Ex parejas: la zona de no contacto y otras hijoputadas

I know it’s getting late, but if you want to talk a little more…

La zona de no contacto es el periodo durante el cual te repones de una ruptura de pareja. Por tanto, es un periodo de tiempo indefinido. Puede que ese periodo sea para regresar más adelante, porque esta zona es realmente para la dos partes de la pareja –y el resultado puede ser: como pareja de nuevo, lo que no sucede muy a menudo; como una amistad light; es decir, no como amistad sino como un simple contacto esporádico; o bien en nada-. La realidad es que, muy a menudo, las personas que toman la decisión la tienen muy bien argumentada y suelen preferir continuar su vida. La otra media naranja lo verá como una venganza, un daño innecesario, una expresión de algo tan negativo como el odio; a nadie le gusta que lo dejen y a algo hay que agarrarse. Ahora bien: ¿qué sucede con los que toman su decisión de forma meditada, que llevan tal vez meses buscando la forma y el momento oportunos, porque no es sencillo luchar con ese conflicto interno? Lo que me resulta hilarante es que no se pueda romper una relación bajo el parámetro de la madurez y la certeza, sino que siempre debe conllevar algo sórdido. Creo que lo que más duele es, cuando pasa el tiempo y se dan cuenta –si es que se dan cuenta-, la certeza de que el abandono fue por un análisis serio de la relación y las necesidades de quien quiso apartarse del camino. Supongo que esto no es fácil. A veces necesitan comenzar otra relación para darse cuenta. O fumar opio. A De Quincey le fue tan de puta madre que lo escribió en un libro.

Suele hablarse de quien se queda al pie del camino -¡ay!, lo dejaron, pobrecito, mira qué mal se portó ella-, pero ¿qué sucede de quien quiere evolucionar y crecer y ve que esa relación no le conduce a ninguna parte, por los motivos que sean? Cada relación tiene varios kilos de mierda bajo la alfombra y las casas con sótano, toneladas. Así que no queda otra que reponerse en esa zona de no contacto, por varias razones: porque sabes que has hecho daño y era una persona a la que quisiste; porque tienes que pensar en ti mismo y en tu futuro y continuar adelante, y porque este análisis hay que hacerlo con uno mismo, sin nadie dando por culo, y requiere de algo que tenemos en abundancia y que, ¡no me jodas!, es gratis: tiempo. Lo sé, soy súper maduro para mi edad, y eso que no me has visto de fiesta: ahí ya me salgo.

No pocas veces se sale de una relación –y a veces durante- y apreciamos que el grado de abandono de uno mismo es brutal. Esto es un aprendizaje: la culpa es nuestra, porque tener a un individuo paseando por el salón no nos da derecho a decir que la culpa de todos nuestros defectos y males sea de este. Y, por más que esa persona pueda hacer un análisis –permítanme que me descojone, pero pongamos que puede- de sus defectos más grandes, ¿por qué  piensan que por decirlos en voz alta los hacen más llevaderos? En plan: «yo sé que soy un egoísta de mierda, que no atiendo a razones, que con los años me he acomodado y soy rutinario, que soy muy pesado en ocasiones y que no sé dialogar, pero coño, al menos lo reconozco y quien me quiera que me acepte con mis defectos». Pues eso: quien quiera, campeón. Sería como ver a Jack el destripador delante de un juez reconociendo que le gusta degollar prostitutas, pero que es una persona entrañable con los niños y muy cariñoso en la intimidad. Y el juez: pero tampoco vamos a obligar a nadie que no quiera a convivir contigo. Tampoco es lo mismo querer cambiar que conseguirlo. Yo quiero muchas cosas pero hago las que me importan y del resto nunca se supo.

