La primera vez que te vi.

Siempre recordaré la primera vez que te vi. Estabas apoyado en el muro y no te veía bien porque estabas de espaldas a mí pero no podía dejar de mirarte, y entonces te giraste y sonreíste, me hubiese gustado devolverte la sonrisa, mas lo único que hice fue agachar la cabeza.

Cada vez que te veía quería hablarte pero la vergüenza me lo impedía y lo sigue haciendo, no sabría que decirte y solo haría el ridículo.

Con tan solo una palabra me alegras el día, puedes convertir mis días oscuros en días alegres, quizás te preguntes por qué nunca te he dicho nada de esto y lo cierto es que no soy capaz de decírtelo a la cara, porque cuando me miras me olvido de todo, es como si me perdiese en tus ojos.

Creo que es imposible que alguien como tú se fije en alguien como yo, somos tan distintos, como si fuéramos de mundos diferentes, sin embargo, no puedo evitar sentir que algo nos conecta.

Probablemente pienses que me caes mal. Cada vez que me hablas te respondo de manera bastante cortante, lo que pasa es que  soy desconfiada. Y si intento alejarte es porque lejos te echaré de menos, pero cerca nunca podré olvidarte.

5 Responses to La primera vez que te vi.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.