Color esperanza.

Frente al lago como siempre,  tú y yo,  fieles compañeros del silencio. El juego de las miradas también nos acompaña, en un día tan azul como tus ojos. Con un ligero cosquilleo en el estómago y la ilusión puesta en el momento, me acerco a tu oído para susurrarte un par de versos. Entre palabras,  te sorprendo con un lazo azul claro. -¿Qué es esto? – me preguntaste algo curiosa -el lazo que nos une- te respondí con ternura.

Tan bonita como el mar en verano me sonreíste, era lo que buscaba y lo encontré. La esperanza de tu sonrisa me decía que valía la pena estar ahí contigo. Con ganas de parar el tiempo me detuve un momento más a admirar el cielo en tu mirada, no me había equivocado, el amor también se encuentra a primera vista.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.