No es extraño que, cuando se habla con alguien que ha dado este difícil paso de separarse, te cuente que no entiende cómo pudo estar con una persona que le diera tanto por culo. Suelo pensar que uno está con alguien a pesar de las diferencias, y es que nos ocultamos mucho, jugamos nuestra cartas –por ejemplo, preparar que nuestra peculiar familia o amigos acepten a nuestra otra mitad y viceversa-, y tenemos que ir más allá de nosotros para ver que, en conjunto, esa molécula era deforme y que mentimos y nos guardamos cosas que, por remordimiento, estallan como bombas meses después… para luego oirlos hablar de los valores éticos que llevamos a rajatabla. Si es que la gente se retrata sola, coño, solo hay que dejarla hablar y luego filmarlas para pillaros in fraganti.

Las personas que quieren volver a tener una amistad, tras el periodo de la zona de no contacto, con sus ex parejas, se aseguran tener lo mejor de estas con, además, la posibilidad de continuar adelante con su nueva pareja. A esta situación habría que renombrarla como: el nuevo timo de la estampita. Hay gente que dice tener a cientos de ex parejas como amigos y se muestran orgullosos de decirlo –sobre todo mujeres-. A mí no me pillarán: puedo ser amigos de rolletes y aventuras esporádicas, pero de parejas, vamos, o me doy un golpe en la cabeza antes de firmar eso porque si no, a mí no me pillan… Considero -ya estoy haciendo amigos otra vez- que todos esos chicos están haciendo el primo por dos razones:

a)      Es imposible que ocupes el espacio de intimidad que ella reserva a su pareja, a la que se lo cuenta casi todo, además de las amistades de toda la vida que conservaba antes ya de conocerte a ti. Si eso sucediera, es que además se lo está follando o vete a saber entonces por qué alguien quiere mantener eso: por interés, por qué iba a ser, no vayan a hacerse los gilipollas en mi blog que ustedes son muy inteligentes cuando quieren. Los tríos suelen acabar mal salvo si fueran con Simone y Jean-Paul.

b)      Esto les lleva a un espacio en donde les llaman para desahogarse, pedirles consejo, aprovechar sus virtudes, por qué no, ¡dinero!, o lo que cojones sea que sabe que tiene ese chaval, y además sin tener que chupársela a cambio. ¡Joder, menudo chollo! ¡Están ahí para todo! A eso me apunto, tener a una ex de prima para contarle mis problemas, pedirle consejo, que me haga de comer un día, que me ayude a comprarme un mueble para el saloncito de mi novia, etc. aunque yo soy más de la parte de que me incluyan la felación, si no es molestia, solo por los viejos tiempos, no te confundas luego, que tengo novia. 😀

Visto así, los novietes de mis exs deberían darme una paga vitalicia por no aparecer por medio y dar por culo. 😀

No hay que descartar que la otra parte, jodida, quiera, de forma abrupta, por sus santos cojones, romper la zona de no contacto. En principio, porque son inmaduros o egoístas (o ambas) y no quieren entender lo que sucede o no pueden -pues a joderse, a todos nos toca aprender-; a veces, este querer forzar el contacto va acompañado de una forma sutil de venganza: comentarios a amistades comunes para dar por culo, reencuentros que parecen causales, mensajes al móvil buscando resquicios para volver a quedar y enredar la situación, uso de la tecnología: las redes sociales que se dejan abiertas para que fisgonees o ser fisgoneado, entradas en un blog que nunca se atiende y con el único objetivo para hablar de lo bien que le va ahora con una nueva pareja –a ver, para las risas está bien, no siempre se tiene tiempo de ver El Club de la Comedia, pero queda un poco forzado, porque actuar como si se tuviera otra vez 15 es un poco triste una vez se pasan los 30, digo, para lo que es mi estilo, pero oye, si es tu caso, no desesperes: tu ex pareja puede que todavía sea recuperable para la sociedad, dale tiempo… y si no que se joda-.

Eso sí, no te vayas demasiado tiempo atrás fisgoneando en su Twitter or whatever -¡da morbillo, vale!-, no sea que, a pesar de aquella conversación que tuviste que pensabas que fue cordial, sincera, en la que se habló de forma educada y tranquila, en la que tienes la certeza, porque la otra parte lo afirmó también, de que se quedó todo claro, se hable de ti de una forma despectiva, parcial, hasta el punto de llegar a ser culpable de situaciones personales que tienen que ver contigo sino con la puta vagancia del otro. Claro que ya sabemos que los anónimos que no nos conocen son susceptibles de ser manipulados. En el fondo, buscar que gente anónima se ponga de parte de uno en algo tan complejo como una relación de pareja, aunque pueda tener un objetivo de desahogo, ¿no es poco sano? Ustedes esperaban que preguntara ¿no es patético? pero es que como ya sabemos que lo es, la pregunta deriva en: ¿no es poco sano? O la que quieran.

Me imagino que estas personas que se dedican a este tipo de imbecilidades no piensan jamás que un día sus ex parejas podrían poner un bonito artículo en alguna parte de la vasta Internet y poner las cosas en su justo sitio, que es el centro, normalmente: ni para ti, ni para mí, más o menos empate a putadas y mierdas varias. O, directamente, puede que el otro, hartito, una tarde tras una larga e inhumana exposición al sol del mediodía sin gorra, le dé por soltar un poquito de la mierda de debajo de la alfombra, alguna frase antológica del tipo… No vale la pena ni recordarlas, ¿verdad? La cara que se les quedaría a los anónimos esos conociendo la otra parte de la historia, vamos, lo que se iban a reír no tiene precio. Ustedes, que han pasado o están pasando por esto, lo saben bien.

A veces no es tan retorcida la intención y tan solo forma parte del carácter infantil o inmaduro de la persona despechada. Otras, precisamente por respeto a ese periodo de no contacto, no añades muchos datos sobre tu vida sentimental o sexual si eres de esos que usas mucho las redes como Facebook, Twitter o tienes un blog. Por ejemplo: llevo casi cinco años con este blog –más otro que tengo en inglés, de mucho más atrás-, y no crean que no tengo vida sexual –lo parece, verdad, pues vale, lo reconozco, a no ser que ver vídeos porno sí sea sexo, por lo que entonces me salvo-. Tengo que reconocer que ahora es mejor –no sé si por la experiencia o porque mi estado vital y la forma de ver el sexo es diferente, o que elijo parejas más afines en este aspecto-, pero va a ser difícil que encuentren comentarios o artículos sobre si tengo novia, o dos, si dejo de tenerla, o me hago tríos, si estoy enamorado, o es enchochamiento, si dejo de estarlo, o me salen heridas en el nabo, si voy a casarme y tener dos niños en febrero del 2014 o si me he follado a dos rubias en los últimos Carnavales -¿se imaginan?, nah, mis ganas, soy un bohemio intelectual y me gusta el interior-. Sobre todo, porque piensas que las personas que han ido pasando por tu vida pueden estar en ese periodo de que no han rehecho las suyas, o siguen sin olvidarte, y no hay necesidad de ir haciendo daño al personal -yo es que soy así de bueno, por eso me va tan mal con las nenas, mi futuro sentimental, cada vez lo veo más claro, es Meetic-. Además, ya tenemos bastante con nuestra evolución, eso llamado el crecimiento personal que dije al principio, como para tener tiempo de pensar en el de los demás.

¿A qué conclusión me lleva este asunto de la zona de no contacto? A que, como decía La Rochefoucauld, el primero en sanar, en amor, es el mejor sanado, y que, por fortuna o por desgracia, en nuestra sociedad –que es partidaria de muchas relaciones estables a lo largo de nuestra vida, lo que podría ser un oxímoron maravilloso- tenemos que pasar inevitablemente por estas etapas. ¿Cuántas? Esto no depende de nosotros. Cada vez estoy más convencido de que hay un factor de azar que determina estas cuestiones. De ahí que sepas que, por muchas relaciones que tengas a lo largo de tu vida, puedes discernir entre la que fue el gran flechazo y todas las demás. Lo sabes. Y eso te lo llevas a la tumba.

And I know I shouldn’t say, but you’ve been acting strange the last few days…

Dedicado a Lucía, con cariño -te dije que escribiría sobre lo que hablamos el jueves, do you remember?-. Besos. 😀

Imagen: http://www.lovefotos.com/girl/be-free.html.

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

12 Comentarios

Deja un Comentario
    • ¡Esa rubia, esa rubia, eh, eh! ¡Fayna, coqueta, enséñanos… la coleta! 😀 Bueno, muchas gracias, los Bluetones están infravalorados, tienen canciones espectaculares, de esas bandas de los 90 que me encantan. Un besote. 😀

  • Vaya jardín complicado en el que te has metido. Muy sesudo, supongo que muy basado en tu propia experiencia. Y que suscribo o no … no diré nada al respecto, que luego «tó se sabe» 🙂 Eso sí, deduzco que tienes a Lucía en alta estima 🙂
    Un abrazote

    • Qué va, si está todo clarito, jaja, qué jardín, a lo mejor un poco farragoso porque estaba con prisas, básicamente porque me tenía que ir -me hubiera gustado pulirlo, pero bueno-. Y claro, permíteme la broma que es lunes -JUAAAAS-, no va a estar basado en la experiencia del vecino, que no la conozco, será la mía. Hay alguna cosa de manual que la he asumido y creo en ella, pero esto es hasta que la vida te dice que no es así. Como siempre digo, me reservo el derecho a rectificar. 😀

      Lucía habló conmigo de un tema y le dí mi punto de vista, más o menos, y quedé en explicarle más cómo lo veo. Cosas de amigos que hablan de la vida. Las cositas claras y el chocolate, espeso. Por cierto, si tú respondes lo que opinas, no voy a tener que relacionar necesariamente con tu última experiencia, sino con tu experiencia global. El que piense que esto se circunscribe a una sola persona, va mal. porque aquí se mezcla de todo un poco. Un abrazo, escritor. Y oye, aparte de que te mire o no eso a nivel profesional, quiero leer algo tuyo, coño, jaja. Por curiosidad. Un abrazo, y gracias por pasarte. 😀

      • Bueno sólo aspirante a escritor, peor el marketing es así 🙂
        En cuanto me libere un poco del trabajo te envío lo que estoy haciendo a falta de 4 o 5 relatos. Aunque la mayor parte están en colgados en el blog.
        Ah sí, yo también creo que la canción está de lujo y es muy apropiada
        Salu2

        • Aspirante, dice, lo que yo he leído no es de un aspirante. 😀 En todo caso, escritor en formación, si quieres -yo me considero escritor en formación-. Por cierto, no me acordé de The space between, de la Dave Matthews Band, un temazo que habla exactamente de esto, pero lo guardo para otra. ¡Un abrazo grande! 😀

  • Julio… cuando quedemos para ese café que tenemos pendiente te cuento mi relación con mi ex, te da para un relato y con la misma para una trilogía, y si no, la historia me la compra Almodóvar seguro jajajaja. Te adelanto el título: «Como sobrevivir moralmente a vivir en la misma casa con tu ex desde el minuto dos de que te haya pateado el culo».

    Muy bueno!!

    • ¡Holaaa! Me alegro que te gustara. Buenoooo, a ver, no me digas eso que me acojono y no quedo eh, jajajaja, es que nos conocemos poco y aunque yo escriba cosas como esta, son opiniones y tal, en plan general y por una muy buena amiga, y es genial que haya gente que piense en lo que le ha pasado y vea parecidos o cosas que no comparte. A mí eso de la vida privada me da mucho respeto y no te conozco como para eso, de hecho soy bastante anti «historias de mi ex», jaja, sabes, soy un poco repelente -lo sé, no soy perfecto, jajaja-, pero mira, prefiero ser directo y decírtelo. Para mi vida privada soy muy reservado, aunque te pueda parecer que en este artículo no lo soy, para mí mi vida privada es con quién salgo, con quién voy, etc. y de eso no hablo. Pero no quita que te agradezca la confianza, eso es que te da la sensación de que podrías hablarlo conmigo y eso es bueno 😀

      A mí lo que me apetece es un café y charlar un ratito de libros y escritura, de esta experiencia compartida, que es por lo que te conozco, y te digo qué me pareció tu libro que ya me queda poco para acabarlo, voy por los relatos. ¡Un abrazo grande y gracias por pasarte por el blog! 😀

  • Me ha gustado mucho, Julio. Gracias. Sí, estoy de acuerdo con eso que dices de la amistad, claramente es así. En ocasiones, y sobre todo en personas de más o menos nuestra edad, se suma también la existencia de hijos en común. Aunque en principio la etapa de no contacto para mí es crucial en cualquier ruptura, incluso con amigos con los que uno se enfada, dejar pasar unos meses para saber la dimensión del enfado y tal, con niños es un marrón porque el trato es inevitable -o al menos en mi opinión y por supuesto dentro de los parámetros de la normalidad- y la cordialidad también y supongo que no será nada fácil ni agradable en determinadas ocasiones. No conocía la canción, me encanta. Bicos mil (en galego, por supuesto :D, ya sabes porque lo digo)

    • De nada, ya te dije que en Facebook me era imposible y además me iba a salir un tocho enorme, jaja. Pero ya sabes, cada uno tiene una opinión como se tiene un fucking hole in the ass. 😀 Mañana me levanto y lo veo diferente. Qué rico el Bico, va otro de vuelta. 😀

  • Juls de mi vida y de mi amor!

    Bueno, qué asunto tan complicado, y cuando digo complicado es que depende de cómo lo veas, a mí se me hace una reverenda idiotez buscarle un significado a cuando alguien quiere dejarte, te deja porque te deja y ya, si eres el dejado -por salud mental- no te conviene estar cuestionándote a cada instante ¿pero porqué? pues porque si y ya, el hecho es que se fueron, te dejaron y san san, se acabó, amigos? Para nada! Me parece egoísta del “dejador” querer seguir siendo amigo del “dejado” teniendo en cuenta que el “dejado” tiene más necesidad de afecto y contacto con el “dejador”; para mi, 0 contacto es una de las mejores cosas que funcionan para poder seguir adelante y dejar atrás ese pequeño -enorme- bache!

    Ahh q asuntos tan espinosos éstos del amor, yo no me quedo amiga de ningún ex, qué va, prefiero no tener tentaciones a la mano y tampoco me gusta que mi galán tenga a sus ex por amigas, ve tu a saber qué clase de locas sean y qué intenciones tengan! No no no, poner tierra de por medio es lo mejor, y total, si se fueron es por algo, no?? Pues si decidieron largarse y quedarse sin nosotros, pues que apechuguen sus decisiones y las sostengan con los huevos/cojones!

    En fin, ya me emocioné demasiado con éstos temas y como siempre termino divagando en asuntos personales y opiniones fuertes, jajajaja, un saludini Juls, pórtate mal qué nadie te chicotea la espalda! 👿

    PD. No me pude colgar un video que queda perfecto para éste tema: Adiós de Gustavo Cerati

    • ¡Pinki de mi vida!

      Es complicado si no te ríes, si te lo tomas a la risa no es complicado, jajaja. Con mezcal todo es más divertido. 😀

      Bueno, te deja porque te deja y ya, vale, pero coño, habrá que aprender en la vida de las cosas, ¿no? Al menos saberlo, aunque sea porque dejaron de amarte, o apareció otra persona, etc. También hay quien prefiere no saber, eso nos ha pasado a todos, que dices, bueno, vale, hasta luego, jajaja. 😀

      Qué bonitos los celos, jajaja, amigas siempre habrá. No te emociones, dices, pero me encanta cuando te emocionas. Tus opiniones están genial, como tienen que ser. Me porto bastante mal ya, jajaja, pero seguiré portándome mal. Un beso grande. Ah, buscaré el video en Youtube, seguro, besos. 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa