Cuernos hidráulicos

¿Y qué pensaríamos si un día pudiéramos asomarnos al balcón de lo que siempre perdura y viéramos a Dios desvistiéndose tras un biombo, con el disfraz de belcebú a medio quitar, la careta en una mano, el dedo anular erecto en la otra, con una sonrisa de medio lado que realza sus cejas espesas y su cabellera cana y abundante, con un halo dorado girando sobre dos cuernos que se contraen como un brazo hidráulico?

Imagen: debradeanmurphy.wordpress.com.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

13 Comentarios

Deja un Comentario
  • Si realmente el sitio fuese ese balcón de la sapiencia, me adelanto a pensar que Dios es un chiquillo jugetón, que hoy tiene un buen día, y se ha divertido mucho. :-* 😀 Somos moldes clasificados y amontonados y desperdigados, con la diferencia de poder pensar. Dios se viste de Satán? Seguro que entonces sería fiesta de Carnavales.

    • @Almogrote: Carnaval, carnaval, carnaval, te quiero, lalalalalalá… Mi idea de ciencia ficción es que Dios no se viste de Satán, sino que es un personaje de los muchos que tiene. Otra cosa es que se haya entendido eso. Un besote. 😀

  • Pensaría que finalmente no estaba tan equivocada y que todo ha sido un timo: dios, el diablo… incluso no sabría si esa «figura» es dios o un producto de mi imaginación, una imagen creada por mi desesperada necesidad de expicar cosas o calmar mis temores.

    Un beso, Adoradisimo

    p.d. Si no la controlas no la consumas 😀

  • Todavía estoy lo suficientemente cuerdo para pensar en travestismos religiosos.
    Tengo muchas cosas que decidir y caminos que tomar como para estar pensando en utopías espirituales.

    • @Fran: Me encanta el tema de Dios, el demonio, esa dualidad de lo bueno y perfecto y lo malo y la maldad, y cómo se ha tratado a lo largo de la historia. Sobre todo el demonio, belcebú, satanás, es un personaje que me parece enigmático. 😀

  • August Strindberg en uno de los capítulos de Inferno (una especie de diario)juega con la idea de que en realidad Dios es el diablo y Satanás es lo que nosotros llamamos dios. No lo sé. Yo ya no me planteo eso de dios y el diablo. Estoy bastante de acuerdo con Tani. La verdad es que soy atea, bueno soy católica porque estoy bautizada – e hice la comunión- pero cuando era adolescente comencé a dejar de creer algunas cosas y a pensar en lo horrible que sería que un padre dejase de mirar a sus hijos y le dí la espalda a la fe…la muerte, para mí es lo más allá que iremos, aunque realmente me dé un pánico enorme – pero eso es otra historia- ¿cómo es posible? hay violadores y asesinos que jamás cumplen su condena y sin embargo la cumplen los niños, las mujeres y los hombres ya que después de todo aquello que los primeros les pueden hacer ¿cómo es posible vivir sin que sea un infierno? O no existe el creador, querido, o quizá tengas razón y posea unos cuernos hidráulicos. Un gran abrazo

    • @Moonlight: No me he leído a Strindberg, ¿no es el de La señorita Julia? Bueno, no sé, pero me lo tendré que leer. Ese de Inferno me lo apunto, yo que soy fan de la literatura que tenga relación con Dios, el demonio, etc. Bueno, me pareció interesante lo de plantarme que el demonio sera un personaje más de Dios de los mucho que podría tener, como un actor tras bambalinas. Sin embargo, veo que la idea resulta floja o en estos tiempos modernos, sin peso. Es lo que tiene escribir sobre el mundo interior de uno, que a menudo no encuentra relación o sentido con según quién. ¡Un besote! Ah, veo que te apuntas a lo de la convivencia, ¡mola! 😀

      • Sí, me apunté me pareció una iniciativa muy interesante…Bueno, yo creo que es una buena idea esa de las mil caras de dios…tenías que escribir una novela acerca de ello, imaginarte las situaciones en las que dios es el diablo, un bufón, un sin hogar, un emigrante…
        Pues August Strindberg es ése mismo. En Inferno la verdad es que tiene un pequeño capitulito sobre el tema de dios y el diablo aunque solamente lleva a cabo la exposición y no resuelve el relato. La obra es una especie de diario. Igualmente es muy interesante porque en él se aprecia su día a día y su sufrimiento porque no comprendía qué era lo que le ocurría – era esquizofrénico- Un besito.

  • Ah… pero entonces Julio… es ficción lo que escribiste?

    Bueno Moonlight, ese es uno de los mayores problemas de las religiones monoteístas, cómo explicar la existencia del mal.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa