además, recuerda que yo soy comentarista compulsiva 😛

        Vale, espero el comentario post video. Pero no te manches, eh!!!
        jajaja

        Te quiero, amigo

        Un beso :-*

    • @Jose Jaime: ¡Has vuelto! Bueno, que me haya enterado yo, porque te di por desaparecido cuando dijistes que no volvías y no sabías por cuánto tiempo . Pues me alegro que te hayas incorporado, ya vi en tu bitácora que has publicado uno en julio y dos en agosto. Te mando un abrazo grande y ¡bienvenido! 😀 P.d: me di de baja del Facebook, así que no me encontrarás por allí.

  • Bueno yo ,ya sabes, algunas veces tengo 0 comentarios, bastantes veces. La verdad es que el año pasado, casi llevo un año escribiendo, solamente tenía los comentarios de 2 amigos que evidentemente me ayudaron a no dejar de escribir. Cuando yo escribo intento que sea interesante pero también entiendo que para algunos no lo sea porque mi bitácora es muy personal, hablo mucho de mí y de las cosas que me ocurren y entiendo que a determinadas personas les disguste y por ello la ausencia de comentarios. Tengo trece seguidores y últimamente apenas comentarios pero sigo ahí y, tú lo sabes, contesto cada comentario, pero no me importa quizá porque ahora necesito escribir. Me ha encantado tu texto y tu comentario al blog jamás visitado. Gracias 🙂

    • @Moonlight: Esto de los comentarios ceros es un poco pandemia de la red, de vez en cuando también me toca a mí, no creas. Mira, yo tengo en el Google Friend Connect como 51 o así, creo, pero de esos que me comenten creo que uno o dos. ¿Dónde están los otros 49? En la playa. 😀

  • Uff! que para un blog sin comentarios está el mío! pero qué mas da? escribo por el gusto de escribir, porque me nace plasmar las idioteces que pasan por mi mente o simplemente por el hecho de distraerme un rato, tengo 2 seguidores que no comentan mucho, pero cuando lo hacen, me hacen el día, pero no por eso dejo de comentar en otros blogs o pasearme por sus propios para ver qué tienen…

    Como sea, esto de la fama es muy efímero, hoy te quieren y comentan todo el tiempo, mañana estás olvidado y ni quien se preocupe por comentarte.

    Sin embargo, en mí tienes a una groupie ocasional que comentará cuando se le apetezca pasearse por aquí, un besote. :-*

    Alma 8)

    • @Pinkyrancher: ¡Cierto! Mañana se olvidan de uno y luego vendrá otro a sustituirte. Me gusta lo de groupie ocasional, me encanta y me apunto a eso. ¡Un besote y gracias por volver! 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa