Coaching literario

Si te gusta escribir o tienes un amigo que lo hace, ¿te suenan algunas de las siguientes frases?:

  • ¿El final está mal? No, es que quería dejar al lector intrigado.
  • El texto es lento, a propósito.
  • Ya escribiré después, tengo todo el día.
  • No, lo que sucede es que no lo has entendido bien, no es porque yo lo haya escrito mal.
  • Algún día acabaré mi novela, es que ahora mismo estoy bloqueado.

Lo malo de las excusas es que no nos llevan a aprender ni mejorar. Es verdad que cada lector hace su interpretación sobre un texto, según su capacidad para profundizar en el mismo, sus referentes literarios, su entrenamiento como lector, etc., pero no pueden valernos todos los significados de esos lectores que señalen defectos para justificar un texto como si fuera hecho adrede. Por lo general, ¡un texto que tiene algo mal significa una oportunidad de hacerlo bien!

Por otro lado, posponer un proyecto -novela, poemario, etc.- puede significar que, en realidad, no tenemos las ganas necesarias para acometerlo. En este caso, hay varios manuales que pueden servirnos para motivarnos en esta tarea -sobre todo los del género contemporáneo denominado como Literatura Creativa-, y también existen los llamados coachers literarios. Estos, como su nombre indica, se dedican a apoyar al escritor para conseguir su objetivo: plasmar sus ideas y sentimientos, su historia, sea cual sea, en un papel.

No conozco ningún coacher literario ni tampoco a nadie que haya contratado los servicios de uno; sé que son caros, y que su objetivo difiere del de un taller de escritura, donde importa más la creatividad que centrarse en un proyecto personal. ¿Puede ser interesante? Seguro, tener a alguien a tu lado que te guíe y te ayude a vencer ciertas dificultades puede serlo tanto como tener un preparador personal en vez de ir a un gimnasio para ponernos en forma. Pero tampoco es mala idea, como dije, acercarnos a estos manuales que podemos encontrar en librerías o bibliotecas, y consultarlos. Cada vez más coachers publican sus consejos para escritores, y además, añadiría, casi cualquier libro sobre coaching puede ayudar a un escritor quejica, bloqueado o poco motivado. Por ejemplo, hay un procedimiento muy interesante que consiste en:

1) Plasma en cuatro folios por qué todavía no has conseguido ese objetivo. Supongamos que no sabes por qué no te animas a escribir una novela, o simplemente estás bloqueado y no sabes sobre qué escribir.

2) En el primer folio, escribe: «Escribir la novela». En el segundo: «No escribir la novela». En el tercero: «Escribir y no escribir la novela». Y en el cuarto «No escribir y no escribir la novela».

3) Coloca los cuatro folios en el suelo, de tal forma que formen una cruz, y ve situándote en cada folio para que leas lo que pone.

4) Cuando estés en el primero, analiza los pros y los contras. Por ejemplo, imagina que el primer folio pone: «Escribir la novela». ¿Qué tiene de bueno? Y tras meditarlo escríbelo justo debajo. Ve girando y en cada situación ve anotando lo que te sugiere.

Cuando acabes, es bastante probable que hayas analizado bien el por qué no escribes o no le dedicas el tiempo necesario a tu novela, y en un instante de sinceridad contigo mismo descubras el por qué -y quizás alguna respuesta sobre ti mismo que no esperabas-. Tan solo es un ejercicio, como tantos otros, pero ¡a mí me funcionó! Y no necesariamente con este asunto de la escritura.

Espero que este breve artículo sobre mi visión de las excusas de los escritores y el coaching literario te haya servido para iniciarte en el tema, si no lo conocías. ¿Opinas que puede ser interesante tener un coacher literario? ¡Cuéntame tu opinión! 😀

Imagen: Algunos derechos reservados por ZeRo`SKiLL

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

6 Comentarios

Deja un Comentario
  • Uff… eso del «coach»… no sé, serán solo prejuicios, pero me suena tan mal como concepto. Entiendo que igual que uno tiene un entrenador en deporte, ¿por qué no podría tenerlo en otros ámbitos de la vida? Pero… es que me suena taaan a autoayuda…

    Supongo que primero debería probarlo y seguramente incluso sirve (bueno y algunos, muchos ya sirve), pero es que nunca he sido de hacerme listas con pros y contras ni de hacerme un interrogatorio exhaustivo sobre qué estoy haciendo/escribiendo/sintiendo/etc. Supongo que así me va 😉

    Besos

  • La página en blanco atemorizaba hasta los más grandes.
    Perec decía que le era mucho más cómodo escribir con reglas preestablecidas. Por eso la adhesión al OULIPO.

    Coge al azar una palabra que empiece por cada letra del abecedario y compone una historia. Está claro que el punto de partida es más fácil.

    Lo único malo de esto es que acaba siendo juego.

    Sin embargo si uno tiene un proyecto, no sería mala idea crear una reglas que convengan y forzar la creación. Parafraseando a P. Klee, el arte es el error en el sistema.

    Espero que todo vaya bien por Poesiamas! 🙂

  • @Nawnja: Me alegro que te sirva de motivación, ¡un besazo muy grande! ¡Un besote! ¡Dos! 😀

    @monicontomate: sí, claro, luego está que sea un proyecto que tengamos tiempo para dedicarle, porque si no… menuda pérdida, en todos los sentidos. Un besote. 😀

    @Speedygirl: Claro, una buena colleja espabila a cualquiera, jajaja. Besos. 😀

    @GGM: Sí, es un poco de autoayuda, imagino que se basará en «limpiar» malos hábitos y que se tome como trabajo, pero también se supone que es alguien que conoce la «técnica» y te ayuda a mejorar como escritor, en este aspecto. Cada uno tiene su estilo, yo voy en plan Javier Marías, que escribe sin toda la trama y luego le va saliendo la historia. No por programarlo todo va a salir mejor. Besos, ya sabes, lo de siempre. 😀

    @Kim: Estoy totaaaalmente de acuerdo con lo de la página en blanco. Conozco la OULIPO, tengo los Ejerccios de estilo de Queneau desde hace muchos años, maravillosos. Y he usado varios juegos literarios diseñados por este grupo literario en talleres de la revista. Un abrazo enorme. 😀

    ¡Y que mi libro de relatos, A través del espejo, ya pulula en las librerías canarias! ¡Estoy que no quepo en mí, de gozo, alegría, jolgorio, y todas esas cosas! Más info:

    http://poesiamas.net/espejo

    que para eso me pegué el currele, jaja. Invitados todos a saber más. ¡Abrazos, besos! 😀

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa