Etiquetamujer

1
La complejidad en enero
2
Un tipo de mujer
3
¿Eres hombre? Te entrenaron para ser afeminado II
4
¿Eres hombre? Te entrenaron para ser afeminado I
5
El butanero, el fontanero… y el taxista
6
Las mujeres y la palabra madurez
7
Terraza de verano
8
Y si la mayoría fuéramos hombres
9
Cosas que siempre quise preguntar a una mujer II
10
Seducir a una mujer: la incongruencia femenina
La complejidad en enero

¿Eres hombre? Te entrenaron para ser afeminado II

Espero que esto de la seducción sea una moda pasajera porque cada vez encuentro más amigos de amigos que han oído hablar del tema, les interesa o lo practican -al principio es como un programa de cotilleo que nadie reconoce ver: les suena de algo, algo han oído, no creen en eso, pero si enfocas el asunto con sutileza te[…]

Sigue leyendo

¿Eres hombre? Te entrenaron para ser afeminado I

Nuestras madres nos dijeron dijo que teníamos que pedir todo educadamente. “¿Podría hacerte el amor esta noche, por favor?”. Tu mami tenía buenas intenciones, pero trata de olvidarte de cierta clase de consejos, porque ella se dejó lo más importante sin decir. Tu mami no te dijo: “trata a la dama como a una puta y trata a la puta[…]

Sigue leyendo

El butanero, el fontanero… y el taxista

De vuelta, un taxista me contaba, a pocas horas del amanecer, que uno de los beneficios de su estresante trabajo es que a menudo tenía sexo con pasajeras. -¡Ah sí! Un hombre afortunado, entonces. ¿Y cómo funciona eso? -El otro día entró una treintañera que tenia un cuerpazo y encima de cara era preciosa. Estaba hablando con uno por teléfono[…]

Sigue leyendo

Las mujeres y la palabra madurez

Proust mojaba una magdalena y al instante venían a su memoria los recuerdos. Dicen, también, los expertos en técnicas de estudio, que mientras más datos se tiene de aquello que se desea memorizar es mucho mejor. Por ejemplo: un niño que empieza su alfabetización recuerda mejor cómo se llama una vaca si además asocia que da leche, que vive en[…]

Sigue leyendo

Terraza de verano

Oh, vírgenes, oh monstruos, oh demonios, oh mártires, De toda realidad desdeñosos espíritus, Ansiosas de infinito, devotas, satiresas, Ya crispadas de gritos, ya deshechas en llanto. Vosotras, a quien mi alma persiguió en tal infierno, ¡Hermanas mías!, os amo y os tengo compasión, Por vuestras penas sordas, vuestra insaciable sed Y las urnas de amor que vuestro pecho encierra. Fragmento[…]

Sigue leyendo

Y si la mayoría fuéramos hombres

Los investigadores suelen hablar de las mujeres que faltan en Asia como una consecuencia de la tradición a favor de los varones. “El desequilibrio es una consecuencia del progreso económico, no de las tradiciones retrógradas”, asegura Mara Hvistendhal. Países como India y China, viendo las poblaciones pequeñas como el camino para el desarrollo económico, motivan (o fuerzan) la baja natalidad.[…]

Sigue leyendo

Cosas que siempre quise preguntar a una mujer II

Tengo una teoría sobre las relaciones personales. Desde hace tiempo defiendo que cada persona que uno conoce a lo largo de la vida solo capta una cierta parte de nuestra personalidad -que es infinita e insondable, basándome en el complejo asunto del autoconocimiento: tampoco se puede ir mostrando lo que uno no sabe que tiene en la mochila-.

Sigue leyendo

Seducir a una mujer: la incongruencia femenina

En una noche de la que no quiero acordarme estaba un treintañero subido a un taxi de vuelta de una noche de fiesta y le dice un taxista, como el bolero: Tres cosas hay que darle a una mujer para seducirla, y con esto las tendrá a pares detrás suya.

Sigue leyendo

Copyright ©  La ciudad creativa