Llorar no siempre es malo

Capitulo 1

Soy Jazmín , una chica de 15 años, normal y corriente y os voy a contar mi historia:
Nací en una familia humilde, de 5 miembros ,mis padres ,mis hermanos pequeños y yo. Cuando nací, mis padres decidieron que lo mejor para nosotros era irnos a otro país, a Irlanda. Desde entonces hemos vivido aquí. Para mí no fue duro dejar nuestro país, ya que yo era muy pequeña , pero para mis padres fue duro ,ya que dejaron familia y amigos para adentrarse en un país desconocido.
Una vez llegados a este nuevo país, enseguida me matricularon en el colegio, donde conocí muchos amigos, y meses después nació mi hermano Sebastián.
Antes de nacer Sebas yo era la mimada y al nacer él, me sentí marginada, por lo cual en un principio no acepte muy bien su llegada. Pasado un año, me di cuenta de que la mejor convivencia con aquel “usurpador de atenciones” era llevarme bien con él, y me fue bien, ya que nos llevamos bien ,aunque como todos los hermanos nos peleamos.
Cinco años después del nacimiento de Sebas, nació Alejandro, el último miembro de nuestra familia. Su llegada me hizo tanta ilusión ,que en sus primeros años fui yo la encargada de cuidarlo, y en ese tiempo me di cuenta de que también Ale había encendido un lado cariñoso de Sebas ya que él también ayudó en su cuidado.
En el colegio fui una de las alumnas más listas de mi clase hasta el tercer curso de primaria, desde entonces mis notas descendieron de sobresalientes a suficientes. ¿Cúal fue el motivo? Mi primer novio.
Al principio todo fue muy romántico, regalos,palabras dulces,besos y abrazos, todo iba muy bien hasta que un día me dijeron que lo habían visto con otra chica. Cuando lo volví a ver le pedí excusas y me lo confirmo , rompí con él y llore en silencio durante varios días. Aquel fue mi primer amor y mi primera desilusión.Desde entonces me prometí que no volvería a llorar por un chico, que equivocada que estaba…

Amor dificil.

Esta es la historia de Mary, una chica joven, dulce y quizás un poco tímida. Ella no es perfecta, pero no es una chica común. Esta es la historia de Henry, un chico joven, dulce y quizás un poco tímido. Él no es perfecto, pero quiere serlo por Mary, la chica de la cual lleva enamorado toda su vida, la razón por la cual se levanta cada mañana, la razón de su sonrisa. ¿Su único problema? Están en una época en la que no todo es posible, y en este caso, su amor no es nada fácil, ya que Mary es una chica de otra clase social, y sus padres la han comprometido con el hijo de un Conde. Un amor imposible para Henry, pero cuenta con una ventaja, Mary también está enamorada. Esta es su historia, la historia de cómo puedes llegar a querer a una persona a pesar de los obstáculos, a pesar de todo. Es un amor difícil, pero doy por sentado que ellos lucharan hasta el final sin importar las circunstancias.

Un paréntesis a la vida.

Y de repente salgo del coche y piso el suelo fértil, el paisaje es todo verde, una pequeña brisa hace que se muevan las hojas de los árboles, es la primera vez que veo tal cosa, tal paisaje, toda mi vida rodeada de avances tecnologicos, rodeada de nueva civilización, mientras me  perdía aquel paisaje tranquilo y aquel olor tan peculiar que sueltan las flores. Me encantará pasar este fin de semana en esta casa rural para descansar de la vida rutinaria que llevo en la gran cuidad.

Un fin de semana un tanto extraño .-Capitulo2

Cuando llego toda mi familia empezamos a hacer las camas. Yo me había elegido la misma de siempre en la planta de arriba la cama de en medio. A mi derecha estaba la cama de mis tíos y a la izquierda mis padres. En la segunda habitación de la planta de arriba se quedaron mis tíos, mi prima y el novio. Y por ultimo en la planta de abajo mis abuelos, mis otros tíos y mi bisabuela. En esa casa había más gente que en el camarote de los hermanos Marx y eso que aun falta parte de la familia que no se había venido a quedar.
Llego la hora de la cena. En lo que se hacían los perritos calientes y las hamburguesas por otro lado se freían las papas. Y en el patio de fuera se estaba montando la campaña del ejercito, como me gusta llamarla. Colocamos unos toldos, la luz y sacamos mesas y sillas. Mientras esperamos a que la comida se hiciera sacábamos un picoteo: unas papas de paquete, aceitunas, quesito, embutido, refrescos y, para los grandes cervezas. Cuando la comida esta hecha nos sentamos todos a la mesa y comemos hablando y contando lo que ha pasado en la semana.
Después de cenar pedimos turno para el baño. El baño es pequeñísimo y nos tenemos que lavar los dientes y hacer pis rápido porque somos muchos a la vez. Pero yo siempre soy un poco mas lista y suelo ir la primera. Una vez en la camita esperamos a que estén todos y se apagan luces, se sierran puertas y ventanas, se hace alguna broma y luego a dormir. A mí me cuesta mucho dormirme y no es que no tenga sueño o este incomoda sino que…. ¡TODO EL MUNDO RONCA! He llegado a pensar que superan el número de decibelios de un concierto de Linkin Park, mi grupo de rock preferido. Pero al final tarde o temprano me acabo durmiendo.
A la mañana siguiente nos despertamos muy temprano. El primero en despertarse es mi tío Ángel, el novio de mi tía Yoli y también Pepe el dueño de la casa y marido de mi tía Maite. De desayunar suele haber de beber: un ColaCao o café con leche, y de comer… aquí voy a necesitar un rato. Puede haber sándwich y bocadillos de muchas formas: de jamón y queso, con mantequilla o cualquier tipo de embutido, incluso a veces con huevo y bacón, y para los más ligeros, con mermelada con una tostada. También hay galletas y cereales. Todo un bufet libre como veis. A veces hay desayunos especiales como: gofres, panes de leche, unos churros caseros que hace mi abuela riquísimos o dulces de la dulcería del pueblo, muy ricos por cierto. Mi preferido es el suspiro gigante Mmmmm…..
Y después del desayuno está todo listo para un gran día.
Continuara…

La vida de una pequeña naranja

Había una vez una naranja a la que todos veían de color naranja, exceptuando a los daltónicos que la veían de otro color, que había nacido de una flor. Ella había crecido entre otras naranjas, sus hermanas naranjas.

Meses después ,cuando maduró ella y sus hermanas , fueron llevadas lejos de su hogar, y más tarde, fueron encerradas dentro de una caja. Entre ellas se daban ánimos, aunque, en realidad todas estaban preocupadas por lo que pasaría con ellas.

Después ,tras un largo tiempo de espera, unos hombres abrieron la caja en la que se encontraban, las sacaron de allí, y empezaron a colocarlas en otra especie de caja, aunque esta vez no era una caja cerrada.

Allí,  expuestas ante todas la personas ,se sentían intimidadas. Nuestra pequeña naranja veía con horror como se llevaban a algunas de sus hermanas, lo que no sabía es que ya nunca las volvería a ver. Por cada minuto que pasaba, nuestra naranja se preguntaba: ¿a dónde la llevarían? ¿La separarían de todas sus hermanas?¿ Qué sucedería con ella?… Eran preguntas en las que no podía evitar pensar. Y en una de estas reflexiones, una mujer la escogió a ella y algunas de sus hermanas. ¿Y ahora qué?

Tras ser colocada en una bolsa junto a sus hermanas y otras frutas, verduras y hortalizas, decidió que ponerse nerviosa no la ayudaría, que lo mejor que podía hacer era tranquilizarse. Una vez consiguió relajarse se dio cuenta que ella no era la única asustada. Sus otras compañeras de bolsa, al igual que ella, estaban inquietas.

Más tarde fueron llevadas a una casa donde fueron situadas en una mesa del comedor. Nuestra pequeña naranja pensó que no había por qué preocuparse, eso creyó ella , hasta que vió con gran asombro como se comían a una de sus hermanas. Temerosa decidió trazar un plan para salvarse, rodó y rodó por toda la mesa con la pequeña esperanza de que no la hubieran visto, pero se equivocó.

La mujer que presenció como el viento hizo rodar a la naranja (o eso creía ella que había sucedido) fue a recogerla del suelo y como tenía hambre decidió comerse aquella naranja, y tal como hizo con la otra naranja, cogió un cuchillo y cuando estaba dispuesta a partirla por la mitad se fijó en que aún esa naranja no estaba del todo madura, por lo que no se la comió.

La naranja se sintió aliviada, aunque sabía que tarde o temprano, cuando madurase, iba a ser comida, y en ese momento se sintió desgraciada. En el recipiente de las frutas, la naranja que aún no había madurado se quejaba de que iba a ser comida cualquier día, y en una de estas lamentaciones una manzana que estaba al lado suyo la escuchó lamentarse, por lo que le preguntó :

-¿Por qué te lamentas?

-Porque tarde o temprano tendré que madurar, y cuando eso ocurra, me comerán.

-¿Y qué tiene eso de malo?

-¿ Qué tiene de bueno?

– Que o te comen y disfrutan de tu sabor o te vas pudriendo y te tiran a la basura y de nada habrás servido.

Con esta respuesta la naranja se acabó dando cuenta de que era ridículo sufrir por saber que iba a ser comida, que eso no era algo malo, sino que al contrario, era algo bueno.

Unos días más tarde, cuando la naranja había madurado, la mujer fue hasta el comedor, se fijó en la naranja y decidió comersela. Mientras la mujer se comía la naranja, esta, aún sabiendo que era su fin, estaba feliz, y su último pensamiento fue un gran agradecimiento a la manzana que le ayudó a darse cuenta que es inútil ahogarse en un vaso de agua y que hay que ver el lado positivo de las cosas que suceden.

Un fin de semana un tanto extraño .-Capitulo1

  Este iba a ser uno de los fines de semana mas largos de mi vida.  Mi tío nos había propuesto quedarnos a dormir su casa de campo. Si… en el campo… nada mas y nada menos que en Tejeda. Sabía que el viaje sería largo. Me esperaba una hora sentada en el coche….
Salí del instituto y mi padre me vino a buscar como siempre, note algo extraño.  ¿ Sería por la euforia de dejar la oficina hasta la próxima semana ? Pare a pensar y me di cuenta de que era viernes y subíamos a Tejeda.
– ¿ Ha qué hora le dijiste a abuela que irías a buscarlos ?- dije mientras sacaba de mi maleta el Ipod y empezaba a encenderlo. ¡Tenia que ponerme mi música!, ya no aguantaba un segundo mas escuchando ondacero.
 – Sobre las cuatro, así que date prisa en prepararte –
– Siiii…. –
Me puse los cascos y en el camino de ida a mi casa me puse a pensar que podría hacer para no aburrime en Tejeda. A mi mente vino un puñado de lápices y carboncillos con un par de laminas en blanco donde pintar. Ya tenia las tardes cubiertas.
Sin darme cuenta en menos de cinco minutos estaba en mi casa. Mi madre ya tenia la comida y los bolsos con la ropa hechos. Nada mas me senté a comer me bombardeo con miles y miles de tareas (algo típico en mi madre):
– Come rápido, bañate deprisa y coge tus cosas porque nos vamos pronto –
Y así hice…
Llegamos a casa de mi abuela. Mis abuelos traían bolsos con comida, ropa, sus medicimas …. no se como pero mi padre consiguió meter nuestros bolsos y los de mis abuelos en el portabultos.  A veces pienso que si tiene algún poder mágico, que hace encoger las maletas hasta que caben en el portabulros. Seguro, que si las intentara meter yo, terminaría llamando a dos camiones de mudanzas. Bueno pero a lo que iba, nos subimos en el coche, el de mi padre, un Opel Astra, y a mi me toco ir detrás, entre mi abuela y mi madre. Iba un poco escachada pero sabia, ya por experiencia, que al pasar valle seco empezaría a hacer frío y bajaría mucho la temperatura, así que pensé que entre esas barricadas tendría la batalla contra en frío asegurada. Delante iba mi abuelo en el asiento del copiloto y mi padre al volante.
Llevaba sobre mis muslos una maleta en la que había metido: cargadores ( el del móvil y el del Ipod) y como dije antes, mi caja de carboncillos y un par de laminas en blanco. Había seleccionado también un poco de material específico por si quería retocar alguno de mis dibujos.
Lleve todo el camino los cascos puestos y la música me abstrajo de todo a mi alrededor hasta quedarme dormida.
Llegamos a la casa sobre las seis y media de la tarde. Eramos los primeros y mi madre llevaba la llave en la mano, mientras yo le suplicaba por detrás que abriera pronto el baño ¡ya no aguantaba mas ! pero como siempre se colo mi abuela primero…

Continuara….

Me llamo John Lewis

Rondaba los 2721 años y yo John Lewis ya había capturado a todos los ladrones, asesinos e impostores de Londres, gracias a todas esas capturas me nombraron Rech (capitán de la policia nacional), lo que no sabía yo era lo que me iba a pasar en adelante. Eran las 2.15 de la mañana y mi winmo no paraba de recibir mensajes y llamadas, yo ya enfurecido lo miro y veo que necesitan mi ayuda ya que el delincuente más buscado mundialmente estaba robando el banco de Inglaterra en Londres con sus 165 secuaces, el delincuente se llamaba Didier Konke pero la gente le conocia como “Rombán” que significa venganza, él nació en el sur de África. Konke ha robado en muchas partes del mundo, Estados Unidos, Brasil, , Francia, China, Australia, Marruecos, etc… Su padre era Fabrice Konke y era de la policia mundial, un día el padre estaba en apuros y la policia le dejó y murió, entonces Didier juró ir en contra de la justicia. Así que yo después de ver el mensaje me vestí y fui a buscar a mis compañeros.

Cuál es la verdad?

Un día como otro cualquiera Sam llega a su casa del instituto, deja sus cosas, come, se ducha, hace deberes y se pone a ver la tele hasta que se queda dormido, aunque no siempre era así, no le gustaba quedarse en casa, ya que le daba la sensacion de que ocurría algo extraño…A veces por las tardes solía ir a jugar al baloncesto con su mejor amigo, Jake. Vívían en un pequeño pueblecito a las afueras, llamado Silverstown, Jake siempre había vivido en el pueblo, pero sin embargo Sam solo vivía  ahí desde hace dos años. Una tarde, cansados de jugar, se pusieron a hablar, Sam le preguntó a su amigo por los anteriores dueños de su casa y le pareció como si palideciese un poco de repente… Jake le dijo que anteriormente en su casa había vivido una familia, pero que habían desaparecido por extrañas razones que él no sabía….Sam estuvo dandole vueltas un buen rato a lo que le había dicho su amigo, pero no pudo evitar preguntarle a Kat su vecina -algo mayor pero con la que se llevaba muy bien- la razón por la que habían desaparecido los antiguos dueños de la casa y por que ocurrían cosas raras y extrañas. Cuando se lo preguntó su amiga se puso muy seria…se lo pensó un momento pero decidió  que ya no podría ocultarselo más por mucho que se lo hubiese pedido sus padres y que era lo suficientemente mayor para saberlo que había ocurrido…

-Qué pasó Kat? -le preguntó, ya algo más nervioso.

-…

-No piensas decirmelo?

-No es eso,  es algo complicado … verás hace mucho tiempo en la casa en la que vives, vivió otra familia…

-Y que pasó con esa familia?  Qué fue de ellos?

-Hay quienes dicen que simplemente desaparecieron… pero yo se que ocurrió de verdad… una mañana sin saber porque aparecieron tres cadaveres, sinceramente no se cual fue el motivo de sus muertes…pero lo que sí se, fue que desapareció un niño misteriosamente el día anterior de encontrarse a esas personas muertas, pero del niño nunca se supo que fue de él… Hasta el día de hoy…

 

La tecnología mejorará en unos 30 años.

Más adelante,aproximadamente en unos 30 años; se crearán unas nuevas tecnologías,serán de cristal. El modo de uso no será tan difícil;solo aprender unos ciertos modos para poder usarlos.  Hemos imaginado como serán estos nuevos aparatos,y nos hemos imaginado a una familia con estos aparatos,en el que los usaban de forma útil y sencilla. No tenían problema a la hora de usarlos. Estas nuevas tecnologías serán los nuevos utencilios informáticos dentro de 30 años. A  medida que se van construyendo hacen todo lo posible y de la mejor forma para que ninguna persona pueda tener problemas a la hora de poder utilizarlos.

Extrañas personas.

Hace un tiempo atrás, no muy lejano, habíam dos hermanos algo extraños. No eran extraños por su forma de vestir, que también, sino más bien porque siempre se mudaban cada 1 mes y medio, y nunca daban motivos. La última vez que se mudaron fue cuando llegaron junto a sus padres a Holmes Chapel, Chesire, Inglaterra. Allí, al fin, creyeron que podían encajar en la sociedad, pero no fue así. En su primer día de escuela, todos les discriminaban, porque supuestamente su familia era una familia de brujos y brujas. Adrián y Julia, los hermanos, se miraron y se empezaron a reír porque era una tontería pero, cuando llegaron a su casa, les preguntaron a sus padres y estos no les dieron respuestas. Cada día veían las cosas mas extraña; sus padres no estaban y  desaparecían cosas. Pasaron los días, y sus sospechas eran mayores, y querían saber más, pero como sus padres no querían dar respuestas, decidieron investigar ellos mismos. Buscaron y buscaron hasta que descubrieron un libro donde podrían encontrar todas las respuestas. Adrián y Julia se miraron antes de abrir el libro, y cuando decidieron abrirlo, oyeron que alguien entraba por la puerta, era su madre. Ellos, al oírlo, se asustaron, el libro se cayó y salieron corriendo a sus respectivas habitaciones. Su madre, llamada Ana, oyó el golpe del libro caer y subió a ver que pasaba. Entró a su despacho, donde Adrián y Julia habían encontrado el libro, y vio que el libro estaba en el suelo. Directamente fue a preguntarle a Adrián, ya que él es el mayor, pero este negó saber algo sobre ese libro. Ana, extrañada, lo creyó y fue a preguntarle a Julia, quien lo negó pero con una leve sonrisa en su cara. Ana, a punto de irse, se giró y le preguntó un poco más seria y le advirtió de que si tocaba ese libro, tendría consecuencias. Ana se marchó hacia el salón, y Julia fue hacia Adrián a contarle lo que había pasado: 

No entiendo por qué se ha enfadado tanto – dijo Julia –

¿Ocultará algo? – preguntó Adrían-

Espero que no, solo era un libro de cocina, que íbamos a descubrir, ¿su receta secreta o algo? – le respondió Julia-

Ja-ja-ja imbécil, anda vete de mi cuarto.

¡Agg que asco de niño, Dios – rechistó Julia –

Julia se fue a su cuarto y allí empezó a mirar cosas por Internet sobre brujos y brujas y leyó un artículo que decía: “Las brujas, y brujos en pocos casos, suelen ser callados. Actúan por lo bajo y a escondidas, como si no estuviesen. No suelen relacionarse con las demás personas. Se despiertan temprano. Casi siempre usan cosas de la casa, como por ejemplo comida, productos de limpieza, etc.. para hacer sus pociones y así evitar sospechas en el barrio o ciudad. Usan a menudo ropa oscura, porque creen que la ropa de color es signo de amor a Dios.”  Julia, al leerlo, no se lo podía creer, sus padres encajaban perfectamente en ese perfil, exepto por lo de la ropa. No sabía cómo se sentía, si estaba asustada, confusa o tal vez aliviada por haber descubierto la verdad. Después de leer el artículo, ya era la 1:23 de la mañana así que se acostó a dormir  pensando en que tendría que descubrir si sus padres eran brujos o no de verdad, y solo lo podía hacer confirmando las teorías del artículo que había leído esa noche.

A la mañana siguiente, se levantó y estuvo muy observadora con todos lo gestos que hacían sus padres. Y pudo comprobar muchas de las teorías: se despiertan temprano, son callados, no se relacionan. Para poder descubrir más, y avanzar más rápidamente, no se lo quiso contar a su hermano, ya que Adrián le podría estorbar. Como en su casa no hay muchos libros sobre brujería y quería investigar más, se decidió a ir a la biblioteca para así informarse más. Una ves allí, se sintió por primera vez que encajaba. Le preguntó a la bibliotecaria sobre libros del mismo tema y esta le guió hacia ellos. Una vez que se leyó todos los libros que la bibliotecaria le había dejado, se fue corriendo a casa a contárselo a Adrián. No podía aguantar más con ese secreto. Al comunicárselo a Adrián, este solo se rio en su cara. 

¿De qué te ríes? – preguntó extrañada Julia –

De que eres tonta, ¿Cómo vas a pensar que nuestros padres son brujos? Es de idiotas, los chicos del instituto dijeron eso porque vivimos supuestamente en una “casa encantada”, vaya tontería. – le respondió Adrián –

Entonces, ¿Por qué no se relacionan? ¿Por qué se despiertan temprano? Y sobre todo ¿Por qué nos hemos mudado tantas veces? – preguntó Julia cada vez mas angustiada –

Mamá y papá me hicieron prometer que no te lo contaría, pero da igual. No se relacionan porque no tienen tiempo. Se despiertan temprano porque quieren ser los primeros en llegar al hospital. Y nos hemos mudado tantas veces, porque no encontrábamos a un buen médico. – explicó Adrián –

Pero, ¿Para qué? ¿Qué está pasando? – Preguntó Julia con lágrimas en los ojos –

Julia, mamá tiene cáncer.

 

1 52 53 54 55  Scroll to top