Archivoagosto 2016

1
Poesía y deseo de Adrienne Rich
2
La potencia viril masculina
3
5 webs para escritores con consejos útiles
4
Sobre la naturalidad al escribir
5
Tragedia y farsa del capitalismo o Slavoj Zizek
6
El mito del amor de Edgar Morin

La poesía puede romper cámaras cerradas y abrirlas a las posibilidades, restaurar zonas entumecidas para sentir, recargar el deseo.

Adrienne Rich.

La potencia viril masculina

Por primera vez en mi vida, empiezo a sentir una vaga simpatía por las feministas norteamericanas. Sí que desde hace algunos años había oído hablar de la aparición de la moda trash, pero creí, tontamente, que sólo se trataba de la explotación de un nuevo sector del mercado. Tonterías de economista, me dice al día siguiente mi amiga Angèle, autora de[…]

Sigue leyendo

5 webs para escritores con consejos útiles

Durante años de navegación, he encontrado estos sitios para escritores que realmente son útiles. La lista podría ser más larga, pero mi idea no es ofrecer cuarenta webs o blogs, que los hay, interesantes, sino añadir a los que ya conoces algunos nuevos. Cada uno tiene sus características peculiares, y de todos se pueden sacar consejos brillantes e interesantes para[…]

Sigue leyendo

Sobre la naturalidad al escribir

Hay una cierta leyenda sobre la naturalidad al escribir, en los consejos para escritores que encuentras dispersos como mantras por Internet, con la que no estoy de acuerdo. Me da que pensar si es que se copian unos a otros para acabar diciendo lo mismo, pero de otra forma. Esta leyenda aconseja escribir de forma natural, y define qué es[…]

Sigue leyendo

Tragedia y farsa del capitalismo o Slavoj Zizek

El mito del amor de Edgar Morin

El amor es un MITO bellísimo. Es evidente que está condenado a la errancia y a la incertidumbre: «¿Me va bien a mí? ¿Le va bien a ella? ¿Nos va bien?»   ¿Tenemos respuesta absoluta a esta pregunta? El amor puede ir de la fulminación a la deriva. Posee en sí el sentimiento de verdad, pero el sentimiento de verdad[…]

Sigue leyendo

Copyright ©  La ciudad creativa