Mundo plural o censura: las búsquedas de Google

Es domingo, te levantas por la mañana temprano y con mucho sueño y en lo primero que piensas es: «No jodas, ¿ya es domingo?». Vas al baño porque la próstata te está matando; a la cocina a preparar tu café delicioso y humeante y unas tostadas con mantequilla y mermelada. El café es fundamental para ver si desaparece esa incómoda sensación de narcolepsia. Enciendes el ordenador… ¡reconócelo, primero lo enciendes y luego vas a por el café! Este mundo moderno nos ha cambiado tanto los hábitos -qué excusa tan buena nos hemos conseguido con esa maravilla de «el mundo tecnológico que nos deshumaniza»-…  Te sientas a ver tus redes sociales, piensas en qué vas a hacer ese día, en qué persona tan guapa conociste ayer y tal vez busques información si lloverá en el campo. O te llama la atención algo que ha despertado tu curiosidad en Twitter y buscas más información. ¿A que no pensarías jamás que, con esa misma búsqueda, una persona que viviera en Holanda obtendría unos resultados diferentes?

Si tuviéramos que puntuar del 0 al 10 la confianza, siendo 0 nada importante y 10 muy importante, probablemente todos le daríamos un 10. Los usuarios que pasamos muchas horas en la red también necesitamos que esta sea lo más fiable posible. Pero, ¿qué dirías si te dijeran que los resultados de Google difieren dependiendo del país desde el que hagas la búsqueda? Y no, no hace falta irse a países censores como China: hablo de algunos tan supuestamente civilizados como el Reino Unido y Australia. En la revista PC Advisor muestran dos búsquedas hechas desde estos países y las diferencias de los resultados son, cuanto menos, llamativas… ¡porque, en principio, no debería haber diferencias!

Esta es la imagen de los resultados que muestra la revista. Si amplias la imagen -aunque a simple vista se aprecia-, verás que la búsqueda es la misma y qu está hecha desde ambos países. Sabemos que Google usa algoritmos para personalizar las búsquedas en función de diversos datos: qué navegador usamos, el historial de búsquedas, nuestros contactos, etc., pero la pregunta es: ¿podemos fiarnos de que estamos obteniendo toda la información relevante? Si, además, estamos conectados a Google, el algoritmo tiene en cuenta muchos más parámetros para los resultados de nuestra búsqueda (los vídeos que compartes, las fotos que subes, si eres hombre, mujer, la edad, etc.). Lo que también debemos tener en cuenta es que otros buscadores, como Bing o Yahoo!, también usan estas búsquedas personalizadas para ofrecer sus resultados: de esta forma pueden priorizar ciertos sitios sobre otros en tus búsquedas.

Hay quien puede pensar que esta forma de actuar es un tipo de censura; para otros, tal vez una forma más plural de ver el mundo. ¿Y tú, qué opinas?

[email_link]

Sobre el Autor

Julio

La idea de este blog nació de la pasión por escribir y compartir con otros mis ideas. Me interesa la escritura creativa y la literatura en general, pero también la web 2.0, la educación, la sexualidad... Mi intención, en definitiva, es dar rienda suelta a mis pasiones y conocer las de otros; las tuyas. ¡Un saludo!

4 Comentarios

Deja un Comentario
  • Pues sí… soy una viciosa del internet y lo primero que hago al levantarme por las mañanas es ¡¡¡¡¡encender el ordenador!!!! 😀
    Y lo de las búsquedas lo intuía… si te fijas en el Facebook pasa algo similar con la publicidad que te ofrece. A mí durante todo el año pasado se me revolvía el estómago por la cantidad de anuncios de hoteles en cierta comunidad del norte de la península donde vive mi ex, y de la que yo no quería saber ni que existía. Y todo, sospecho yo, motivado porque había puesto el dichoso cartelito de «tiene una relación con…». Meses después de quitarlo seguían recomendándome escapadas románticas o cosas por el estilo pero siempre a esa comunidad, y ni una sola a cualquier otro sitio. Yo me preguntaba si no existían otras zonas del país, del mundo o del universo con ofertas de hoteles para escapaditas 😉
    Creo que se esfuerzan tanto en mostrarte cosas que puedan coincidir con tus posibles gustos que a veces caen justamente en todo lo contrario.
    Besos!!!

    • Jajaja, muy bien, así es, reconociéndolo, como casi todos. Sí, Facebook también se fija en gustos -y los datos del perfil personal- para dar búsquedas o publicidad, es lo que hay. Pero en Facebook tiene un pase. Lo de Google no lo llamaría censura, pero tampoco es que sea una nueva forma de ver el mundo. En fin, las empresas y sus rollos para sacar dinero, lo de siempre. Un abrazo. 😀

  • Ejem sí yo también enciendo antes el ordenador de desayunar, pero lo apago enseguida para sacar de paseo a los perros…
    Google no sólo recaba información diferente según sea la búsqueda en un país u otro, si no que hila mucho más fino todavía, tiene en cuenta quién hace la búsqueda, lo que has buscado anteriormente, desde dónde estás haciendo la búsqueda y más de 50 parámetros que usa para que su publicidad…digo …para que la información que devuelve sea lo más útil posible 🙂
    Un abrazote 🙂

    • Markos, cómo se nota que eres informático, estás empollado, jaja, que decimos en mi tierra cuando alguien sabe mucho -¿ahí se dice también lo de empollón?, no lo tengo claro-. Sí, esto es todo igual, bueno, triste mundo. Un abrazo, escritor. 😀

Responder a Markos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©  La ciudad creativa