Archivo9 diciembre, 2011

1
Espérame sentado que ya vuelvo

Espérame sentado que ya vuelvo

Como el peluquero marroquí ya cerró su barbería, a mi abuelo no le queda otra que ir a leer la prensa a la biblioteca insular. El peluquero solía dejarle el periódico por el buzón para correo de la puerta y mi abuelo, además de ir a cortarse el pelo allí, para que el hombre se ganara «unas perras», de vez[…]

Sigue leyendo

Copyright ©  La ciudad creativa